Coki Ramírez aseguró que todavía sufre por su separación con el golfista Pato Cabrera. La cantante decidió dedicarse a full a su carrera musical para poder seguir adelante con su vida.

"Siempre se sufre por amor, incluso hoy sigo sufriendo. El tema está en poder canalizar las energías para no destruirse. Después de mi última separación, pensé en enfocarme en mi carrera y en devolverle al universo algo de lo mucho que me da. La música me hace bien y siento que le alegro la vida a la gente cantando. No quiero ni pensar en tener una relación ahora", aseguró la cordobesa en una entrevista con la revista Pronto.

Además contó cómo decidió finalizar con este noviazgo: "Se fue dando de a poco, hasta que una decisión interna me hizo pensar: hasta acá llegué. Cortamos definitivamente porque me estaba haciendo mal. Lo quiero mucho, no quería tener rencor ni vivir cosas feas, y como elijo terminar bien con mis parejas, le puse punto y aparte al noviazgo".

También aclaró que le estaba afectando demasiado su relación con el golfista: "La relación me estaba matando. Entre mi psicóloga y mi familia no tuve tiempo de ponerme mal porque también me aboqué de lleno a armar mi show. Hay que estar emocionalmente estable para cantar, porque la zona del pecho es la más afectada por el estrés, el cansancio y los sentimientos. De hecho hay días que me agarran ataques de llanto y después me siento liberada y con la garganta mejor que antes".

Por último, explicó que le dolió que Cabrera nunca hablara de su historia de amor:  "Nunca quiso hacerlo. Como mujer fue difícil porque soy muy pasional y me nace gritar a los cuatro vientos que cuando estoy enamorada. Me gusta que sea perfil bajo y no se exponga porque está bueno conservar la intimidad. Pero en cierto punto uno dice: ya somos grandes ¿por qué esconderse tanto? Soy tu pareja ¿qué onda?".