Cristian Aldana observa fijamente a A., la primera denunciante que declaró ante el tribunal (Foto: Adrián Escandar)
Cristian Aldana observa fijamente a A., la primera denunciante que declaró ante el tribunal (Foto: Adrián Escandar)

"Somos perseguidos, desprestigiados, vulnerados y estigmatizados. Les pido a mis colegas que no tengan miedo. Salgan a hablar. Defiendansé. No dejen que nos roben y pisoteen nuestros ideales". Estas palabras corresponden a Cristian Aldana. Y los colegas a los que se refiere lo son por una doble circunstancia: se trata de músicos de la escena de rock independiente —como él, líder de El Otro Yo— que enfrentan una serie de graves denuncias sobre abuso sexual de menores —como en su caso—.

Así es como el cantante, quien enfrenta un juicio oral por presunto abuso de siete menores de edad, menciona a Salta la Banca, Boom Boom Kid, El Mató (a un Policía Motorizado) y, el más reciente, Onda Vaga. En su criterio, las acusaciones recaen sobre esos "grupos políticamente incorrectos" porque son "un mal ejemplo para una idea de sistema capitalista y oligarca". Y a partir de allí, la "escena musical independiente de la Argentina sufre una persecución inimaginable". Por eso Aldana se pregunta: "¿Quién será el próximo?".

Los músicos de Onda Vaga (Foto: Facebook)
Los músicos de Onda Vaga (Foto: Facebook)

Detenido en el penal de Marcos Paz desde fines de diciembre de 2016, y en huelga de hambre desde hace dos semanas para exigir "un juicio justo", Aldana sostiene que no es "ni un violador, ni un abusador, ni un golpeador". Y desde la carta abierta posteada en el Facebook oficial de El Otro Yo, realiza un particular argumento: "Quieren usar mi causa como trofeo dentro de una guerra sexista desquiciada, donde todo hombre hoy es sospechoso, arbitrariamente".

Sintiéndose una especie de precursor entre los músicos que reciben esta clase de acusaciones, el cantante apuntó a la manera en cómo se realizan las denuncias: de forma anónima, en Internet. "Ocho meses duró la página 'Víctimas de Cristian Aldana', en la que subían testimonios mentirosos y malintencionados, persecutorios, con relatos inventados, dirigidos a herir la sensibilidad de los lectores", escribió, y lamentó que a partir de entonces se realizaran "escraches" en sus shows, mientras que otros fueron suspendidos o cancelados.

"Ahora, yo me pregunto, ¿de dónde sale toda esta organización?, ¿qué intereses hay detrás?, ¿quien armó esa anónima página?, ¿de dónde sacaron la plata para viajar a amedrentar a la gente?", indagó, colocándose él mismo en el lugar de "víctima de una persecución mediática dirigida y disparada desde las redes sociales y luego, exaltada desde los medios de comunicación masivos".

Aquí, la carta abierta que Cristian Aldana volcó en las redes sociales:

SEGUÍ LEYENDO