162
162
 162
162
 162
162
 162
162

Hay sólo tres países del mundo que lograron que la industria del cine sea rentable por cantidad de películas producidas por año y éxito de espectadores locales: Estados Unidos, India y Nigeria. Cada país lo logró por diversas razones y con historias de surgimiento y permanencia muy distintas.

En la actualidad, los tres países lideran el podio habiendo desarrollado las plataformas de producción industrial cinematográfica más grandes del mundo: Hollywood, un distrito en el estado de Los Angeles; Bollywood, en Bombay, India y Nollywood, en Nigeria, Africa Occidental.

La posición de cada país en el podio es fluctuante de acuerdo a la cantidad y costos de las películas realizadas. Siendo la meca más antigua, Hollywood, la única que resolvió exitosamente luego de más de 100 años en la industria: la exportación global de los contenidos. Al decir de los académicos, la exportación de la industria cultural norteamericana al mundo.

Nuevo siglo

El nuevo siglo abrió entonces el camino a dos nuevos polos industriales productores de películas, Bollywood como se denomina en idioma hindi a la industria cinematográfica en Bombay, India, por ahora segunda en el ranking; y luego Nollywood, la industria de cine de Nigeria y la tercera más grande en el mundo.

Si bien Bollywood arrancó en las primeras décadas del siglo XX, su época dorada arrancó en los ´50. Cada industria tiene un género temático que la hace característica, al margen que también producen temas diversos, los llamados "tanques" de la ciencia ficción son la nave insignia para la meca de norteamérica; los musicales, el clásico de Bollywood y las películas religiosas cristianas y de naturaleza para Nollywood.

Musicales desde Bollywood

      

Aunque a algunos puristas cinéfilos no les gusta la palabra Bollywood, por considerar que el término alude a una parodia de Hollywood, el vocablo ya fue incorporado formalmente en el Oxford English Dictionary. Con Nollywood fue un periodista del diario Washington Post el autor del nombre.

Siendo Bollywood una pieza fundamental de la cultura popular de la India y el resto del subcontinente Indio, es una ventana de apertura hacia el mundo, al punto tal que en la cadena de producción de los filmes es tan importante el segmento de los cámara como el doblaje. Todas las películas son dobladas, así se facilita la traducción a otras lenguas y teniendo en cuenta que se trata de un país plurilingüístico, ya que se hablan más de 16 idiomas distintos

La característica más representativa de las películas de Bollywood son sus escenas musicales. Por lo general, en cada película se incluyen cantos y danzas típicas del país, mezcladas con curiosas coreografías del pop occidental. Las industrias paralelas como la música se ven muy beneficiadas con este boom del cine, es así que muchas veces las pistas musicales que luego se convierten en CD´s a la venta son producidas por conocidos artistas. Entre ellos, Ali Khan (autor de la música de películas "Mientras estés conmigo" o "La última tentación de Cristo") u occidentales como Andrew Lloyd Weber, autor entre otros del musical Evita.

Es que Bollywood ante todo es un éxito de publico nacional, y luego se afianza en su estrategia de exportar contenidos. En las décadas de los 80´s y 90´s llegó el máximo esplendor de Bollywood con producciones inolvidables y con el auge de los más reconocidos actores del cine indio.

Bollywood en el siglo XXI

El nuevo siglo nos trae también la incursión de Bollywood en mercados extranjeros con películas como Lagaan (2001), Devdas (2002), Historia de una Cortesana (2002), Kal Ho Naa Ho (2003), Veer-Zaara (2004), Mangal Pandey (2005) y Kabhi Alvida Naa Kehna (2006). Destacan aquí las películas Kites y Mi nombre es Khan con el que el cine indio espera llegar incluso hasta el mercado latinoamericano.

También surge la figura de Aamir Khan el director, actor y productor de cine indio que además utiliza el cine como canal de expresión y amplificación sobre las miserias y contradicciones en las que se desarrolla la India hoy. Por eso, a Aamir le gusta llamarse activista, y este 2013 para la revista Times, él fue seleccionado como una de las 100 personas más influyentes del mundo.

Khan es conocido en el mundo del cine por su perfeccionismo. En el año 2001 fundó una productora, Aamir Khan Productions, y para muchos Khan representa la voz de la conciencia del cine en la India. Fue nominado al Oscar por Lagaan . Y es en la actualidad el productor de Bollywood más talentoso y famoso del mundo.

Su programa de TV Satyamev Jayate, es una gran atracción en toda la India desde hace 13 años. Una mezcla de periodístico y talk show, el programa intenta ayudar y solucionar historias reales. Y pone el acento en temas muy dolorosos en ese país como el abuso y castración sexual, la discriminación y todo el arco de abusos contra la mujer y los niños.

Khan utiliza el cine como instrumento - testigo social de las miserias y desigualdades socio- culturales en la que se encuentra sumergida la India.

Desde Nigeria, llega Nollywood

      

El fenómeno de la industria de cine de Nigeria, la tercera más grande en el mundo, tiene apenas una década. Las películas nigerianas son el vínculo entre las comunidades nigerianas extranjeras y su tierra natal. Se filman más de 600 películas por año colocando a Nigeria entre las naciones que más cantidad de películas producen en todo el mundo, con más de 7.000 títulos en 13 años de existencia.

La industria del cine en Nigeria, no tuvo un comienzo vinculado al arte sino más bien a los puros negocios. Los productores, en su origen vendedores de aparatos electrónicos, empezaron a hacer películas para ofrecerlas como extra a la mercancía. Realizaban todo el proceso: dinero, historia, contrataban y dirigían a los actores, filmaban y luego la vendían ellos mismos.

Según la Corporación de Cine Nigeriano, el éxito radica en la falta de presupuesto, que provoca que las películas carezcan de efectos especiales y trabajo de producción: "Es el nuevo social-realismo africano", explican con cierta ironía.

Muchas películas, pero sin cines

Pongámosle marco a este boom de Nollywood, para también comprender sus desafíos pendientes. Las temáticas jerarquizadas en los filmes son las de contenido católico-cristiano; en un punto muchas de ellas cumplen con el objetivo de la evangelización de una nación disgregada, tribal y enterrada en las desigualdades.

La homosexualidad por ejemplo es considerada como un acto ilegal. Así las cosas.Así las contradicciones.

El Censo Nacional de Películas, organismo del gobierno nigeriano encargado de controlar el fenómeno, provoca una férrea disciplina sobre los contenidos. Una cinta con la palabra prostituta en el guión significa inmediatamente que no está autorizada para menores de 18 años.

La cantidad de filmes realizados también tiene que ver con que son de bajo costo y el formato dominante, para acceder al contenido, no es 8mm como impone la pantalla grande, sino el digital, DVD. Para verlo en casa, no hay cines en Nigeria, aunque parezca una paradoja insuperable. Los temas dominantes de las películas son los religiosos y naturaleza. Más cerca de la evangelización que del entretenimiento.

La cadena de producción de una película en Nollywood: con un presupuesto de 15 mil dólares se filma una película en formato digital en 10 días aproximadamente.

Luego la graban en un DVD, hacen miles de copias y las venden como pan caliente a 2 dólares en los mercados más populares de las diferentes ciudades de Nigeria.

Las salas de cine fueron cerradas en los años 90 porque era muy peligroso transitar de noche por las calles violentas de Lagos, donde las mafias locales hacen de las suyas. Es así como el video casero se hizo popular, ya que a los nigerianos no les gustaba los western ni los musicales de Bollywood. Por eso, ellos decidieron hacer sus propias películas.

Nigeria, con 160 millones de personas, 250 dialectos, conocida como uno de los países más pobres y corruptos del mundo, sobresale con su producción cinematográfica debido a que empezaron a utilizar las películas como un elemento de integración, mostrando en sus cintas a todos los estratos y los factores sociales (varones, mujeres, niños, ancianos, pobres, ricos, credos, etnias, etc.) con el objetivo claro de lograr una amplia audiencia local y, de a poco, llamar la atención del público internacional.

Una película nigeriana vende 50 mil copias más o menos y puede ser vista en internet, videoclubes, casas, oficinas, buses y espacios públicos. Esta industria casera con énfasis en su gente genera 250 millones de dólares por año.