“No hay más muertos porque Dios es santafesino”: la llamativa frase del ministro de Seguridad sobre el uso de armas de fuego en la provincia

En una charla virtual del Foro Regional Rosario, Marcelo Sain precisó que "por cada 10 tentativas de homicidios hay dos crímenes consumados”

Marcelo Sain, ministro de Seguridad de Santa Fe (NA)
Marcelo Sain, ministro de Seguridad de Santa Fe (NA)

Siempre envuelto en polémicas y desafortunadas declaraciones, esta vez el ministro de Seguridad de Santa Fe, Marcelo Sain, aseguró que el número de homicidios en la provincia no es más alto porque “Dios es santafesino”.

En una charla virtual con representantes del Foro Regional Rosario, el funcionario de la administración de Omar Perotti manifestó que “el nivel de violencia a través del uso de arma de fuego es infinitamente mayor al de homicidios”. Y en ese sentido, precisó que “cada 10 tentativas de homicidios por uso de arma de fuego, hay dos crímenes consumados”.

A principios de este año, Santa Fe se vio saturada de una ola de homicidios vinculados al narcotráfico: para mediados de febrero ya se contabilizaban 40 asesinatos. En aquella oportunidad, Sain sostuvo que la cantidad de muertos en solo dos meses era “algo bastante estacional”.

La inseguridad se vio reducida a partir de marzo, cuando empezó a regir la cuarentena. Sin embargo, a medida que se fue flexibilizando los crímenes volvieron a ir en aumento.

“Ya tenemos una tasa de homicidios importante, pero en Santa Fe hay un alto nivel de problemáticas vinculadas al uso de arma de fuego”, expresó Sain. En ese contexto, agregó que “no hay más muertos porque Dios es santafesino”.

El funcionario emitió esas declaraciones durante uno de los foros que realiza semanalmente con organizaciones de la sociedad civil para debatir sobre tres proyectos de leyes que el Gobierno provincial enviará a la Legislatura para reformar la fuerza de seguridad.

Marcelo Sain y el Gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, debieron lidiar con una feroz ola de homicidios en los primeros dos meses del año (Foto NA).
Marcelo Sain y el Gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, debieron lidiar con una feroz ola de homicidios en los primeros dos meses del año (Foto NA).

Luego de avanzar hacia la fase de distanciamiento social, preventivo y obligatorio, al volver a aumentar la circulación de gente y reducirse los controles de seguridad, las principales ciudades santafesinas volvieron a mostrar hechos violentos y un recrudecimiento de los homicidios dolosos. Si bien la situación no se asemeja a los meses de enero y febrero, sigue siendo preocupante.

El Ministro explicó la problemática separando por un lado el principal tema, que radica en disputas territoriales entre bandas dedicadas al narcomenudeo, y por otro lado en la ciudad de Santa Fe, donde los asesinatos están principalmente vinculados a problemas interpersonales entre individuos que ya se conocen.

”El fin de semana pasado hubo tres homicidios en la ciudad de Santa Fe y fueron peleas entre personas, dentro de casas, tomando vino o en cualquier circunstancia”, ejemplificó. ”No es intento de asalto ni mercadeo minorista de droga”, agregó, “sino que son problemas fuertemente imbuidos de una cultura de la resolución del conflicto a través de la violencia extrema, que tenemos que trabajar como sociedad”.

Por otro lado, Sain señaló la problemática de la circulación de armas de fuego en la provincia, de las cuales no hay estadísticas sobre el mercado ilegal. “Cuando uno ve las ametralladoras que tienen los narcos, son las mismas que tiene la policía”, declaró. Y por último denunció: “Aunque no sepamos cómo una cosa llevó a la otra, intuimos que el Estado tiene armas en su posición patrimonial y al mismo tiempo tiene armas en custodia judicial, que de alguna manera terminan en el mercado ilegal y son armamentos de uso criminal”.

Seguí leyendo:

TE PUEDE INTERESAR