Olga Cavalli: “Algunas mujeres, cuando encuentran algún lugar de liderazgo, bloquean al resto; no todas son inclusivas”

Así lo aseguró, en diálogo con Infobae, la ingeniera en electrónica, que es integrante de Internet Society y experta en gobernanza y telecomunicaciones. Las oportunidades laborales en tecnología y el rol que juega el miedo a la hora de ocupar puestos de liderazgo

Your browser doesn’t support HTML5 video

Internet es abierta pero no necesariamente inclusiva. Al menos no lo es en su totalidad. Hay sesgos y estereotipos que se reproducen en los contenidos que se difunden. También hay un acceso desigual que tiene que ver con faltas de infraestructura y de conocimiento: muchos de los que acceden a la web no saben cómo sacar provecho de todo lo que ahí allí. Sobre estos y otros temas habló Olga Cavalli, en diálogo con Infobae.

Cavalli es ingeniera en electrónica y electricidad y cuenta con una maestría en telecomunicaciones. Es integrante de Internet Society, así como asesora del Ministerio de Relaciones Exteriores de la Argentina. Es una de las referentes del país más especializadas en el desarrollo y la gestión de la web y todo lo que eso implica: infraestructura, privacidad y ciberseguridad. En su último libro, Gobernanza y regulaciones de internet en América Latina, que se puede descargar sin costo, habla de las últimas novedades en estos temas.

-¿Internet es un lugar inclusivo?

-Internet está abierta para todos, lo que no significa que todos tengan el mismo acceso. Si ves que la mitad del mundo no tiene acceso a internet, nos preguntaríamos: ¿es inclusivo? No, hay un tema de infraestructura. Después tenés otra dimensión: no todas las personas aun teniendo acceso la ocupan de la misma manera. Por ejemplo, no hay tantas mujeres participando en internet, o en tareas tecnológicas, o a veces hay franjas etarias que no participan tanto. La gente mayor tiene dificultad para usar la tecnología. Entonces está abierta para todos pero hay barreras que habría que pensar en modificarlas para que realmente fuera abierta.

-¿El hecho de que las mujeres estén menos presente, hace que se reproduzcan ciertos estereotipos machistas?

-La cosa viene de la temprana infancia cuando uno en la casa recibe estereotipos y los va acarreando de por vida. Cuando yo era chica, mi mamá siempre trabajó, pero en la familia en general, una familia venida de Italia, tradicional, inmigrante, era como que no se sabía bien si la mujer debía trabajar o no. Yo tuve que evolucionar con ese estereotipo que estaba antes y que sigue estando en la sociedad: la idea de que el acceso al trabajo es más para el hombre y el rol de la mujer es en la casa con los hijos; pero se va evolucionando.

-¿Hay mujeres machistas?

-Algunas mujeres, cuando encuentran algún lugar de liderazgo, como que bloquean al resto. No todas las mujeres son muy inclusivas. Como dijo Madeleine Albright: "Hay un lugar especial en el infierno para mujeres que no ayudan a otras mujeres" (There is a special place in hell for women who don't help other women). Creo que es una frase interesante. A veces hay alguna mujer que va a una posición de liderazgo y bloquea un poco a otras. Pasa con los hombres también. Creo que es un poco natural conservar el poder, pero no sé si es exclusivamente de mujeres, pasa que como hay menos mujeres, capaz se nota un poco más.

-Y el hecho de que no haya tanta presencia de mujeres ¿tiene que ver con que no quieren incluirse o no las dejan?

-Las mujeres generan menos vocaciones tecnológicas, por un tema de la infancia que está más orientada hacia temas sociales, más relacionados con su rol en la familia. Y el hombre con su rol más de cosas tecnológicas. Igual somos algunas las que vamos hacia carreras técnicas, pero es un 15%, 20% según la carrera. Después está el tema del liderazgo en empresas. Hay muchas mujeres formadas, pero no tantas como hombres, para acceder a esos puestos porque hay menos mujeres capacitadas en eso. Cuando vos investigás qué pasa, por qué las mujeres no llegan ahí, hay varias razones. Por un lado, está el status quo de los hombres que llegan con más experiencia, pero también es cierto que las mujeres muchas veces no se postulan a esos puestos, a las búsquedas laborales de organizaciones y empresas. Y cuando uno investiga por qué, hablás con ellas y dicen: "Porque no me van a elegir". Y si uno no se postula, nunca lo van a elegir. Por eso cuando hablo con colegas les digo "preséntense". A una colega la eligieron para una posición muy interesante en Icann (Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números). Entonces la felicito y me dice: "Estoy ahí porque vos me dijiste que me presente". Así que hay que animarse, lo peor que puede pasar es que a una no la elijan, pero el tiempo invertido no es tanto y vale la pena porque vamos ocupando esos espacios.

Otro tema es que las mujeres tienen menos tiempo. Yo creo que las nuevas generaciones están cambiando y yo tengo mucha esperanza en las nuevas generaciones. Los hombres y las mujeres jóvenes reparten sus tareas hogareñas de otra manera, y esto les da a las mujeres más tiempo para su trabajo, para tareas sin fines de lucro, actividades fuera de su trabajo que no sea necesariamente el cuidado del hogar. Y eso creo que ha cambiado bastante desde mi generación, por suerte. Nos vamos retirando y los jóvenes tendrán el lugar de liderazgo. Poco a poco irán ocupando espacios, con nuevo reparto de tarea en el hogar y eso le dará tiempo a las mujeres y esperemos que las mujeres vayan ocupando puestos de liderazgo.

-Por lo que dice, hay un poco de miedo, como que las mujeres no terminan de levantar la mano y decir "acá estoy". ¿No?

-La mujer tiene esa cosa del perfeccionismo, un poco de temor, por haber menos mujeres en el entorno. Y en general porque en los trabajos te reprimen un poco. Yo soy ingeniera, y nunca usaba el título de joven porque no me gustaba decir "ingeniera Olga Cavalli". Y cada vez que llamaban a la oficina me decían: "¿Usted es la secretaria del ingeniero Cavalli". Entonces empecé a usar el título. Y me pasa frecuentemente cuando llaman a la oficina que me preguntan: "¿Usted es la secretaria de?" Y yo digo: "No, trabajo con el, soy parte del equipo". Todavía hay estereotipos que nos ubican en posiciones de servicio y no tanto de liderazgo. Eso te va generando una presión y para poder salir hay que romper esa barrera y ahí es donde hay que trabajar un poco, el tiempo ayuda. Pero yo tengo mucha fe en la gente joven, yo creo que las nuevas generaciones van a ir cubriendo estos gaps.

-¿Cuál va a ser la disciplina que más va a crecer dentro del rubro de la tecnología?

-Los móviles, aplicaciones móviles, dispositivos móviles, todo va a ir hacia ahí. Quien se interese por todo lo que es generación de contenido, aplicaciones basadas en móviles, cualquier dispositivo conectado a internet, no necesariamente celular va a tener oportunidades. También está internet de las cosas, automatización de tareas, machine learning, inteligencia artificial. Y otra cosa que no se dice mucho y que tiene que ver con la libertad de las mujeres es la libertad económica. Estas carreras van a tener mucha demanda laboral, están bien pagas y se puede ejercer en cualquier lugar del mundo donde se resida. Por eso a mis alumnos les digo, la vocación está bien pero cuando venga la adultez hay que tener la capacidad económica para poder sostenerse. En el caso de la mujer es interesante porque puede seguir su vida, con pareja, sin pareja, si ella tiene su propia independencia económica. Y una carrera que tiene demanda y posibilidades de crecer me parece interesante como elección laboral

-¿Entonces podemos decir que el dinero propicia la libertad?

-Totalmente. Y para la mujer es muy interesante, con este tema de la violencia. Una mujer que tiene independencia económica puede elegir dónde vivir, con quien vivir y tomar decisiones y hay algunas que lamentablemente no pueden, y se quedan en una situación adversa entonces sí, claro que la independencia económica ayuda a la libertad.

Olga Cavalli participará de la segunda Escuela Argentina de Gobernanza de Internet Argensig, que se organizará en la ciudad de Buenos Aires, entre los días 1 y 3 de octubre de 2018. Se trata de una capacitación con un enfoque nacional y regional sobre la web y su perspectivas en el futuro. La participación es gratuita, y se puede solicitar beca ingresando a la página de Argensig.

SEGUÍ LEYENDO: 

Últimas noticias

Mas Noticias