Una rave en vivo, con personajes insólitos que bailan frenéticos vestidos con los atuendos más estrambóticos. El público que pasa y se queda por horas a presenciar shows de sus artistas favoritos. Un casting sin red, para elegir al nuevo VJ, o presentador de videos, de la señal. Un encuentro para conseguir pareja o conocer a alguien del que apenas se oye su voz. Y, de fondo, videoclips, una forma de conocer las novedades musicales que hoy parece remota. Hace 25 años salió por primera vez al aire la edición local Much Music un canal que, con el tiempo, se convirtió en un semillero inigualable de talentos que hoy brillan en los medios y también un espacio que varios destacan por su nivel de experimentación con grandes cuotas de delirio. Desde Santiago del Moro hasta Leo Montero, pasando por Diego Angeli, Carla Ritrovato, Hernán Petriz, Romina Pereiro, Marcelo Mingochea, Jimena Cyrulnik, Franco Torchia son varios los presentadores que dieron sus primeros pasos por la pantalla de aquella señal que le peleaba, con pocos recursos y mucha creatividad, a la poderosa MTV.

Much Music es en realidad una franquicia. El canal nació a mediados de los años 80 en Canadá, en manos de Moses Znaimer, un productor y visionario de los medios de ese país. Con la ilusión de que le dijera que sí, a comienzos de los '90 fue a visitarlo un joven Ralph Haiek, productor de larga trayectoria y actual titular del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), con la intención de establecer en Buenos Aires la versión latinoamericana de la señal. El canadiense aceptó la propuesta y a partir de septiembre de 1992 el Much Music comenzó a transmitir desde Buenos Aires. Pero lo que inicialmente iba a ser una señal dedicada a difundir videoclips con las novedades de la música, se convirtió en algo distinto.

Un productor histórico de Much Music define para Teleshow a aquellos primeros años como "una empresa chiquita, donde había que hacer de todo". Comenzó como un experimento, que funcionó, al borde de la legalidad, en un galpón de la calle Combate de los Pozos, y con los años pasó a formar parte de un gigante de los medios como Turner, empresa que hoy es dueña de Much Music.

A lo largo de sus 25 años de historia ocurrieron varias cosas. Y el lugar fue la plataforma desde la que despegaron varios personajes que hoy tienen un rol importante en los medios.

Entre las figuras de los primeros años estaba Diego Angeli, hoy experto en meteorología de C5N y del diario La Nación. Más adelante, una de las personalidades salientes fue Santiago del Moro, que en la actualidad, además de ser el moderador del programa Intratables, conduce El Club del Moro, por La100. El animador, muy joven, estaba al frente de uno de los programas míticos de Much Music, llamado Countdown. Por allí desfilaba todo tipo de personajes y él supo lucirse hasta llegar a convertirse en uno de los conductores más importantes de la televisión actual.

Otro de los personajes que hoy ocupa las páginas de las revistas de actualidad desde que está en pareja con Jorge Rial es Romina Pereiro. Actualmente licenciada en nutrición y parte del staff de Iúdica al dente por el canal KZO, años atrás fue presentadora de Much, en programas como Flow y Zona Latina. Allí justamente conoció a otro destacado periodista y conductor, Gustavo Olmedo, con quien estuvo en pareja varios años y quien es el padre de sus hijas.

Franco Torchia, hoy al frente del segmento El Casting de Pasión y panelista de Confrontados por las pantallas de América y Canal 9, respectivamente, además del programa radial No se puede vivir del amor, también pasó durante su juventud por Much Music. Algo que había empezado como una oportunidad laboral durante el verano de 2001, cuando el canal transmitía gran parte de su programación desde la ciudad de Mar del Plata, se transformó en una catapulta: fue por esa señal de cable por donde salió Cupido, el clásico programa de encuentro de parejas del que fue voz en off y productor general.

"Cuando volví a Buenos Aires surgió un programa hermoso e inolvidable para mí, que se llamaba Maratón VJ. Era los sábados a la tarde. Fue el primero que empezó a incorporar contenidos no musicales, a abrirse un poco del videoclip, en un momento en el que MTV era muy fuerte y Much estaba al lado en la grilla. La competencia en rating era directa. Era un programa que salía en vivo, duraba tres horas e iban personas que querían ser presentadores de videos. Se sometían al voto del público por teléfono y ahí me dieron el título de productor ejecutivo. Todo era bastante cómico porque siempre fue un canal de bajo presupuesto", le cuenta a Teleshow Torchia y agrega: "Todo cambió a partir de agosto de 2001 que surgió la idea de hacer la versión televisiva de Cupido Net, que era un sitio de encuentros de ElSitio.com, que le pertenecía a la misma empresa. Fue hacer en la tele lo mismo que era furor en la web. A mí eso me entusiasmó de entrada, yo era fan de Roberto Galán y no lo podía creer. Me encantaba producirlo. Hicimos castings y pensamos en posibles conductores y conductoras. Finalmente por un chiste interno a alguien le pareció entretenida mi voz. Terminé haciendo la voz de 'Cupido', que empezó en septiembre de 2001 y que no paró hasta diciembre de 2003″. Entre otros hitos del ciclo, está el de haber unido por primera vez a una pareja del mismo sexo en la televisión argentina, algo que en el momento generó controversias y hasta multas del Comité Federal de Radiodifusión (Comfer), la autoridad que entonces regulaba la actividad audiovisual.

Visto a la distancia, para Torchia Much fue un lugar de juego. "Para mí representó un margen de acción fenomenal, con muchísima libertad para trabajar. Quizá la contraparte de eso fue que siempre era un canal de bajo presupuesto. En mi caso además representó mi momento de hit, porque Cupido al día de hoy es una marca. Lo recuerdo como un momento de mucha libertad de trabajo y de mucho atrevimiento. Creo además que es un lugar que me dio identidad", concluye el periodista.

Los grados de búsqueda y experimentación de Much Music llegaron a niveles impensables, entre otras cosas, porque siempre se trató de una señal de puertas abiertas. El público ingresaba, veía shows y pasaba a formar parte de la escenografía. Uno de los envíos más recordados fue Much Dance, donde el estudio se convertía en una gran pista de baile. Un productor de entonces le confesó a Teleshow que nadie sabía con exactitud qué iba a ocurrir en cada emisión y que muchas veces ni siquiera se tenía control del audio. Había DJ's, drag queens, bailarines y todo era una fiesta.

Tampoco faltó el humor por aquellos años. Entre las figuras más recordadas de la señal están El Gordo Liberosky, un malvado personaje que encarnaba el actor Iván Romanelli. Luego de aquello, que le dio gran popularidad, "Liberosky" revivió hace poco tiempo en una publicidad de analgésicos. Además, el actor formó parte de la película Un cuento chino, protagonizada por Ricardo Darín.

En la versátil historia de la emisora, hasta el periodista Jorge Lanata llegó a tener un programa. En una entrevista con el diario La Nación en 2003, el animador contó: "Cuando hice Viaje al fin de la noche, en Much Music, yo tenía la sensación de que no lo había visto nadie, aunque ahora parece que hay mucha gente que lo recuerda. Viaje… fue un programa absolutamente experimental, divertido, y me sirvió mucho porque fue mi primera experiencia con la cámara. Una de las ventajas que tenía en aquel momento es que yo no era muy conocido, entonces me podía meter por cualquier lado".

Pese a las búsquedas y a la diversificación de su propuesta, la música tuvo un lugar central en la programación. Fue por eso que las autoridades del canal hacia fines de los 90 convocaron a conductores que estaban en la radio Rock and Pop, por entonces líder entre los jóvenes y amantes de la música, para integrar sus filas.

"Empecé con Rock al frente porque siempre fue mi fuerte el rock argentino y la buena relación con los músicos ayudó. Me acuerdo de hacer notas en el cordón de la vereda y comprar unas cervezas en el kiosco de al lado para los músicos. Trabajábamos así, por falta de presupuesto pero con creatividad", recuerda a Teleshow Carla Ritrovato, quien por entonces era una de las voces destacadas de la radio y la televisión. Desde la pantalla de Much, estuvo a cargo de dos programas emblema de la señal: Rock al frente e Íntimo e interactivo.

"Yo hice volver a Pappo cuando Pappo se había peleado al aire con Marcelo Mingochea, que es un bombón de ser humano. Él se levanta y lo deja porque lo había comparado con Julio Bocca. Yo lo hago volver", reconstruye la conductora entre risas, rememorando aquel recordado episodio. Entre otros, Ritrovato pudo entrevistar a Luis Alberto Spinetta, María Gabriela Epumer y Luis Salinas. Y también a figuras de otro tipo de música, como Juanes, Ismael Serrano y hasta Carlos "La Mona" Jiménez.

"A partir del Intimo e interactivo se me abrió mucho el panorama. Ese programa me ayudó a convertirme en una profesional. Hoy trabajo para una radio en Mendoza donde tal vez tengo que anunciar un tema de Beyoncé. Y yo no sabía ni quién era ni cómo se pronunciaba. La televisión abre un montón de puertas que te facilitan muchas cosas", asegura Ritrovato y concluye: "Mi paso por Much Music fue algo sensacional. No hace mucho nos juntamos varios ex Much acá en casa. Fue una familia que pudo preservarse a lo largo de los años".

En la actualidad, y reducida a su mínima expresión, la señal pasa videoclips y lejos de aquel fulgor, se puede ver en las señales digitales de algunos cableoperadores. Pero la influencia de aquel semillero que surgió hace 25 años se instaló, para siempre, en los medios argentinos.

LEA MÁS: