Las prótesis mamarias han sido vinculadas con un extraño tipo de cáncer linfático (iStock)
Las prótesis mamarias han sido vinculadas con un extraño tipo de cáncer linfático (iStock)

La Confederación Internacional de Sociedades de Cirugía Plástica (ICOPLAST), que reúne a entidades de 60 países -incluidos los Estados Unidos, Canadá y Australia-, difundió un comunicado a nivel global en el que asevera que "los implantes mamarios se consideran seguros en general, aunque pueden tener efectos secundarios raros y graves".

Según el organismo internacional con sede en Holanda, "los problemas más comunes asociados con los implantes mamarios son la contractura capsular, el desplazamiento y la rotura del implante".

En el comunicado se afirma que "efectos secundarios se han estudiado ampliamente, especialmente en el campo de las enfermedades autoinmunes como el síndrome de Sjogren y la artritis reumatoide y una forma rara de cáncer linfático, BIA-ALCL".

Respecto de este último –el linfoma anaplásico de células grandes asociado a implantes mamarios- explica que generalmente se presenta con "un agrandamiento rápido de la mama debido al fluido alrededor del implante (denominado 'seroma tardío'). Se diagnostica mediante el estudio de las células en ese líquido y, en general, se puede tratar con cirugía y, cuando está indicado, con tratamientos oncológicos específicos".

El comunicado fue difundido a nivel mundial en el marco de las repercusiones de la investigación The Implant Files, liderada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICJI), de la que participan 58 medios del mundo, entre ellos, Infobae, La Nación y Perfil, por Argentina.

En este trabajo, que se viene publicando desde el domingo último en simultáneo 36 países, se alerta sobre las debilidades en los controles sanitarios de los distintos países en relación a la seguridad de los implantes y dispositivos médicos que se usan en los pacientes, las insuficientes pruebas clínicas antes de lanzarse nuevos modelos al mercado, y el ocultamiento de la cantidad de efectos adversos.

El texto fue replicado oficialmente en nuestro país por la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica Estética y Reparadora (SACPER), y distribuido esta tarde entre los cirujanos de nuestro país .

Consultado por Infobae, Jorge Pedro, cirujano plástico del Hospital de Clínicas y secretario de Comunicación de la SACPER, explicó que  este tipo linfoma "es de baja incidencia, pero existe". "Todo tipo de implante en el organismo produce un tejido inflamatorio como reacción. En el caso de las prótesis mamarias, se genera alrededor de la cápsula de silicona. Algunas de esas células linfáticas pueden  malignizarse y ser cancerígenas. En la mayoría de los casos tiene curación".

También afirmó que "hay unos 500 casos identificados en todo el mundo, en los alrededor de 15 millones de prótesis mamarias que se colocaron" y que "el registro oficial lo llevan Australia y los Estados Unidos".

Registros de implantes mamarios

En el comunicado, la ICOPLAST agrega que "las enfermedades autoinmunes (como el síndrome de Sjögren, la fatiga crónica y la artritis reumatoide) también se han investigado en relación con los implantes mamarios. Estos síntomas se han denominado síndrome de ASIA o enfermedad de implantes mamarios (BII)".

Sin embargo, según la entidad internacional, "no hay evidencia concluyente de un vínculo causal, y se necesita más investigación para evaluar cualquier vínculo potencial entre el síndrome autoinmune / inflamatorio inducido por adyuvantes (síndrome ASIA) y los implantes mamarios".

En este sentido, ICOPLAST advierte que "se necesita más financiación para apoyar la investigación sobre el síndrome BIA-ALCL y ASIA" y que "la recopilación de datos a través de registros nacionales efectivos de dispositivos mamarios es una parte esencial de esta investigación".

En este sentido, la entidad internacional destaca que estos registros de dispositivos mamarios, "combinados con la colaboración internacional, tienen la capacidad de mejorar significativamente los resultados de salud para pacientes con dispositivos mamarios implantables en todo el mundo".

(iStock)
(iStock)

La ICOPLAST destaca que "el registro australiano de dispositivos de mama (ABDR) es un modelo para dichos registros nacionales", que recopila información anónima sobre pacientes con implantes mamarios. "La facilitación de la comparación internacional de los resultados de estos registros, dentro del marco legal internacional de protección de la privacidad, se habilita a través de la Colaboración Internacional de Actividades de Registro de Senos (ICOBRA), una red colaborativa de sociedades nacionales de cirugía plástica, sociedades de cirugía de senos, reguladores e investigadores".

Asimismo, la ICOPLAST destaca que "las mujeres que presenten estos efectos secundarios deben tomarse en serio, apoyarse y examinarse. BIA-ALCL es poco frecuente y, por lo general, es fácilmente tratable".

Pedro aseguró, al ser consultado por Infobae,  que "toda esta información se le da a la paciente en el consentimiento informado".Y si bien admitió que "a la fecha no hay relación directa con cáncer o enfermedades autoinmunes, no se puede descartar completamente a futuro", por lo que  "se sigue estudiando el tema".

Las prótesis mamarias, "como cualquier implante en el organismo, tienen una vida útil y pueden generar problemas, se encapsulan, o pueden romperse. Las estadísticas dicen que 1 de cada 10 pueden tenerlo. Por eso le hacemos firmar a la paciente que, cada 10 años, tienen que cambiárselas", agregó este cirujano plástico con 30 años de experiencia.

El comunicado de la ICOPLAST recomienda  a las mujeres que deseen hacerse una cirugía de implantes mamario, "asegurarse de estar completamente informadas de fuentes confiables" y las invita a que "registren su implante y cirugía en la base de datos nacional".

Seguí leyendo: