El retorno del director técnico Fernando Quiroz y la renuncia del presidente Néstor Vicente fueron dos hechos simultáneos que sacuden por estas horas el de por sí complicado presente del club de Parque de los Patricios.

Y lo paradójico de este asunto surge lisa y llanamente del comunicado emitido hoy por el departamento de prensa, en el que confirma la incorporación de Quiroz como reemplazante de Omar Labruna y en el final del texto recuerda la dimisión presentada anoche por Vicente.

Si bien el ahora ex titular del 'Globo' no profundizó los motivos de su decisión, allegados a la entidad presumen que tiene relación directa con la grave crisis económica que atraviesa el club de Parque de los Patricios, en convocatoria de acreedores y con un pasivo superior a los 20 millones de pesos.

Esta es una de las causas por las cuales Vicente, con mandato hasta el año próximo, decidió abandonar su puesto.

Además, la angustiante situación económica ya provocó el alejamiento de Labruna, luego de la última campaña en el Apertura, en la que Huracán quedó segundo detrás del campeón, Tiro Federal, de Rosario.

Como reemplazante del ex colaborador de Ramón Díaz en River Plate se concretó entonces la vuelta de Quiroz, de reciente paso por Platense, en la Primera B.

Pero los problemas en Huracán no terminan con el alejamiento del titular, las deudas y el nombramiento del sucesor de Labruna.

Es que varios jugadores amenazaron con enviar los correspondientes telegramas solicitando la libertad de acción por falta de pago a partir del próximo lunes 3 de enero.

Además, como el club está inhibido por la Justicia para realizar operaciones comerciales se complicaron las ventas de Mauro Milano (al Querétaro, de México) y Alejandro Alonso (al Servette, de Suiza), que podrían depararle un poco de dinero 'fresco' a las sufridas arcas huracanenses.