163
163
 163
163
 163
163

Aunque en español la palabra "esclava" está aceptada en joyería como un tipo de brazalete, en francés no existe esta acepción del término lo que generó un importante revuelo que forzó a la empresa de moda Mango a disculparse por el error y el malentendido.

"Lamentamos el error en la traducción. Los servicios responsables ya han sido advertidos y harán la corrección inmediatamente", dijo la compañía española en su cuenta oficial de Twitter, poco antes de informar en un comunicado que ya había procedido al cambio de la denominación en su web francesa.

      

"Mango no ha querido en ningún caso herir la sensibilidad de nadie y ya ha realizado las modificaciones oportunas en todas sus plataformas", añadió en el comunicado.

Una petición por internet lanzada por las actrices francesas Aissa Maiga y Sonia Rolland, y la columnista Rokkaya Diallo, titulada "La esclavitud no es moda", fue la responsable. El pedido fue lanzado en el sitio web Change.org.

"Estas joyas en forma de cadenas hacen de la esclavitud un objeto de fantasía y de moda. Mango trivializa tragedias...que aún hoy afecta a millones de personas alrededor del mundo", añadieron en la denuncia.