Con la cita de un libro, Florencia Kirchner hizo alusión a su estado de salud

La hija de la vicepresidenta hace casi un año que se encuentra en Cuba realizando un tratamiento médico

Florencia Kirchner volvió a aparecer en redes sociales y, desde Cuba, a través de la cita de un libro hizo alusión a su estado de salud.

El pasado martes, antes de emprender su regreso a Argentina, Cristina Kirchner publicó la primera foto junto a su hija desde que inició su tratamiento médico en La Habana como consecuencia del estrés postraumático y un linfedema en las piernas. Además de la imagen en la que se las ve expresando una moderada mueca sonriente, la publicación sirvió para presentar en sociedad la cuenta de Instagram de Florencia.

En solo tres días @florenciakf superó los 42 mil seguidores. Sus primeras dos publicaciones fueron una obra del artista George Owen Wynne Apperley llamada “España Enlutada”, de 1937, y un reposteo de la imagen que subió la vicepresidenta junto a ella. Esta vez decidió referirse a su estado de salud.

En la imagen subida a la red social se la ve a ella con el rostro tapado por un libro titulado De la enfermedad, de la escritora Virginia Woolf. La autora describió en su obra -publicada en 1925- metáforas sobre la salud, la enfermedad, las relaciones entre el cuerpo y el alma. Florencia Kirchner destaca en su publicación: “Porque es la uno (Woolf), publicó este texto en 1925 para una revista y es de los mejores que tiene de no ficción, como para subrayarlo entero”.

(@florenciakf)
(@florenciakf)

Luego citó frases de Ángela Pérez, la autora del prólogo: “La transformación interior y exterior que desencadena en nosotros la enfermedad, el distanciamiento de los sanos. La pobreza del idioma para expresar el dolor físico. Las palabras dejan de fluir cuando el enfermo intenta describir el dolor”.

La hija del ex matrimonio presidencial agregó otras textuales del libro: “El cuerpo interviene todo el día, toda la noche; se embota o se agudiza, se embellece o se marchita” / “Sin embargo, no sólo necesitamos un lenguaje nuevo más primitivo, más sensual, más obsceno, sino una nueva jerarquía de las pasiones: hay que disponer el amor a favor de los cuarenta grados de fiebre...” / “Hay una selva virgen en cada uno; un campo nevado en el que se desconocen incluso las huellas de los pájaros” (...) En cuanto nos vemos obligados a guardar cama o a reposar entre almohadones en un sillón y alzamos los pies unos centímetros sobre el suelo el otro, dejamos de ser soldados del ejército de los erguidos; nos convertimos en desertores. Ellos marchan a la batalla. Nosotros flotamos con las ramitas en la corriente; revueltos con las hojas muertas en el prado, irresponsables e indiferentes y quizá por primera vez en años capaces de mirar a nuestro alrededor, alzar la mirada y ver, por ejemplo, el cielo”. En apenas un par de horas, el posteo en su cuenta de Instagram superó los 8 mil likes.

El sábado pasado, en la presentación de “Sinceramente” en la Feria del Libro de La Habana, Cristina Kirchner se refirió al estado de salud de su hija: Quiero personalmente agradecer al Gobierno de Cuba y a los médicos. Como madre tuve la experiencia fantástica de que (Florencia) fuera diagnosticada adecuadamente y hoy la verdad es que está muchísimo mejor, expresó.

Florencia Kirchner enfrenta en la Justicia argentina imputaciones en las causas “Hotesur” y “Los Sauces”, acusada de integrar una presunta asociación ilícita (con su mamá y su hermano Máximo entre otros) y de realizar supuestas maniobras de lavado de dinero, por eso su abogado debe informar regularmente cuál es su cuadro de salud. El año pasado, ante un requerimiento del Tribunal Oral Federal 5, los médicos cubanos que la atienden enviaron una carpeta con consideraciones generales sobre la enfermedad que sufre.

Seguí leyendo: