“Síndrome diciembre”: qué decir ante un comentario agresivo en las reuniones, según una experta de Harvard

Las fiestas pueden ser un caldo de cultivo para el conflicto, más en este mes cuando todos están bajo altos niveles de estrés y cansancio. La propuesta de una especialista es utilizar el silencio y la cortesía como armas para neutralizar a otros

Compartir
Compartir articulo
La experta de Harvard destacó la importancia de mantener una actitud positiva y controlada frente a comentarios desafortunados o agresivos en reuniones de fin de año (Imagen Ilustrativa Infobae)
La experta de Harvard destacó la importancia de mantener una actitud positiva y controlada frente a comentarios desafortunados o agresivos en reuniones de fin de año (Imagen Ilustrativa Infobae)

En las reuniones de Navidad y Año Nuevo se suele producir el encuentro con familiares, amigos y compañeros de trabajo que brindan alegría y entusiasmo por el festejo, pero también con personas confrontativas o negativas, que se caracterizan por sus respuestas desubicadas o agresivas que pueden arruinar cualquier evento.

Si bien existen múltiples causas para llegar a fin de año más estresados y reactivos, hay personajes que siempre se destacan por su gusto por el conflicto. Ante estas situaciones, ¿cómo reaccionar para evitar que nos arruinen la fiesta?

Existe una respuesta que exige bastante control mental, pero muy efectiva: el silencio. Según Sara Jane Ho, experta en etiqueta formada en Harvard, si una persona lanza un comentario agresivo o un insulto, “simplemente hay que aceptarlo y seguir el juego, siendo muy sonrientes”.

La doctora Cynthia Dunovits (MN 123.009), médica especialista en psiquiatría y jefa de la División de Psicofarmacología del Hospital de Clínicas de la UBA , explicó que a fin de año se da una suerte de “síndrome de diciembre” y han aumentado las consultas por estrés, en un contexto del país que ha generado una “hiperreactividad” en los argentinos:

La reunión familiar de fin de año puede ser un momento de alegría y también de tensión debido a la presencia de parientes confrontativos, un fenómeno amplificado por el estresante contexto social actual
(Imagen Ilustrativa Infobae)
La reunión familiar de fin de año puede ser un momento de alegría y también de tensión debido a la presencia de parientes confrontativos, un fenómeno amplificado por el estresante contexto social actual (Imagen Ilustrativa Infobae)

“Hemos atravesado un año muy particular en el país y, a nivel social, fue con mucha expectativa, incertidumbre y polarización”, dijo la doctora. De ahí que puedan surgir de ciertas personas respuestas intempestivas o hirientes que ataquen sin aviso a muchos desprevenidos.

Explicó la especialista: “El estrés es una respuesta adaptativa a la incertidumbre, a la amenaza del cambio y al aumento de demanda que se da en este momento del año. Nuestro sistema de alarma genera un incremento de la capacidad de respuesta. Por eso nos sentimos más alertas, más nerviosos, lo que repercute en nuestra calidad de sueño, en nuestro apetito y en otros síntomas”.

La médica agregó que “las dificultades económicas, exacerban las expectativas y la incertidumbre. Toda decisión o cambio genera una respuesta adaptativa de estrés”.

A pesar de todas estas motivaciones, a las personas agresivas se les debe poner un límite, dijo Ho, la especialista de Harvard, y evitar que sus comentarios o preguntas arruinen el estado de ánimo durante las fiestas.

Cómo evitar las discusiones

El estrés de fin de año puede influir en nuestra capacidad de respuesta en situaciones de tensión familiar, lo que puede llevar a arruinar el festejo (Imagen Ilustrativa Infobae)
El estrés de fin de año puede influir en nuestra capacidad de respuesta en situaciones de tensión familiar, lo que puede llevar a arruinar el festejo (Imagen Ilustrativa Infobae)

Los expertos dicen que existen técnicas para minimizar el conflicto. Es posible desviar una conversación, estar en desacuerdo de manera productiva o, si es necesario, defenderse.

Sara Jane Ho es experta en etiqueta formada en la Universidad de Harvard, presentadora del programa de Netflix “Cuida tus modales” y autora del libro del mismo nombre (“Mind Your Manners”). También es la fundadora del Institute Sarita, una academia de buenos modales. Una de las materias más importantes que enseña es el comportamiento.

La etiqueta, ha dicho la experta, es el pegamento que mantiene unida a la sociedad.

“El espíritu de etiqueta, sin importar en qué parte del mundo, es el mismo: se trata de respeto y consideración por los demás, y de cómo hacer que se sientan cómodos a tu alrededor”, ha dicho Ho en una entrevista a CNN.

Y añadió a CNBC Make: “A menudo siento que, cuando la gente es grosera, lo mejor es simplemente no decir nada. Que todos se regodeen en su mala conducta”.

La experta recomendó evitar que los comentarios arruinen el estado de ánimo durante las fiestas. “El mayor poder es demostrar que la otra persona no tiene poder sobre ti”, dijo Ho.

La experta en etiqueta de Harvard Sara Jane Ho destaca que la etiqueta es el pegamento que mantiene unida a la sociedad y promueve aplicarla  en las reuniones de fin de año (Imagen ilustrativa Infobae).
La experta en etiqueta de Harvard Sara Jane Ho destaca que la etiqueta es el pegamento que mantiene unida a la sociedad y promueve aplicarla en las reuniones de fin de año (Imagen ilustrativa Infobae).

Además, la experta tiene otro as bajo la manga para defenderse de gente desubicada: es una pregunta muy cortita, pero capaz de ponerla en su lugar sin agredir.

“Si fuera un amigo el que te dijera algo malo, normalmente miro hacia arriba y digo: ‘¿Estás bien?’”, explicó a CNBC Make. Esas dos palabras pueden indicar que además de no tomar el comentario como algo personal, en realidad no lo tenemos en cuenta. Tan importante como el contenido es el tono, enfatizó Ho. “Cuando dices: ‘¿Estás bien?’ no seas breve ni brusco. Utiliza un tono amistoso”, afirmó.

“No estoy siendo ofensiva”, expresó la experta. “Vengo desde un lugar de cuidado y eso generalmente es para poner a la otra persona bajo control”. Y reafirmó que, independientemente de quién esté haciendo el comentario negativo, no dejar que la otra persona controle nuestro estado de ánimo.

Cuando los groseros son los suegros, Ho dio recomendaciones especiales: “No es tu trabajo reprenderlos. Es el trabajo de tu pareja. Puedes dejar que tu cónyuge haga el ‘trabajo sucio’ de explicar a sus padres por qué ciertos comentarios son inapropiados”, dijo Ho.

“El mayor poder es demostrar que la otra persona no tiene poder sobre ti”, destacó Ho. Así poder disfrutar las fiestas a pleno
“El mayor poder es demostrar que la otra persona no tiene poder sobre ti”, destacó Ho. Así poder disfrutar las fiestas a pleno

La misma regla se aplica cuando son nuestros padres quienes dicen algo que incomoda a nuestra pareja. “Necesitas cuidar de tus padres y la pareja debe cuidar de sus padres”, afirmó Ho.

En resumen, la estrategia es mantener el control. “El mayor poder es demostrar que la otra persona no tiene poder sobre ti”, destacó Ho.

Cómo evitar el estrés de las fiestas

La doctora Cynthia Dunovits sostuvo que para no dejarse llevar por el vértigo de las fiestas de fin de año es importante entender que “en diciembre termina el año pero no la vida y que uno debe enfocarse en pensar en el deseo y no en el deber, es decir, preguntarse “qué quiero hacer” y “cómo quiero pasarla”, más que cómo responder a las expectativas o a lo que plantea el discurso imperante, la publicidad o las redes sociales.

No deja de ser un momento de balance las fiestas. En este contexto muchas veces la emoción puede ganar de mano a las personas en las reuniones familiares
No deja de ser un momento de balance las fiestas. En este contexto muchas veces la emoción puede ganar de mano a las personas en las reuniones familiares

Con respecto a las reuniones, Dunovits las define como momentos donde se exponen dinámicas vinculares “que vienen de larga data”. “Hay que entender que no hay que resolverlo todo en diciembre, que se puede transitar este momento del año de manera amorosa, positiva y que, luego del 1 de enero, la vida sigue, al igual que nuestros vínculos”.

Por otra parte, advierte que es importante entender que la llegada del fin de año es un momento de balance. Sugiere tratar de hacer una valoración positiva del año, identificar objetivos y metas afectivas como también sostener rutinas tales como hacer ejercicios, tener una alimentación y vínculos saludables.