EFE 162
EFE 162

El fondo NML, que litiga con la Argentina por la deuda impaga, consiguió la semana pasada el aval de un juez del estado norteamericano de Nevada para investigar una red de sociedades fantasma que presuntamente sirvieron para lavar dinero de la corrupción. El avance sobre ese entramado, que ventiló el fiscal José María Campagnoli, comienza a mostrar los primeros datos comprometedores.

La composición de algunas de esas 123 firmas y sus relaciones podrían ser clave para desentrañar la "ruta del dinero" en la que, a través del empresario Lázaro Báez, NML confía en encontrar implicados a "funcionarios argentinos de alto nivel", según precisó días atrás el abogado Robert Cohen. De momento, la información sobre una de esas compañías reveló un inesperado nexo con una causa que sacudió al Partido Popular, hoy al frente del gobierno de España.

La clave está en Balmont Holdings LTD. Se trata de una de las sociedades que está bajo el paraguas de Aldyne Ltd. -radicada en las Islas Seychelles, un paraíso fiscal del océano Índico- y que, como el resto, comparte domicilio con el estudio de abogados panameño Mossack & Fonseca, que las representa.

En la composición de Balmont Holdings Ltd aparece Gairns Ltd, que brinda el mismo domicilio que Aldyne. A su vez, Gairns también tiene su réplica en Panamá (Gairns Inc.). El director de esta última es Arturo Fasana, el sindicado como artífice de la arquitectura financiera detrás del desvío de millones de euros que salió a la luz en 2009 y salpicó al PP de Mariano Rajoy.

Aldyne Ltd tiene como único socio a Helvetic Service Group, el fondo que compró bajo presión la financiera SGI (La Rosadita), según denunció quien fuera su dueño, Federico Elaskar. Una de las muchas sociedades donde figura Néstor Marcelo Ramos, titular de Helvetic, vuelve a mostrar lazos con el caso Gürtel.

Ramos aparece en los registros de Sarleaf Limited, una compañía británica entre cuyos accionistas está Globalwide. También figura otro argentino, Javier Martín Vanella, que se repite de manera recurrente en esa ruta.

El 50% de Globalwide pertenece a Olinda Investments Inc. Esa empresa fue mencionada en el circuito de evasión que montó Francisco Correa, detenido en España, y que implicó a miembros del PP.

 162
162

Si el caso Gürtel puso en aprietos al PP, el pago de sobresueldos adjudicados al ex tesorero del partido Luis Bárcenas, que se destapó en 2013, representó el mayor escándalo que haya tenido que afrontar la fuerza. Es que en esa ocasión Rajoy ya estaba al frente del Ejecutivo.

Esa trama de corrupción también tuvo su punto de contacto con la Argentina. Ocurre que para mover 19 millones de dólares en dinero en negro, Bárcenas se valió de la sociedad uruguaya PT Bex Bursátil, la misma que usó The Old Fund para concretar la operatoria que más tarde le permitiría quedarse con la ex Ciccone Calcográfica.

Informe: Andrés Ballesteros