Autorizar “casas de genocidio”, la vergonzosa ‘embarrada’ de la alcaldía de Ocaña ante MinInterior

Un video con declaraciones del secretario de Planeación del municipio llamó la atención en redes sociales por una imprecisión que le estaría saliendo costosa al municipio.

Tomado de Ingepec Limitada / Facebook
Tomado de Ingepec Limitada / Facebook

Las autoridades municipales de Ocaña, Norte de Santander, siguen a la espera de una respuesta del Ministerio del Interior a su extraña solicitud de habilitar “casas de genocidio”.

La propuesta sería prácticamente delito de lesa humanidad si no se tratara de un vergonzoso error lingüístico que se les escapó a miembros de la alcaldía, entre ellos su secretario de Planeación, Mauricio Velázquez, e incluso a los periodistas del noticiero local Ingepec Limitada, quienes transcribieron tal cual las palabras del funcionario en una nota para su emisión digital.

En el video se presenta la noticia como “Aún no hay autorización para las casas de genocidio” y se escucha en la entrada de la nota al periodista haciendo la misma afirmación. Cuando parece que se trata de un error de producción, llega el turno para el secretario de Planeación, quien se pronuncia sobre la desazón de no recibir respuesta a la petición:

“Nosotros tuvimos una reunión con las representantes de las casas de genocidio, hace un mes. En el cual se hizo un compromiso de enviar un comunicado al Ministerio del Interior para que nos diera los lineamientos para (saber) qué protocolos se debían cumplir para estas casas de genocidio. El Ministerio no nos ha dado respuesta. Esperamos que en el transcurso de esta semana se pronuncie para poder darle reapertura a este tipo de comercio”.

Al final, Velázquez dice que la administración debe alinearse a los “protocolos de bioseguridad pertinentes para las casas de genocidio”.

Por las imágenes de apoyo y las circunstancias de las declaraciones, se puede saber que tanto los periodistas como los funcionarios se refieren a las “casas de lenocinio”, nombre técnico que se les da los establecimientos donde se ejerce la prostitución y se ofrecen servicios sexuales.

Aunque el error resulta penoso y hasta gracioso, en Ocaña el panorama por la reapertura de este sector del que sobreviven unas 400 familias, según el diario La Opinión de Cúcuta, no es para nada gracioso. La imprecisión de los funcionarios, que se traduce en más demora en adoptar los mecanismos y protocolos de control para reactivar el sector, ha provocado el ejercicio clandestino de esa actividad.

“Terrible, muchas aguantan física hambre y salen a buscar desesperadamente a los clientes ya que tienen hijos y padres en zona de frontera que alimentar”, señala Jessica Quintero, administradora de uno de los locales, al diario cucuteño.

Aunque se desconoce si el error fue a parar a documentos oficiales, para este sábado 24 de octubre no había aún una respuesta desde MinInterior ni visto bueno para la reactivación.

El que sí asistió al municipio fue José Manuel Restrepo, ministro de Comercio, Industria y Turismo. De hecho, tenía como objetivo la reactivación económica del municipio y de la región.

Twitter: José Manuel Restrepo / MinComercio
Twitter: José Manuel Restrepo / MinComercio

El medio de comunicación que originó la noticia emitió un nuevo video con los testimonios de las mujeres afectadas desde hace 8 meses al no poder trabajar por cuenta de la. En esta segunda oportunidad, no se refirieron a casas de lenocinio sino a locales comerciales.

Hasta el momento las autoridades municipales de Ocaña no se han pronunciados sobre ese lapsus.