Infobae 162
Infobae 162

Gustavo Andrés Deutsch fue dueño de LAPA (Líneas Aéreas Privadas Argentinas) hasta el año 2003, cuando la empresa quebró y dejó de existir tras el fatídico accidente que protagonizó la empresa el 31 de agosto de 1999.

Durante su gestión, Deutsch tuvo una particular manera de administrar la empresa: era su propio vocero y Ronnie Boyd, un ex Austral, era la única cara visible. Llegó a la aerolínea en 1984 y en 15 años logró tener el 30% del mercado argentino. Su apogeo fue entre 1994 y 1995 a base de bajas tarifas, reducción de costos sacrificando la calidad del servicio y un ahorro obsesivo.

Durante gran parte de los 90, Deutsch tuvo muy buena relación con el presidente Carlos Menem, a tal punto que bautizó a un Boeing 757 Anillaco, el pueblo natal del riojano: "El presidente Menem me había desafiado a ponerle el nombre de su pueblo natal, y yo recogí el guante", declaró en su momento.

Pero el día que cambiaría su vida sería el 31 de agosto de 1999, a las 20:54. El vuelo 3142 de LAPA se estrelló en Aeroparque cuando despegaba hacia la ciudad de Córdoba y como consecuencia murieron 65 personas y 17 resultaron heridas de gravedad.

 DyN 162
DyN 162

Al momento del accidente, Deutsch estaba cenando con su mujer en la casa de unos amigos. Cuando se enteró, llamó inmediatamente a su agente de seguros en París y fue hacia Aeroparque a trabajar desde su oficina: "No niego nada, solo digo que no sé lo que pasó", fueron sus primeras declaraciones a la prensa.

Si bien la Junta de Investigaciones de Accidentes de Aviación Civil (JIAAC) había determinado que los pilotos tenían responsabilidad por olvidar configurar el avión correctamente para el despegue, la investigación penal se centró en probar que la organización de la empresa y la falta de controles por parte de las autoridades de las Fuerzas Armadas fueron factores causales del accidente. Se imputó a algunos de los máximos directivos de LAPA y a funcionarios de la FFAA, responsables de los controles.

La sentencia dictada el 2 de febrero de 2010 absolvió a todos los funcionarios de LAPA procesados con excepción de Valerio Francisco Diehl (Gerente de Operaciones) y Gabriel María Borsani (Jefe de Línea de Boeing 737-200), a quienes condenó a tres años de prisión en suspenso, por considerarlos penalmente responsables del delito de estrago culposo agravado.