Sara Méndez y una foto de Simón, con unos pocos días de vida
Sara Méndez y una foto de Simón, con unos pocos días de vida

Escapando de la dictadura instalada en Uruguay, Sara Méndez llega a la Argentina en 1973. Es maestra; la persiguen por sus ideas de izquierda. Se instala en el barrio de Belgrano con su pareja, Mauricio. Y a su lado, sigue militando en la clandestinidad. El 24 de marzo de 1974 los militares toman el poder mediante un golpe de Estado. Tres meses después -el 22 de junio- nace su hijo. Sara lo llama Simón. Apenas unas semanas lo tiene entre sus brazos: el 13 de julio es secuestrada por una patota del Plan Cóndor, que opera bajo las órdenes de las dictaduras de ambos países, y ya no vuelve a ver a su bebé.

Méndez es llevada a un centro clandestino de detención ubicado en Floresta, conocido como Automotores Orletti. La torturan, la someten a vejaciones. Nadie le dice nada sobre su hijo. A las dos semanas ordenan su traslado a Uruguay. Permanecerá detenida cinco años. Recién en prisión, cuando puede ver a su familia, sabrá que el paradero de Simón es completamente desconocido.

Sara comenzará entonces un largo camino para encontrarlo, que se irá desarrollando a la vez que recomienza su vida, una vez que es liberada. La acompañará toda la sociedad uruguaya, pero los sucesivos gobiernos irán dándole la espalda.

Sara Kochen supo de la historia de Sara Méndez allá por mediados de los años 80. Y cuando se recibió en la Universidad Nacional de las Artes (UNA), en el departamento de Artes Audiovisuales, decidió llevarla a la pantalla grande. El resultado es un conmovedor documental que Kochen escribió, dirigió y produjo, y que este domingo 24 de mayo será estrenado por la TV Pública, a las 22 horas.

El filme cuenta con material de archivo audiovisual, fotográfico y periodístico pocas veces visto en los medios. Se destaca el testimonio que Méndez presentó durante el Juicio a la Juntas realizado en Argentina, en 1985 (el 22 de abril se cumplieron 35 años de su comienzo). También se reproducirá el spot de 1989 que la tuvo como protagonista, en el cual se exigía el voto contra la Ley de Caducidad en Uruguay; Julio María Sanguinetti, por entonces presidente de aquel país, lo censuró.

La declaración de Sara Méndez en el histórico Juicio a las Juntas Militares
La declaración de Sara Méndez en el histórico Juicio a las Juntas Militares

El repaso cronológico obliga a un reduccionismo. A mediados de marzo de 2002, y gracias a la colaboración del periodista y militante Roger Rodríguez y el senador Rafael Michelini, a mediados de marzo de 2002, Sara Méndez pudo comprobar que un joven argentino llamado Aníbal era en realidad Simón. 26 años después de la expropiación, madre e hijo pudieron reencontrarse.

A lo largo de una hora, y aportando la profundidad necesaria y el rigor indispensable, Sara Kochen describirá las tareas de los grupos de inteligencia -tanto de Argentina como de Uruguay- para capturar, secuestra y luego hacer desaparecer a militantes y dirigentes acusados de subersivos. Abordará también aquella lucha de una madre que no claudicó ante el tropiezo de pistas falsas, que quisieron instalar la certeza de que otro joven era su hijo. Y reparará en lo más importante: el reencuentro de Sara y Simón, y la reconstrucción de un vínculo roto a la fuerza. Y así, negado.

Pero el filme de Kochen está allí. Listo para visibilizarlo.

SEGUÍ LEYENDO