Télam 162
Télam 162

La activista trans Lohana Berkins falleció esta mañana luego de haber estado internada en el Hospital Italiano durante las últimas semanas. Ayer, por intermedio de su compañera de militancia Marlene Wayar, había dado a conocer una desgarradora carta de despedida:


"Queridas compañeras, mi estado de salud es muy crítico y no me permite reunirme personalmente con ustedes. Por eso quiero agradecerles sus muestras de cariño y transmitirles unas palabras por medio de la compañera Marlene Wayar, a quien lego esta posta. Muchos son los triunfos que obtuvimos en estos años. Ahora es tiempo de resistir, de luchar por su continuidad. El tiempo de la revolución es ahora, porque a la cárcel no volvemos nunca más. Estoy convencida de que el motor de cambio es el amor. El amor que nos negaron es nuestro impulso para cambiar el mundo. Todos los golpes y el desprecio que sufrí, no se comparan con el amor infinito que me rodea en estos momentos. Furia Travesti Siempre. Un abrazo".


Berkins era salteña, y tenía una larga militancia por los derechos trans en la Argentina. Había sido fundadora y presidenta de la Asociación Lucha por la Identidad Travesti y Transexual (ALITT), presidenta de la primera escuela cooperativa para travestis y transexuales "Nadia Echazú" y coordinadora de investigaciones cuantitativas y cualitativas sobre las condiciones de vida de la comunidad travesti en el país. En la actualidad, era responsable de la Oficina de Justicia, Identidad de Género y Orientación Sexual dentro del Observatorio de Género en la Justicia de la Ciudad de Buenos Aires.


En 2001 había sido candidata a diputada, y fue asesora en la Legislatura Porteña, convirtiéndose en la primera trans del país con un trabajo estatal. Fue una de las impulsoras de la Ley de Identidad de Género aprobada por el Congreso en 2012. En 2002, consiguió que la Escuela Normal Nº 3, donde terminó el secundario de grande, la anotara con su nombre propio luego de reclamar ante la Defensoría del Pueblo.


De acuerdo con un estudio reciente, el 73% de las travestis, transexuales y transgénero no ha completado los años de educación obligatoria establecidos por la ley. Entre las que no estudian, el 81,2% respondió que su fuente principal de ingresos es la prostitución, el 82,7% ha sufrido abuso policial, el 72% no controla su salud y de 592 amigas recordadas por las entrevistadas, el 54,7% ha muerto de VIH y el 16,6% por asesinato. El 43% murió cuando tenía entre 22 y 31 años, el 33% entre los 32 y 41 años y un 9% no había cumplido los 21 años. Las condiciones de vida son el miedo con causa, la discriminación, la violencia y el desarraigo.


La muerte de Berkins, tras varios días de internación, despertó una catarata de muestras de dolor por parte de referentes de diferentes sectores de la militancia por los derechos LGTB, la política y el espectáculo.