Brasil eligió los cazas suecos frente a los de EEUU y Francia

El ministro de Defensa confirmó que comprarán 36 aviones de combate Gripen-NG, de la empresa Saab, por 4.500 millones de dólares. Quedaron fuera los FA-118 de Boeing y los Rafale de Dassault Aviation

 AFP 163
AFP 163
 Gentileza: www.aereo.jor.br  163
Gentileza: www.aereo.jor.br 163
  163
163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163

Brasil concluyó una licitación que había comenzado en 2001 para la compra de 36 cazas de combate y se decantó finalmente por los suecos Gripen-NG, que competían con los Rafale franceses y los FA-118 Súper Hornet estadounidenses.

"La elección se basó en los criterios de desempeño, transferencia de tecnología y coste", afirmó el ministro de Defensa, Celso Amorim, al anunciar en una rueda de prensa la elección de los aviones de la empresa Saab.

Amorim explicó que el monto de la operación estará en torno a los 4.500 millones de dólares y que, a partir de ahora, se iniciará el proceso de negociación del contrato, que puede demorar hasta un año.

Una vez acordadas todas las condiciones y firmado el contrato, se prevé que los aviones comenzarán a ser entregados a partir de 2019, a razón de doce por año, con lo cual los 36 aparatos deberán estar en plena operación para 2022.

Según el Ministerio de Defensa, los Rafale de la empresa francesa Dassault tenían un precio global de unos 8.000 millones de dólares, mientras que por los 36 aviones FA-118 Súper Hornet de la compañía Boeing se habrían desembolsado cerca de 7.500 millones de dólares.

Fuentes militares dijeron que, además, la hora de vuelo del Gripen-NG tiene un coste inferior en un 50% a la de los Rafale, y que es un 25% menor que la de los FA-118, elemento que también pesó a la hora de la elección.

     

La presentación oficial del caza Gripen-NG

Amorim negó que en la decisión hayan influido factores políticos, como podría haber sido el enfriamiento de las relaciones de Brasil con los Estados Unidos. "Todo fue producto de una minuciosa evaluación técnica", aseguró el ministro.


Decepción francesa

Como era de esperar, la decisión brasileña no ha caído bien en Francia, que hasta último momento intentó convencer a Rousseff de que eligiese los Rafale franceses. El tema, incluso,  formó parte de la reunión que mantuvo la mandataria con su par François Hollande, a principios de esta semana, en Brasilia.

Apenas conocidas la novedad en Brasilia, el ministro de Relaciones con el Parlamento, Alain Vidalies, la calificó de "mala noticia para Francia".  Vidalies dijo enseguida que ahora "queda el mercado de India, el cual será suficiente" para garantizar el equilibrio financiero previsto por la ley de programación militar francesa.

De hecho, Dassault Aviation, fabricante de los Rafale, negocia con Nueva Delhi la venta de un total de 126 aparatos, de los cuales 108 serán ensamblados por empresas indias.


Comunicado de Dassault Aviation

La constuctora francesa emitió un comunicado en el que "lamenta" que "la elección (de Brasil)  sea por el Gripen, dotado de muchos equipos de origen de terceros países, especialmente estadounidenses, que no tienen la misma categoría que el Rafale: monomotor y más liviano, el Gripen no es equivalente en términos de desempeño y por lo tanto de precio".

     "Es una mala noticia para Francia", dijo el gobierno de París

"Esta lógica financiera no tiene en cuenta ni la relación costo-eficacia favorable al Rafale, ni el nivel de la tecnología ofrecida", agregó.

Dassault Aviation recordó que junto a sus socios, Snecma (Grupo Safran) y Thales, agrupados en el Gie Rafale International, ha promocionado desde hace 15 años el aparato de caza Mirage 2000, y después el Rafale con "la voluntad de cooperar a largo plazo con la industria (aeronáutica) brasileña, en particular, con Embraer".

"La transferencia de tecnología sin restricciones y la colaboración científica, técnica e industrial solicitadas por Brasil formaban parte de los puntos fuertes de la oferta de Gie Rafale International, con el apoyo de las autoridades francesas", añadió Dassault Aviation, que aún no ha logrado exportar los Rafale.


La opinión de los expertos

La elección de aviones suecos fue recibida con sorpresa por expertos en asuntos militares, sobre todo porque en los últimos años Brasil había tenido un intenso coqueteo con Francia, país con el que firmó una amplia "alianza estratégica" en el área de defensa en 2009. Y recordaron el encuentro entre Rousseff y Hollande.

La sorpresa fue también porque el Gripen-NG, que es la quinta generación de ese modelo, aún no ha sido totalmente desarrollado y solamente existe un prototipo que tiene unas 300 horas de vuelo, según admitió en la misma rueda de prensa el brigadier Juniti Saito, comandante de la Fuerza Aérea Brasileña.

El avión es, no obstante, la quinta generación de un modelo que Saab desarrolla desde 1980 y que ya equipa a las fuerzas aéreas de la propia Suecia, de Hungría, la República Checa, Suráfrica y Tailandia, entre otros.

La supuesta desventaja de que el Gripen-NG aún esté en la fase de prototipo fue desestimada por Amorim, quien explicó que "si un avión está más probado, su tecnología es más antigua".

Otro factor atractivo para Brasil, según Amorim, es que el país participará directamente en el proceso de desarrollo del Gripen-NG y que una vez concluido el negocio tendrá "la propiedad intelectual" del avión, lo cual supondrá que también podrá fabricarlo y venderlo.

El negocio implicará que muchas de las piezas del Gripen-NG se fabriquen en Brasil, lo cual beneficiará especialmente a la empresa brasileña Embraer, que participará directamente en todo el proceso.

En ese sentido, Amorim destacó la "total" transferencia de tecnología que ha ofrecido Saab, que incluye la apertura del código fuente de las armas que equipan el caza, un aspecto que consideró "esencial".

Los 36 Gripen-NG permitirán modernizar la flota de la Fuerza Aérea de Brasil, que este mismo mes deberá retirar de circulación doce aviones Mirage 2000, ya obsoletos, que serán sustituidos temporalmente por unos antiguos F-5 que acaban de ser modernizados.

Según el Ministerio de Defensa, esos 36 nuevos cazabombarderos suecos tendrán una vida útil de unos 30 años, por lo que deberán operar al menos hasta el año 2050.

La licitación para la compra de 36 cazas de combate fue lanzada inicialmente en 2001, pero fue suspendida en diferentes ocasiones por problemas presupuestarios.


Repercusiones bursátiles

La acción del grupo francés Dassault Aviation caía más de 3% en París, mientras la de Saab subía más de 20% en Estocolmo. A las 09:38 (08:38 GMT), el valor del título perdía 3,79% y cotizaba a 885,10 euros, dentro de un índice CAC 40, que ganaba un 1,65 por ciento. La acción llegó a caer más de 7% en los primeros intercambios.

Por su parte, Saab ganaba 21,80% a las 8:45 GMT en la Bolsa de Estocolmo.