(Video Incorrectas – América)

Para aquel que la ve por la pantalla de televisión, puede dar la sensación de ser una mujer dura o difícil de conmover.

Sin embargo, detrás de esa imagen mediática, Nacha Guevara no deja de ser una mujer como cualquiera otra, capaz de sensibilizarse con las cosas más simples, especialmente si se trata de sus afectos más cercanos.

Eso fue lo que mostró la artista durante su último programa al frente de Incorrectas, el ciclo que Moria Casán conduce habitualmente por la pantalla de América y en el que ella la estuvo reemplazando durante estas últimas semanas a raíz del viaje de La One a Europa.

Es que acaso como para agasajarla en su despedida, la producción le llevó al piso a Juan Pablo Favero, el menor de sus tres hijos y al que no veía hace dos años.

"Yo supongo que debe haber sido más difícil para mis dos hermanos mayores, que vivieron todo. Yo era bebé y mucha memoria no tengo del caos de tener que salir de la Argentina a las corridas. Pero obviamente esa experiencia me formó en lo que soy, un trotamundos", arrancó Favero, haciendo referencia al exilio que le tocó vivir junto a sus padres cuando era niño.

"Creo que esa experiencia, aunque tiene cosas difíciles, de desarraigo y demás, también me formó. Puedo estar en cualquier lado del mundo, comunicarme con cualquier persona, me siento cómodo en cualquier lado. Tuve que aprender eso, que no era que no pertenecía a ningún lado, que uno se siente de esa manera, sino que en realidad puedo encajar en cualquier lado, y es un gran regalo, si lo ves así", agregó al respecto.

"Hago lo que me apasiona, y eso lo aprendí de mis padres. Hacer lo que a uno lo apasiona, aprender de ellos la resilencia, esa fuerza que ellos tuvieron de ir por todo el mundo, de bancarse un montón de cosas difíciles, y eso yo lo enseño hoy con mis equipos, con la gente que trabajo", subrayó, para luego referirse a cómo es para él el hecho de ser hijo de Nacha.

"Mi mamá es mi mamá, no sé. Yo sé que es Nacha, y lo que la conocen en el mundo, pero para mí es mi mamá. Otra cosa que aprendí de mis padres es que ellos nunca forzaron nada, me dieron la libertad de elegir. Me dieron oportunidades, yo creo que estuve en el escenario de chiquito, intentaron, tomé clases de batería, de violín, de clarinete, pero bueno, elegí otra cosa", expresó.

"Todos tenemos nuestras experiencias con nuestros padres, hay cosas hermosas, hubo cosas muy difíciles como el exilio, el estar ahí afuera, y no es fácil. Pero yo también he tenido oportunidades únicas. Yo no soy de decir yo soy el hijo de, ni en Argentina, pero ellos no entienden, y se los explico, que mi madre es muy famosa, y ahí empiezan a entender. Yo conocí a Messi, a Maradona, al rey de España, cosas únicas que te pasan solamente siendo el hijo de Nacha, y la que más le agradezco es haber conocido a Messi", agregó.

"Fui madre por decisión, y antes de tenerlo a él tuve un embarazo ectópico, llegué al quirófano prácticamente muerta. Me sacaron ovarios, fue una recuperación complicada, , y él no había nacido todavía, nació como a los tres años de esa operación. Nuestro cuerpo es tan maravilloso que se hace cargo. Yo tenía un solo ovario, pero el otro cumple la función del que falta, y el resultado es esta criaturita tan linda", intervino su madre, quien luego fue consultada sobre si le gustaría que su hijo, quien actualmente vive en los Estados Unidos, vuelva a la Argentina para estar más cerca suyo.

"A mí no me gustaría que vuelva, porque él hace muchos años que vive en un mundo que es muy distinto y hay cosas que es imposible comprender de este país, si no lo padecemos día a día. Tuvo una experiencia tan horrible cuando decidió quemar las naves en Estados Unidos y confiar aquí, y sufrimos tanto, que yo deseo que vaya adonde la vida lo lleve, donde sea feliz, no creo que el lugar ahora para él sea aquí", subrayó la artista, quien luego destacó lo afectuoso que es su hijo con ella.

"Él es muy amoroso, y es muy físico. Hay personas que muestran el afecto en forma de regalo, hay personas que lo muestran en forma de palabras y hay personas que lo muestran en forma física. Él es contención física, y como yo no he sido una mamá así, porque yo no he tenido ese entrenamiento, me cuesta mucho eso, así que yo adoro cuando él me abraza y me gusta tanto, y extraño tanto cuando no lo tengo", concluyó.

SEGUÍ LEYENDO