Marina Calabró habló de su separación de Martín Albrecht: “No hubo enojos”

Después de diez años de amor, la periodista terminó su relación de pareja con el director comercial de América y le explicó los motivos a Teleshow

Compartir
Compartir articulo
Marina Calabró y Martín Albrecht se conocieron en 2013
Marina Calabró y Martín Albrecht se conocieron en 2013

Se conocieron allá por el 2013 en el molinete de América, donde ella trabajaba como panelista de Infama y él como gerente comercial del grupo. Él quedó subyugado por su belleza, así que mandó a pedir su teléfono a través de un productor. Ella no dudó en dárselo. Y, tras concretar un primer encuentro, ambos se enamoraron perdidamente. Sin embargo, a diez años que aquel flechazo, Marina Calabró confirmó que se separó de Martín Albrecht.

Veníamos charlando mucho porque los dos sentíamos cierta desconexión y cierta distancia. Y a los dos nos empezó a pasar esto de sentir que adoramos al otro, pero que había algunas cosas que como pareja empezaban a no estar”, le confesó la columnista de Lanata sin filtro (Radio Mitre) y conductora de 8 AM (La Nación +) a Teleshow. Y, a pesar de estar muy angustiada por la ruptura, reconoció: “Fue todo muy charlado, tomándonos mucho tiempo. Y fue muy armónico porque nos adoramos y eso no cambia. Yo lo siento familia y me siento familia. Sé que cuento con él y él sabe que cuenta conmigo. No hubo enojos”.

En ese sentido, la periodista remarcó: “Él es una persona que tiene un equilibrio y una paz interior que nunca vi. Así que no hubo discusiones, no hubo tonos elevados. Lo que hubo fue una decisión de dos personas adultas, después de sentarse a charlar largamente, de pasar a otra etapa de la relación. Y de tenernos el uno al otro pero desde otro lugar. Esta es la verdad. Estoy segura de que si le preguntaran a Martín, diría las mismas palabras. Pero no porque nos hayamos puesto de acuerdo, sino porque es así”.

Marina Calabró y Martín Albrecht en uno de sus últimos viajes
Marina Calabró y Martín Albrecht en uno de sus últimos viajes

Por otra parte, Marina explicó que la ruptura lleva ya algunos meses, pero que había decidido mantener la información en privado hasta tanto estuviera en condiciones de darla a conocer públicamente. “Ya para el 5 de junio, día del cumpleaños de Martín, no estábamos juntos. Lo cual fue una gran tristeza. Para esa fecha él viajó solo porque ya estábamos así, separados, y estaba mal. Y en septiembre se tomó unos días para irse a ver a su hijo mayor a Barcelona, con el que se fue para Cerdeña. Y yo, por esos días, me fui a París con Mía”, explicó. Cabe recordar que Calabró tiene una hija de 14 años de su pareja anterior con Martín Virasoro y Albrecht es padre de Alan de 29, Frank de 24 y Kai de 15.

Finalmente, la periodista contó cómo vivió estas vacaciones junto a Mía y cómo hizo para sobrellevar el dolor por el final de su pareja. “Fueron diez días y era la primera vez que hacíamos un viaje solitas, de madre e hija. Y para mí fue por un lado demostrarme que lo podía hacer y, por el otro, fue una linda experiencia que me permitió conectarme con ella, que es un gran sostén, al igual que mi hermana, Iliana. De hecho, ella me recomendó una psiquiatra y me ayudó mucho también a procesar todo el tema de la separación”.

En una entrevista que le había dado a este medio en los primeros tiempos de su relación, Marina había contado cómo había empezado su historia de amor con Albrecht. “Me lo crucé en el molinete de la entrada y lo vi muy sonriente, así que le dije: ‘¡Qué sonriente que estás!’. Me llamó la atención, fue algo espontáneo. Y me contó que era por su cumpleaños, así que lo saludé. Ahí nos cruzamos por primera vez”, recordó.

Y explicó cómo se concretó el romance entre ambos: “Un compañero de trabajo me dijo que, a través de una persona de comerciales, Martín le había hecho una referencia sobre que le había parecido simpática. Y él me preguntó si podía darle mi teléfono. Yo le dije:No sé quién es, porque no lo conozco’. Me dijo que era quien me había cruzado el día de su cumpleaños, y le dije: ‘Ah ¿es ese? ¡Entonces sí, dale mi número!’”.