Merkel congeló al mercado: "Mientras yo esté viva no habrá eurobonos"

La canciller alemana sepultó la idea de que la Unión Europea emita deuda común a mediano plazo para superar la crisis fiscal sin un ajuste recesivo. Alemania es la principal economía del bloque y la que más aporta a fondos de rescate

  162
162

La canciller alemana Angela Merkel buscó enterrar el martes la idea de bonos comunes de la zona euro, diciendo que Europa no tendría una responsabilidad compartida por la deuda "mientras yo esté viva", en una reunión entre los jefes de Finanzas de las cuatro mayores economías del bloque.

Antes de una cumbre de la Unión Europea, el presidente de la Comisión Europea Herman Van Rompuy publicó un reporte que sugiere que la zona euro podría crear un Tesoro para la moneda única y emitir eurobonos comunes en el mediano plazo, como etapa final de una unión fiscal.

Sin embargo, Merkel, quien lidera la mayor economía de Europa y mayor contribuyente a los fondos de rescate, volvió a descartar cualquier mutualización de la deuda o compromiso bancario en un encuentro con uno de los partidos de su coalición de gobierno.

"No veo una responsabilidad compartida de la deuda mientras yo esté viva", dijo según fue citada, un día después de calificar a los bonos como "económicamente errados y contraproducentes".

Pero Berlín pareció dispuesto a evaluar una flexibilización de los fondos de rescate de la zona euro para ayudar a los bancos y tranquilizar a los inversores preocupados por el creciente riesgo de rebajas en los bonos de los gobiernos.

Los partidos en la coalición de centroderecha de Merkel propusieron que un nuevo fondo de rescate permanente, conocido como Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), envíe ayuda directamente a los bancos nacionales, de acuerdo a un borrador obtenido por Reuters.

Eso podría evitar el estigma político de un rescate para gobiernos como el de España, aunque los préstamos aún quedarían dentro del balance del Estado incrementando su deuda y estarían sujetos a estrictas condiciones.

Tensiones políticas

Las tensiones políticas ya estaban en alza desde antes que se conocieran los comentarios de Merkel. El primer ministro italiano, Mario Monti, dijo al Parlamento que no apoyaría automáticamente las conclusiones de la cumbre el jueves y viernes y que estaba listo para seguir negociando hasta el domingo a la noche si se necesitara más tiempo para acordar medidas que calmen a los mercados.

Los jefes de Finanzas de la zona euro sostendrán una conferencia telefónica el miércoles sobre los pedidos de Chipre y España, dijeron funcionarios del bloque.

Antes de eso, ministros de Alemania, Francia, Italia y España discutirán cómo manejar la crisis en el corto plazo, además de propuestas para una integración fiscal y bancaria mas cercana a largo plazo para preparar el terreno camino a una cumbre de la Unión Europea que empieza el jueves.

Los mercados financieros están en vilo y la presión internacional para ver acciones decisivas ha subido, pero no se espera que la cumbre, la vigésima desde que comenzaron los problemas de deuda del bloque a inicios del 2010, entregue una solución permanente a la crisis.

La sesión de ministros de Finanzas fue convocada de improviso, en un aparente intento por reparar el daño causado por una disputa pública entre Merkel y los líderes de los tres otros estados cuando se reunieron en Roma el viernes pasado, e incluso el personal de prensa de un ministro de Finanzas no se enteró de la invitación hasta la mañana del martes.

Se espera que los cuatro jefes de Finanzas intenten resolver esas diferencias antes de que Merkel y el presidente francés, Francois Hollande, sostengan una reunión previa a la cumbre el miércoles.