EFE 163
EFE 163
 AFP 163
AFP 163

"No volvería a leer Las venas abiertas de América Latina, porque si lo hiciera me caería desmayado". La confesión dejó atónito al auditorio y sonó muy fuerte, viniendo de quien la había pronunciado: el mismísimo Eduardo Galeano, autor del célebre libro publicado en 1971.

La histórica crítica del escritor uruguayo contra su obra maestra fue realizada durante la II Bienal del libro y la lectura en Brasilia, en abril de 2014. Para justificar su postura el también periodista, fallecido este lunes en Montevideo a los 74 años, admitió: "No tenía los suficientes conocimientos de economía ni de política cuando lo escribí".

Texto de cabecera para toda aquella persona que adhiera a ideas de izquierda en Latinoamérica, el libro con 44 años de existencia se reedita de modo permanente desde su primera edición y hasta fue el regalo elegido por el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez para entregarle a su colega estadounidense Barack Obama.

 Reuters 163
Reuters 163

El recordado obsequio entre mandatarios se produjo en abril de 2009, durante la Quinta Cumbre de las Américas llevada a cabo en Puerto España, capital de Trinidad y Tobago.

Por este motivo, la obra saltó desde la posición 60.280 de la lista de los títulos más vendidos del sitio web Amazon a la décima posición en apenas 24 horas.

Tampoco arrepentido

Sin embargo, Galeano aseguró al mismo tiempo: "No estoy arrepentido de haberlo escrito, pero ya es una etapa superada". Desde su publicación en 1971, Las venas abiertas de América Latina se transformó en un clásico de la izquierda latinoamericana.

En la obra, el autor analiza la historia del continente: la explotación económica y la dominación política a la que ha sido sometido, desde la colonización europea hasta la década de los 70. Esto, en el contexto de la Guerra Fría (1945-1991), y cuando se ponía en marcha la era de las dictaduras militares en América Latina.

El libro de Galeano era tan identificado con las ideologías revolucionarias y de izquierda que por eso fue proscrito de la Argentina, Chile, Brasil y Uruguay mientras estos países permanecieron bajo el yugo dictatorial.

Galeano estuvo

preso en su país

tras el golpe militar de 1973, y luego fue obligado a

exiliarse

: primero en Argentina y después en España.


 EFE 163
EFE 163