España.- Abascal defiende esta semana en el Congreso la quinta moción de censura de la democracia


MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

El presidente de Vox, Santiago Abascal, presentará esta semana ante el Pleno del Congreso la quinta moción de censura que se debate desde la recuperación de la democracia en 1978, una iniciativa con la que busca sustituir a Pedro Sánchez en la Presidencia del Gobierno, pero que nace abocada al fracaso. De hecho, es la que menos apoyos suscita de todas las que se han debatido hasta ahora. A priori el partido sólo cuenta con el respaldo de sus 52 diputados, menos incluso que los que cosechó Pablo Iglesias en 2017 y muy lejos de los 176 que necesitaría para prosperar.

El debate comenzará el miércoles a las nueve de la mañana y se desarrollará de acuerdo con lo establecido en el artículo 113 de la Constitución, y el 177 del Reglamento del Congreso. Así, el primero en subir a la tribuna será el diputado por Barcelona y candidato del partido a las futuras elecciones en Cataluña, Ignacio Garriga, quien se encargará de defender la moción, sin límite de tiempo.

Ejercerá así el mismo papel que desempeñaron el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, en 2018 en la moción de Pedro Sánchez contra Mariano Rajoy, y la 'número dos' de Podemos, Irene Montero, con Pablo Iglesias en 2017 también contra el entonces líder del PP.

A lo largo de todo el debate, el Gobierno puede intervenir cuando le plazca. Es decir, algún miembro del Gabinete podrá replicar a Garriga si lo ve oportuno. Si nadie lo hace, tras el diputado catalán intervendrá Abascal, en su papel de candidato, para exponer durante el tiempo que necesite el programa político del Gobierno que pretende formar.

En las dos últimas mociones de censura fue el propio presidente, entonces Rajoy, quien replicó al candidato. Ahora Sánchez deberá decir si sigue el mismo modelo o delega en alguno de sus vicepresidentes o de sus ministros.

BATET INTERRUMPIRÁ LA SESIÓN

Tras el discurso de Abascal, si no hay réplica por parte del Gobierno, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, interrumpirá la sesión y, cuando ésta se reanude, será el turno de los grupos parlamentarios.

Los portavoces que lo soliciten irán pasando por la tribuna, en orden de menor a mayor número de escaños, por un tiempo de treinta minutos. Es decir, empezará el Grupo Mixto, presumiblemnete por boca de Tomás Guitarte, de Teruel Existe, y cerrará el PSOE. Abascal podrá ir contestando uno por uno y ellos tendrán derecho a una réplica de diez minutos.

Concluido el debate, que previsiblemente se prolongará hasta el jueves, se anunciará la hora de la votación. El Reglamento establece que ésta será pública y por llamamiento, pero sólo podrán decir su voto de viva voz los presentes en el hemiciclo.

Para esta sesión, y dadas las restricciones por motivos sanitarios, se mantiene la recomendación de que los grupos no envíen cómo máximo a la mitad de sus diputados, aunque está por vez qué hacen los 52 de Vox.

PARTE DE LOS VOTOS SERÁN TELEMÁTICOS

La Mesa del Congreso ha decidido que los que no acudan a la Cámara puedan emitir su voto telemáticamente, que después será leído por el secretario de la Mesa. Así, se alternará la votación presencial y 'delegada' cuando se vaya nombrando uno a uno a los diputados para que comuniquen su 'sí', su 'no' o su 'abstención'. La Mesa elegirá por sorteo quién empieza.

En el hipotético caso de que Abascal obtuviera el respaldo de la mayoría absoluta del Congreso, se consideraría "investido de la confianza de la Cámara" a los efectos previstos en el artículo 99 de la Constitución. Pero si, como sucederá, la moción es rechazada, los diputados que la han suscrito no podrán firmar otra durante el mismo periodo de sesiones, es decir, antes de febrero.

Abascal no tiene ninguna posibilidad de desalojar a Pedro Sánchez de la Moncloa y, de hecho, su moción es la que parte con menos apoyos de las debatidas hasta la fecha.

La primera moción de censura data de 1980, cuando el PSOE de Felipe González intentó sacar de La Moncloa a Adolfo Suárez, y, la segunda, llegó siete años después, en 1987, cuando la Alianza Popular de Antonio Hernández Mancha hizo lo propio contra González. Ninguna de las dos prosperó, como tampoco lo hizo la que, 20 años más tarde, impulsó Pablo Iglesias en 2017 contra Rajoy.

SÓLO HA PROSPERADO UNA

En 1980, Felipe González logró el respaldo de 152 diputados (socialistas, comunistas, andalucistas y tres representantes del Grupo Mixto), frente al rechazo de 166 y la abstención de otros 21 --en la sesión se registraron 11 ausencias--. Es decir, el PSOE se quedó entonces a 24 votos de conseguir la aprobación de la moción de censura, lo que catapultó a González, que dos años después logró una holgada mayoría absoluta.

HASTA AHORA, LA MOCIÓN MENOS VOTADA LOGRÓ 67 VOTOS

Más lejos de la mayoría se quedaron las mociones de Pablo Iglesias, que recabó 82 a favor (Unidos Podemos, ERC, Compromís y EH Bildu), y de Antonio Hernández Mancha (67 votos de la entones Alianza Popular, antecedente del PP).

La última moción, la que permitió a Sánchez acceder a La Moncloa en junio de 2018, fue la única que prosperó al reunir 180 votos a favor (PSOE, Unidas Podemos, ERC, PDeCAT, PNV, Compromís, Bildu y Nueva Canarias) frente a 169 en contra (PP, Ciudadanos, UPN y Foro Asturias) y una abstención, la de Coalición Canaria.