(Video: Buenos días, América; América TV)

Alejandra Rubio sufrió un robo violento el domingo 10, a las 11 de la noche, mientras viajaba en un vehículo acompañada por su hijo y su padre. La periodista denunció la sustracción de dos celulares en la comisaría número 33. La Policía detuvo a los ladrones y pudieron recuperar los teléfonos.

"El domingo a la noche veníamos con mi papá y mi hijo en el auto. Paramos en el semáforo de Jorge Newbery para cruzar el puente. Yo estaba con las ventanillas bajas, trabajando con el celular, cosa que no debería hacer. Un motochorro me manotea el celular y forcejeamos. Cuando yo grito, mi hijo se da vuelta para mirar y también le roban el celular", relató al noticiero Buenos días América. 

Tras hacer la denuncia, la periodista se sorprendió cuando el lunes por la tarde efectivos de la Policía fueron hasta su departamento. "Habían encontrado a los chorros y nos preguntaron si nosotros éramos los dueños de unos celulares. Yo no podía creerlo. Teníamos que ir a la comisaría para que pudiéramos dar todos los datos y ellos no liberaran a los chorros, porque si no tenían damnificados no podían tenerlos detenidos", explicó.

En diálogo con Antonio Laje, Alejandra destacó la labor de los efectivos policiales que hicieron una investigación para poder encontrar a los dueños de los teléfonos robados. Y manifestó que los pudieron localizar porque cada aparato tiene un número de IP que está registrado por el Gobierno de la Ciudad.

"En una persecución de cuatro patrulleros agarraron a estos motochorros. Ellos iban en otra persecución y vieron que (los delincuentes) iban por Villa Pueyrredón en una vereda en contramano a alta velocidad. Les dan la voz de alto y no se detienen. Los empiezan a perseguir y ellos tiran los celulares. Los agarraron para tener pruebas", dijo Rubio.

Por último, contó que los encargados de la investigación pidieron a la compañía de los celulares si podían darle los nombres de los dueños. Ante la negativa, solicitaron una orden judicial y así lograron obtener sus datos. "No todo está mal, hay gente que hace las cosas bien", finalizó.

SEGUÍ LEYENDO