Charly Diaz Azcué 162
Charly Diaz Azcué 162

El domingo por la noche hubo actividad en el juzgado de Norberto Oyarbide. En un edificio de Comodoro Py vacío, el juez firmó una resolución de 364 carillas en la que determinó los procesamientos y embargos de diez personas por el delito de lavado de dinero realizado con centro en la empresa Alhec Group.

Esa misma noche fueron liberados de la cárcel de Ezeiza los detenidos porque Oyarbide los procesó sin prisión preventiva. Aún están prófugos otros cinco integrantes de la organización, entre ellos el poderoso financista Carlos Rivera, de fluidos contactos con el dueño del fútbol argentino Julio Humberto Grondona.

La Justicia habría hallado en un procedimiento documentación que el prófugo Rivera hizo sacar de su casa cuando la estaban por allanar en los últimos días.

En la resolución de Oyarbide a la que accedió Infobae se describe la maniobra investigada: "Importantes clubes del futbol argentino, dirigentes y representantes utilizarían a la empresa Alhec Group para ingresar dinero al país provenientes de pases de jugadores de los pagos realizados por clubes del exterior, generando así la presunta defraudación al propio club de fútbol".

La maniobra es clara: los clubes extranjeros pagaban más de lo que los clubes argentinos denunciaban como precio de venta y en el camino quedaba dinero fuera del país. Esto se manejaba en cuentas situadas en Panamá, Suiza, Liechtenstein, Holanda, Hong King y Estados Unidos. El dinero llegaba al país y luego se blanqueaba a partir de sociedades vinculadas a Alhec. Esa compañía tenía sucursales en Uruguay y Chile que también participaban de la triangulación del dinero.

El procesamiento de las diez personas, entre ellas dos inspectores del Banco Central que el juez sospecha que tenían una relación estrecha con Rivera y su gente, está plagado de escuchas telefónicas.

En una de ellas se dice que le dieron "a los chicos de Central cinco lucas", en lo que se supone fue un pago por los servicios de los empleados públicos para tener información privilegiada sobre inspecciones a casas de cambio. En las escuchas telefónicas transcriptas en el procesamiento se nombra a funcionarios de alto rango en el Central. También a conocidos representantes de futbolistas. A dirigentes como Julio Comparada y Javier Cantero, ex y actual presidente de Independiente y a Luis Segura, quien encabeza Argentinos Juniors.

Se habla de cientos de miles de dólares, de mover euros de aquí para allá, se nombra a un importante funcionario de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). Se comenta que algunos jugadores pidieron ayuda para invertir sus dineros. Todo pasaba por Alhec.

En la páginas 140 y 144 de la resolución se transcribe una escucha por demás curiosa, uno de los procesados, familiar de Rivera, recibe una llamada de un tal "Fernando" el 10 de abril de 2013. Por aquel entonces se estaba jugando en San Luis y Mendoza el Sudamericano Sub 17 que ganó Argentina.

Fernando le pide ayuda al hombre de Alehc para transferir dinero y pagar los viáticos de la selección argentina Sub 17. El comisionista le dice que hay que pagar un dos por ciento por la operación y todo, por supuesto, al precio del dólar blue. Queda claro que Alehc tenía una estrecha relación con la Asociación del Fútbol Argentino. Los investigadores tampoco descartan que Alehc tuviera algún tipo de protección política al más alto nivel. Pero esa parte de la investigación aún está en sus comienzos.