Shutterstock 162
Shutterstock 162

Ante cada compra que se debe realizar por Internet surgen todo tipo de miedos. Desde que el usuario que vende no exista, que el producto requerido no sea el deseado o la falta de transparencia y confianza para comprar con la tarjeta de crédito por temor al robo de datos.

En el último tiempo mucho se ha hablado de espionaje y de las formas que ha ido desarrollando en el mundo digital. A través de redes sociales, correo electrónico, chats, mensajes de texto, GPS y tantos otros dispositivos, parece que las vulneraciones a la privacidad se encuentran a la orden del día.

Uno de los casos más emblemáticos que ha repercutido en todo el mundo ha sido el de Edward Snowden, cuando develó las formas de espionaje impartidas por la NSA y el gobierno de los Estados Unidos a civiles y funcionarios de todo el mundo.

Shutterstock
Shutterstock

Con el desarrollo de las nuevas tecnologías, estas prácticas de espionaje se han ido sofisticando de manera tal que ya ni se encuentran a salvo las computadoras portátiles, las cámaras, ni otros métodos de rastreo.

Comúnmente, se implementan para robar información sensible de particulares así como también para alterar algún tipo de dato digital con múltiples fines. Pero, también las empresas quedan expuestas a este tipo de ataques con el objeto de hacerse de gran cantidad de datos o información confidencial.

Si bien, en el mundo corporativo existe una realidad y es que los empleados muchas veces se vuelven determinantes para que esto ocurra, habilitando sin querer este tipo de fugas de información por negligencia o desinformación a la hora de actuar bajo ciertos parámetros y buenas prácticas que potencien la seguridad de la empresa, en lugar de vulnerarla.

Recomendaciones para mejorar la privacidad en internet

El ingeniero y perito informático forense Pablo Rodríguez Romeo (MP 49.4552 - MN 5117), brindó una serie de claves para tener más seguridad a la hora de navegar en el mundo digital:

  • Si bien evitar el espionaje por completo es imposible, los usuarios comunes pueden tomar ciertos recaudos o medidas para resguardar su privacidad en la red:
  • En primer lugar, es fundamental ser conscientes del uso que se hace de la red. Esto implica conocer todo lo que habilita así como también a lo que uno se expone.
  • Es necesario contar con una conexión segura y tratar de evitar las redes inalámbricas públicas, dado que cualquiera puede acceder a nuestros datos si la conexión no se encuentra encriptada. Para las redes domésticas, sugerimos cambiar la contraseña suministrada por defecto y utilizar una compuesta por la combinación de letras y números, así como modificarla cada tanto. También, recomendamos cambiar el nombre de la red wifi.
  • Mantener los dispositivos actualizados ayuda a potenciar la seguridad. Probablemente, las nuevas versiones incluyan una protección adicional o colabore a mejorar la seguridad.
  • Contar con un antivirus confiable tanto en los dispositivos móviles como en los equipos informáticos.
  • En caso de ser posible, contar con un correo electrónico encriptado. Actualmente, se encuentra una variedad de opciones muy interesantes, en su mayoría del mundo del software libre.
  • Utilizar todos los filtros y servicios de seguridad que ofrecen las distintas herramientas y sistemas de Internet.