Consumidores chinos confinados por el virus compran esterillas de yoga, videojuegos y condones en internet

Foto de archivo de un instructor transmitiendo una clase de yoga online en Guangzhou, provincia de Guangdong, tras el brote de coronavirus. 
Feb 7, 2020. cnsphoto via REUTERS   
ATENCIÓN EDITORES, ESTA IMAGEN FUE PROVISTA POR UNA TERCERA PARTE, PROHIBIDO SU USO EN CHINA.
Foto de archivo de un instructor transmitiendo una clase de yoga online en Guangzhou, provincia de Guangdong, tras el brote de coronavirus. Feb 7, 2020. cnsphoto via REUTERS ATENCIÓN EDITORES, ESTA IMAGEN FUE PROVISTA POR UNA TERCERA PARTE, PROHIBIDO SU USO EN CHINA.

Por Sophie Yu y Joyce Lee

PEKÍN/SEÚL, 25 feb (Reuters) - Mientras la epidemia de coronavirus mantiene a cientos de millones de chinos encerrados en casa, estos tratan de luchar contra el aburrimiento comprando en internet videojuegos para consolas Nintendo, esterillas de yoga y condones, productos que ha experimentado un fuerte aumento de la demanda.

Muchos centros comerciales y tiendas permanecen cerradas y las ventas de coches y teléfonos inteligentes se están desmoronando, pero la demanda de productos de salud, entretenimiento y cosméticos se mantiene boyante, según los datos del gigante chino del comercio electrónico Alibaba, lo cual supone una potencial ventaja para marcas populares como Lululemon o L'Oreal. El juego Ring Fit Adventure de Nintendo para su videoconsola Switch, que combina el ejercicio y el rol, es uno de los productos estrella al cuadruplicar sus ventas en las dos semanas anteriores al 20 de febrero, según Alibaba.

"Ningún medicamento ha funcionado realmente contra el virus hasta ahora. Lo único con lo que puedes contar es con tu propia salud", dijo Guo Yan, un empleado de oficina de 38 años que recientemente compró el juego. "Quiero hacer ejercicio en casa para mantenerme sano y en forma".

Las ventas de esterillas de yoga y máquinas de remo también se han disparado, con un aumento del 250% durante un período de dos semanas en febrero en comparación con el año anterior, dijo el grupo minorista online, mientras que las ventas de libros subieron un 60% en la plataforma Tmall de Alibaba en la semana que comenzó el 10 de febrero en comparación con la semana anterior.

En contra de lo que cabría pensar, ya que las autoridades han impuesto normas para el uso obligatorio de mascarillas al aire libre, las ventas de pintalabios de algunas marcas se han multiplicado por siete, mientras que las ventas de paletas de sombras de ojos aumentaron un 150%, según Alibaba. La compañía no especificó los plazos de los incrementos en las ventas ni tampoco las marcas. Lu Zhenwang, director general de Wanqing Consulting, con sede en Shanghái, dice que si bien los volúmenes generales de comercio electrónico han disminuido durante el brote, hay algunas excepciones destacadas en ciertos productos, como las esterillas de yoga y los cosméticos. "La gente ahora tiene mucho tiempo y se aburre en casa", dijo, añadiendo que las mujeres están aprovechando la oportunidad para mejorar sus destrezas con el maquillaje. Otros portales chinos de comercio electrónico también cuentan con algunos productos no tradicionales entre los más vendidos. Pinduoduo señaló que los kits de corte de pelo y los condones están entre sus diez artículos más populares, mientras que JD.com dijo que las ventas de equipos de cocción y horneado se han multiplicado por siete.

Con todo, el panorama general del consumo en China es sombrío, ya que el brote mantiene a gran parte de la población en cuarentena o simplemente no anima a la gente a aventurarse a salir fuera de casa. Muchas empresas aún no han vuelto a funcionar a pleno rendimiento, ya que la cuarentena y las restricciones a los viajes provocan una escasez de trabajadores y suministros.

Los artículos de gran valor en China se han visto especialmente afectados, con una caída de las ventas de teléfonos inteligentes del 36,6% en enero y una caída del 92% en las ventas al por menor de vehículos de pasajeros en la primera mitad de febrero.

(Información de Sophie Yu en Pekín y Joyce Lee en Seúl; traducido por Jose Elías Rodríguez en Madrid)

MAS NOTICIAS