La ley que aprobó esta semana el Congreso no entrará en vigor, anunció el miércoles el ministro de Agricultura, Jorge Villasante. "El Poder Ejecutivo que preside Alan García no va a proceder a promulgar ninguna ley de esta naturaleza que ponga en peligro la economía del país", afirmó y señaló que el próximo Parlmento, que asumirá el 28 de julio, deberá analizar la cuestión "con mayor tiempo y mayores elementos de juicio".

La normativa autorizaba al Ministerio de Economía a realizar un canje de deuda por nuevos bonos, que equivaldrían a cerca del 1% del Producto Interno Bruto de Perú, es decir, mil millones de dólares.

Los legisladores del Partido Nacionalista, principal fuerza del frente Gana Perú del presidente electo, Ollanta Humala, habían advertido que esto generaba una "bomba de tiempo" para el próximo gobierno.

Visallante explicó que la norma constituye una "iniciativa de gasto" y, según un mandato constitucional, los congresistas no pueden proponer ese tipo de proyectos a pocos días de un cambio de administración.

"No está determinada cuál es la cantidad de bonos, a cuánto ascenderían aplicando la obligación principal o intereses", aseguró. Cuestionó que se debata y apruebe "un proyecto de ley sin tener un estudio más serio y responsable respecto al cual se está obligando al Estado peruano a, por ejemplo, que emita bonos soberanos".

Los bonos originales fueron emitidos en 1970 en una controversial reforma agraria durante la gestión del general Juan Velasco y entregados a unos 5 mil grandes hacendados cuyas tierras fueron expropiadas.

Pero la reforma fracasó y luego de varias crisis políticas y económicas, incluyendo una hiperinflación, muchos propietarios no pudieron cobrar sus papeles. Algunos, cansados por años de litigios, han vendido sus derechos a fondos de inversión de mercados emergentes como Gramercy, con sede en Connecticut.