Adolfo Rubinstein: “El sistema de salud no está en riesgo de colapso, por ahora”

El ex secretario de Salud de la Nación coincidió con Ginés González García, quien dijo que la disponibilidad de camas de terapia intensiva no es un tema crítico por el momento. "Si hubiéramos tenido tests con las medidas que tomamos, hoy no estaríamos donde estamos", criticó

"Si se decide endurecer las medidas, el tema es cuál va a ser el incumplimiento social de esto. Una cosa es tomar la decisión cuando comenzó la cuarentena y otro es ahora después de tres meses", dijo Rubinstein (Nicolás Stulberg)
"Si se decide endurecer las medidas, el tema es cuál va a ser el incumplimiento social de esto. Una cosa es tomar la decisión cuando comenzó la cuarentena y otro es ahora después de tres meses", dijo Rubinstein (Nicolás Stulberg)

La curva creciente de casos positivos de coronavirus instaló un tema en la agenda del país: la sostenibilidad del sistema sanitaria y la disponibilidad de camas en terapia intensiva. Ginés González García, ministro de Salud de la Nación, dijo que sólo el 3,4% de las 11.500 camas disponibles en los sistemas públicos y privados de salud están ocupadas por pacientes graves de Covid-19. “No tenemos actualmente un tema crítico con las camas, pero el ritmo evolutivo de la enfermedad podría provocar que en un tiempo no demasiado largo tengamos un problema”, afirmó el funcionario.

Adolfo Rubinstein, ex secretario de Salud de la Nación, quien precedió al actual ministro en la gestión anterior, coincidió en la lectura. “La tasa de ocupación de camas de terapia intensiva es uno de los indicadores más duros para analizar cómo sigue la cuarentena”, analizó y, a su vez, aseguró que “hay un claro cambio en la pendiente y es lógica la preocupación de todos, pero el sistema de salud por ahora no está en riesgo de colapso”. Resaltó que hay margen porque el impacto de las medidas se traduce en la línea de contagios dos semanas después.

“Hay un poquito de margen para seguir el aislamiento como está. La situación se puede desbordar en cualquier momento. Esta semana es crítica”, avisó en diálogo con Andrés Lerner en Salvemos Kamchatka por FM La Patriada. Rubinstein también tuvo palabras de cuestionamiento al tratamiento sanitario de la pandemia: “El punto más cuestionable es que estuvimos tres meses confinados y en las últimas semanas la cosa empezó a deshilachar y la gente comenzó a incumplir. No sólo es cansancio, sino también que una gran parte de la sociedad vive al día. Si se decide endurecer las medidas, el tema es cuál va a ser el incumplimiento social. Una cosa es tomar la decisión cuando comenzó la cuarentena y otro es ahora después de tres meses”.

Un grupo de médicos trabaja en la Unidad de Terapia Intensiva en el Hospital Posadas. Para el ministro de Salud aún no es un tema crítico la disponibilidad de camas (EFE)
Un grupo de médicos trabaja en la Unidad de Terapia Intensiva en el Hospital Posadas. Para el ministro de Salud aún no es un tema crítico la disponibilidad de camas (EFE)

“En los países como el nuestro y Uruguay hay pocos casos y es más sencillo bloquearlos rápidamente”.

Según su visión, no se preparó la respuesta comunitaria para evitar la escalada de casos y sugirió que había que prever con anticipación los operativos de detección rápida y aislamiento de contactos estrechos. Y criticó que desde el comienzo de la pandemia, con la experiencia europea como modelo, se tendrían que haber comprado reactivos para testeos, “como hicieron en Chile y en Perú”. “Si nosotros hubiéramos tenido tests con las medidas que tomamos, que fueron muy oportunas, hoy no estaríamos donde estamos”, remarcó.

Adolfo Rubisntein firmó una columna de opinión en Infobae que inspiró la respuesta de Ginés González García. Decía que el Gobierno “se encuentra entrampado sin poder avizorar un destino de salida de la crisis ocasionada por el aislamiento y la pandemia” y se preguntaba “¿qué falló para que después de tres meses de confinamiento estricto sigamos considerando la cuarentena como el único instrumento capaz de controlar la epidemia en nuestro país, cuando ningún otro la prolongó por tanto tiempo?”.

Una imagen de una de las reuniones de transición entre Adolfo Rubinstein y Ginés González García
Una imagen de una de las reuniones de transición entre Adolfo Rubinstein y Ginés González García

En cuanto a la división política que se da en el marco de la crisis por la pandemia, opinó que “se generó una suerte de discurso demasiado fundamentalista desde todos los sectores”. “Se generaron estas actitudes de grupos anticuarentena que son bastante ridículos. Hay que bajar los decibeles y en este momento se requiere un esfuerzo mayor de la sociedad”, valoró. En declaraciones radiales, también dijo que se necesita un acuerdo político con la oposición y aseveró que “se está gobernando por decreto” por el funcionamiento reducido del Congreso y la Justicia.

En diálogo con Marcelo Longobardi por radio Mitre, el ministro de Salud consideró que hay que poner un stop en la circulación con restricciones y respondió a las palabras de su antecesor: “Ahora resulta que se pasen por todos los medios diciendo lo que hay que hacer. Ya que no fueron buenos ministros, deberían ser mejores ex ministros”.

Seguí leyendo:

¿Qué falló para que en la Argentina sigamos en una cuarentena que se torna infinita?

Ginés González García: “Sólo 393 de las 11.500 camas de terapia intensiva están ocupadas por pacientes con coronavirus”