El testimonio de Karina Jelinek (Video: "Involucrados", América)


Lejos de aclarar lo sucedido, que ya de por sí abrió de inmediato una serie de interrogantes, Karina Jelinek aportó mayor confusión en su diálogo con los periodistas. La consulta surgió en referencia a un hombre que terminó rompiendo con su auto la barrera del barrio privado donde vive Jelinek, luego de haber participado de una cena junto a la anfitriona y dos amigas suyas, Valería Frías y Florencia Farías. Por el incidente, los cuatro terminaron declarando en una comisaría. Y se abrió una causa judicial en la que interviene la fiscal Laura Capra.

“¡Qué día de calor!”, dijo la modelo, a modo de preámbulo de su entrevista con los periodistas, en la cual por momento se la observó un tanto irascible. Luego de definir al incidente como “terrible” porque “había niños”, aseguró que fue protagonizado por “el amigo de una amiga” suya, quien “supuestamente era un chico bien”. Y relató: “Hizo el asado, aportó algo (de dinero) para el asado, después se arrepintió y salió corriendo. Había niños. Y se fue corriendo con el auto, rompió la barrera. No sé qué pasó, qué tomó que se enloqueció y se fue. (...) Con el auto a toda turbina rompió la barrera".

Jelinek aseguró que el hecho no solo la “sorprendió" sino que también la "decepcionó muchísimo”. “Después me enteré que (el hombre) quería otra cosa conmigo. ¡Peor todavía!”. Además, lamentó que este episodio la hizo “quedar mal” con sus vecinos, quienes ya estaban “un poco molestos” por otras fiestas anteriores que había realizado en su domicilio. “Me pasó esto, (que) le puede pasar a cualquiera –advirtió la modelo–. Me comí este garrón. Capaz que (el hombre) tomó algo... Si tomás un vino no vas a hacer eso. ¿Si estaba drogado? No pongas palabras que yo no dije”.

“Me mudé hace poco a Nordelta, hace unos meses, y festejé tres cumpleaños seguidos. Pero antes consulté a la autoridad del barrio hasta qué hora se puede hacer, y mandé la lista de los invitados. Sí tal vez hubo alguna queja de los vecinos por la música, pero no volverá a pasar. Ya pedí disculpas. En la próxima fiesta que haga, que va a ser en Navidad con mi familia, invitaré a todos para no ocasionar problemas".

Semanas atrás Karina había organizado un sorteo entre quienes la siguen de las redes sociales, cuyo premio era compartir una cena con ella. Las bases para participar en el concurso tampoco fueron del todo precisas, aun con la explicación que hizo en aquel momento. "Lo que estoy vendiendo es una orden de compra de 2.000 pesos de productos de mis líneas de cápsulas, a pedido de mis seguidores. Con la compra participás de un sorteo para compartir un pre en mi casa, conmigo”, informó Jelinek. Algunas versiones afirman que este hombre había resultado ganador de aquel certamen. Pero ahora, todo está bajo investigación de la Justicia.

SEGUÍ LEYENDO