Atleta E-Sports: cumplió el "sueño del pibe" y gana u$s1 millón al año por jugar con la computadora

Natalia Bohdan
Natalia Bohdan
Natalia Bohdan
Natalia Bohdan
Natalia Bohdan
Natalia Bohdan
Natalia Bohdan
Natalia Bohdan
  162
162
  162
162
  162
162
Natalia Bohdan
Natalia Bohdan

Carlos Rodríguez Santiago se levanta a las 7 de la mañana, medita –"pongo mi mente en blanco por un momento", explica-, desayuna,  va a correr, trabaja con un personal trainer y luego empieza a estudiar a los rivales con los que va a jugar. Se dedica a su empresa durante algunas horas y finalmente se sienta frente a la PC, donde entrena al menos seis horas diarias. Rodríguez Santiago es un deportista profesional de videojuegos.

Saltó a la fama como "Ocelote", el nombre con el que el mundo gamer lo tiene como uno de sus máximos referentes. Es considerado el "Messi" de los e-sports (juegos online), más específicamente del League of Legends (LoL), el entretenimiento más popular del mundo con 10 millones de usuarios mensuales y 31 millones de jugadores.

Estas disciplinas en Estados Unidos y parte de Europa son consideradas un deporte. La final de la Serie Mundial (World Championship) de LoL repartió cinco millones de dólares en premios y se disputó ante 20 mil personas en el estadio de Los Ángeles Lakers.

"Yo me considero atleta, un deportista profesional. Dedico el tiempo, el esfuerzo y la filosofía de vida necesaria para poder compararme con cualquier deportista profesional", explicó a Infobae durante su visita a Buenos Aires para participar de la Serie de Campeonato Argentina.


Ocelote completó todos sus estudios y se recibió de economista, empezó jugando a los 12 años como un hobby hasta que a los 17 –tiene 23- decidió dedicarle más tiempo y convertirse en profesional.

"Juego de 6 a 12 horas por día, dependiendo de si hay torneo cercanos  o no", contó y agregó que si solo jugara no sería bueno, "debo de estudiar partidos, hacer mucho deporte, comer bien. Vivo por y para lo que hago", sostuvo.

Al principio sus padres no estaban de acuerdo con su decisión. "Querían que estudiara y fuera el mejor médico o ingeniero, yo podía estudiar pero no iba a ser feliz. Desde pequeño les hice ver lo que quería ser y poco a poco lo fui logrando. Ahora me apoyan", relató Ocelote.

Su nombre lo eligió por las similitudes entre su personalidad y la del felino. "Me di cuenta que me pegaba mucho. El ocelote tiene dos tipos de carácter: es un animal salvaje y agresivo, y por otro lado tiene un costado cariñoso. Me encanta ese equilibrio", agregó.

Su carrera

Integra el equipo alemán SK Gaming, sueña con ganar el torneo mundial y maneja su propia empresa, con ocho empleados. Tiene una línea de productos propios, con insumos de PC, mobiliario, ropa y hasta un modelo de zapatillas. Gana entre su actividad como jugador profesional y sus ingresos de publicidad alrededor de un millón de dólares al año.

Si bien reconoce que tiene la presión de "jugar bien y ser el mejor siempre", se prepara para ello. Su entrenamiento se divide entre las horas que le dedica a la habilidad mecánica con el LoL, el estudio de las estrategias y su entrenamiento físico y mental.

Como en otros deportes, los equipos cuentan con roles más defensivos, otros que hacen un trabajo utilitario y las estrellas, como Ocelote, encargadas de guiar a sus compañeros a la victoria. Cada organización tiene cinco gamers y un staff de analistas detrás que arma las estrategias y estudia a los rivales.

  162
162

En Argentina, Ocelote participó de la Serie de Campeonato Argentina, organizada por Yuisy, que se disputó a sala llena en el Teatro Metropolitan, con 600 personas siguiendo las alternativas en el lugar y cerca de 10 mil vía streaming. Isurus gaming se consagró campeón en una jornada que se extendió durante nueve horas.

  162
162

Mi hijo el jugador profesional de juegos online

"Es un poco duro porque hasta que aceptamos que su vida iba a ser eso estábamos muy preocupados, él quería ser ingeniero pero todo se desmadró", explicó a Infobae Blanca Santiago, madre de Ocelote.

La mujer contó que al principio y cansados de que pasara todo el día frente a la PC, el padre le cortó la conexión a internet. "Él se sentó en la cama y dijo: 'hasta que no lo repongan no me muevo de aquí'", agregó.


"Con el tiempo fuimos viendo que empezó a tener disciplina. El utiliza las tres P: paciencia, prudencia y perseverancia. Cuando vimos que estaba totalmente convencido de que quería vivir de esto, dijimos tenemos que ayudarle", sostuvo Blanca.

Al momento de dar un consejo para otros padres que estén pasando por esta situación, Santiago explicó que es una nueva era la de los juegos online. "Los padres pueden montar en cólera, pero el siglo XX se acabó, hoy todo se hace por internet, y lo importante es que lo que hagan sea con esfuerzo y con ganas de mejorar y aprender siempre", añadió.

MAS NOTICIAS