Los taxistas detuvieron una movilización a favor de Uber
Los taxistas detuvieron una movilización a favor de Uber

La convocatoria era para las 18. Un "Ubertazo" frente a la Legislatura porteña que prometía más de 1.000 personas, entre conductores y pasajeros, en representación de Uber. Pero a las 17.20, la idea de una concentración masiva y multitudinaria ya era una utopía. En Perú al 100, 100 taxistas se presentaron e impidieron por la fuerza que tal movilización cumpliera el objetivo.

El encuentro estuvo organizado por Yamil Santoro, fundador del partido Mejorar, quien apoya la moción para que la Ciudad admita a Uber como un sistema de transporte legal. Santoro, delante de un banner y acompañado por algunos jóvenes miembros de la agrupación, fue el centro de un escrache masivo que culminó con custodia policial y una retirada en patrullero pasadas las 18.

Yamil Santoro se fue rodeado de taxistas que lo insultaban
Yamil Santoro se fue rodeado de taxistas que lo insultaban

"Es una mentira que el servicio hacia los pasajeros es mejor con estas aplicaciones. Yo soy dueño de mi taxi y de mi licencia y jamás tuve algún problema. Pasa que se generaliza, como también debe haber casos en Uber o Cabify de conductores irrespetuosos, acosadores o que le hayan hecho vivir alguna situación violenta a alguna pasajero o a algún usuario", dijo a Infobae Javier, miembro de Taxistas Unidos, agrupación de la cual se sospecha que organiza cada ataque hacia los vehículos que funcionan en Uber.

"Van a venir muchas personas, aguantame hasta las 18.20", le susurró Santoro a un policía que, junto a otros oficiales, le solicitó que juntara sus cosas y se retirara para evitar que se produjeran agresiones físicas, sumadas a las verbales. "Pedite un taxi ahora, hijo de puta. Santoro vende patria. Estás dejando miles de familias en la calle con tu aplicación ilegal. ¿No te das cuenta que tenemos hijos y que nos está faltando laburo?", lo increpó un taxista, quien debió ser retirado para evitar que lo golpee.

La concentración de los taxistas fue a las 17, una hora antes de lo establecido por Santoro, quien dialogó con Infobae cerca de las 15 y aseguró: "Estamos acá porque sabemos que van a venir taxistas pero nosotros también vamos a ser muchos. La policía va a prevenir cualquier agresión, pero al ubicarnos ya garantizamos el espacio". Nada de eso ocurrió.

La convocatoria era a favor de Uber pero fue suspendida por la presencia de los taxistas
La convocatoria era a favor de Uber pero fue suspendida por la presencia de los taxistas

Los fuegos artificiales anticiparon el sonido de un bombo que comenzó a sonar desde la esquina y continuó durante varios minutos, con diversos cantitos, apuntados a Santoro y al "pedido inmediato para que Uber deje de circular. Ahora desde el Gobierno de la Ciudad se escandalizan y nos señalan a nosotros como violentos. Pero ellos tardaron tres años en intentar regularizar un tema que generó toda esta violencia", expresó otro chofer, que pidió reservar su nombre, a Infobae.

Cerca de las 18.15, la Policía logró que Santoro -junto a sus colaboradores- se retiraran del lugar. "Garantizame que me voy a poder ir, aunque sea un par de cuadras", pidió el abogado. "Te vamos a seguir hasta abajo de la cama, a vos y a todos los que quieran defender algo que es ilegal", lo amenazaron los taxistas.

Santoro soportó insultos y escupitajos por parte de algunos choferes de taxi
Santoro soportó insultos y escupitajos por parte de algunos choferes de taxi

La Legislatura tiene previsto para el 8 de noviembre tratar un proyecto del bloque Vamos Juntos, el cual buscará agravar las penas a quienes transporten pasajeros de manera ilegal. En ellas se contempla la retención de la licencia de conducir y una multa económica que podría alcanzar los 200 mil pesos.

El proyecto estipula que los agentes de tránsito podrán retirarle la licencia "a quien preste un servicio de transporte de pasajeros sin el permiso, autorización, concesión, habilitación o inscripción que la normativa aplicable requiera, sin perjuicio de la sanción pertinente".

Fotos: Nicolás Aboaf

SEGUÍ LEYENDO: