(iStock)
(iStock)

La neutralidad de la red implica que el tráfico de contenidos en la red se trate de igual manera y sin privilegiar ningún sitio por sobre otro.

1. Al darse por finalizado este principio en Estados Unidos, los proveedores de internet en ese país podrían bloquear o modificar la velocidad del servicio a discreción e imponer tarifas extras a la plataformas como sitios de noticias, redes sociales o aplicaciones para que la velocidad de acceso a sus sitios sea igual que la de sus competidores. Esto deriva en una serie de consecuencias que afectan la libertad de expresión, limitan el acceso a la información y generan un costo económico que absorberán los generadores de contenido y que podría también trasladarse a los usuarios.

2. "Sin la neutralidad de la red, por ejemplo, un usuario de Internet podría realizar una consulta en un motor de búsqueda como Google, y éste podría ser demasiado lento o estar bloqueado, por lo que, para poder conseguir la información buscada, debería recurrir a otro motor de búsqueda. En definitiva, lo que ocurriría, es que los proveedores de acceso a internet podrían restringir el acceso a determinados sitios web con el objetivo de favorecer a una empresa específica o en beneficio propio", se destaca en el sitio de Nic.ar.

3. Se limita el acceso al servicio, lo cual afecta también al usuario porque podría no acceder a todas las plataformas de igual manera.

4. Si bien el fin de la neutralidad de la red repercute en los gigantes tecnológicos como Netflix, Twitter o Facebook, los más perjudicados son las pequeñas compañías que se ven en desigualdad de condiciones para competir. Seguramente será mucho más difícil para el autor de un blog o de una incipiente compañía pagar tarifas extras o negociar condiciones de igualdad para que sus plataformas tengan la misma visibilidad que la de las grandes empresas.

5. Este acceso diferenciado no sólo limita el acceso a la información y oferta de servicios para el usuario sino que también afectaría la libertad de expresión para los creadores de contenidos.

Qué dicen las proveedoras de servicio:
Las empresas como Comcast o AT&T destacan que con este nuevo modelo podrán recaudar más dinero que se traducirá en mayor inversión y mejoras en la prestación de sus servicios.

Qué dicen los generadores de contenidos

Netflix publicó un tuit donde dijo que estaban en desacuerdo "con la decisión de limitar la neutralidad de la red que propició una era inigualable de innovación, creatividad y participación cívica".

Desde Twitter también consideraron que la decisión afecta la innovación y la libertad de expresión. Amazon, Microsoft, Google, Facebook, Mozilla y Airbnb también expresaron su repudio a la decisión de dar por tierra con la neutralidad de la red que, a su entender, favoreció hasta el momento la libre competencia, el crecimiento de la economía y el acceso a la información para los consumidores.

La situación en Argentina

"En la Argentina hoy tenemos la ley Argentina Digital que explícitamente habla de la neutralidad de la red, con lo cual para cambiar este principio tendría que surgir un decreto o una nueva ley. Igual creo que estos movimientos con el tiempo se expanden al resto del mundo. No veo que vaya a surgir un cambio en el corto plazo, pero la tendencia puede venir", destaca Ariel Graizer, presidente de la Cámara Argentina de Internet (Cabase), en diálogo con Infobae.

El experto remarcó que es fundamental defender la ley para que ningún proveedor pueda favorecer a una plataforma por sobre otra. Y en este sentido dijo que "tampoco se debe limitar el acceso por medio del zero rating". Esto se refiere a las promociones o bonificaciones de servicio que impulsan el acceso a un sitio por sobre otro.

"Para nosotros la neutralidad viene de la mano de la interconexión de redes que aseguran que un paquete de datos pasen de una terminal a otra. Nosotros tenemos vigente un decreto del 2000, que es el 764. Fue pensado para redes de telefonía y no para internet. Ahora hay que garantizar un ancho de banda determinado para no generar discriminación", concluyó Graizer.

LEA MÁS: