Mauricio Macri se reunió con los gobernadores y legisladores en Olivos (Prensa Presidencia)
Mauricio Macri se reunió con los gobernadores y legisladores en Olivos (Prensa Presidencia)

Mauricio Macri convocó al primer encuentro de la nueva mesa de conducción de Juntos por el Cambio, que se realizó en la nueva sala de reuniones de la Residencia de Olivos, hasta donde fueron los que seguirán siendo gobernadores de la coalición, Horacio Rodríguez Larreta y Gerardo Morales, la gobernadora saliente María Eugenia Vidal, el todavía gobernador de Mendoza y titular de la UCR, Alfredo Cornejo, además del presidente de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro y el presidente del PRO, Humberto Schiavoni, y el senador Miguel Angel Pichetto, que está organizando un espacio que podría denominarse “peronismo democrático”. Un dato que no pasó inadvertido fue la ausencia del jefe de Gabinete, Marcos Peña, participante habitual en este tipo de tertulias.

El encuentro se realizó en la sala que fue construida con material reciclado y mantiene temperatura uniforme sin utilización de artefactos de refrigeración o calefacción, ubicada cerca del área de trabajo presidencial conocida como “Jefatura”, y sirvió para abrir una nueva instancia de conducción de la coalición que a partir del 10 de diciembre pasará a la oposición.

Luego de la introducción de Macri destacó la importancia de representar acabadamente al 40% que decidió acompañar a Juntos por el Cambio a pesar de la crítica situación económica, manifestando una sólida empatía con los valores republicanos.

La reunión se concretó a días de que la UCR emitiera un comunicado en abierta distancia con la posición que expresaran Macri y el canciller Jorge Faurie en relación a la crisis institucional en Bolivia, aunque se aseguró que estaba prevista de antemano. De hecho, solo lateralmente se habló del tema, cuando se acordó en la importancia de “coordinar posiciones en los principales temas en debate”.

Trascendió que Cornejo, habitual crítico de la conducción de Macri, fue uno de los que más habló en el encuentro, siempre resaltando la necesidad de sostener la unidad. “Tuvo palabras muy importantes y ponderadas a favor de compartir las decisiones en un marco que no ponga en riesgo la fortaleza de estar juntos”, aseguró uno de los participantes a Infobae. El todavía gobernador de Mendoza -a partir del 10 de diciembre será diputado nacional- además resaltó que “esta opción tiene que ser una opción de poder”.

Pichetto, por su lado, destacó “el liderazgo que alcanzó Macri en la coalición, tal como se vio en las movilizaciones que realizó en el último mes de campaña”, lo que -obviamente- no fue discutido por nadie delante del Presidente saliente. Ferraro mencionó a Lilita Carrió y aseguró que, a pesar de la renuncia, seguirá dando el apoyo cada vez que sea necesario.

El presidente de la UCR propuso mantener sólida y unida a la coalición para representar al 40% del electorado que los votó.
El presidente de la UCR propuso mantener sólida y unida a la coalición para representar al 40% del electorado que los votó.

También hubo coincidencias en relación al papel que la coalición tiene que jugar durante el gobierno de Alberto Fernández, “acompañando lo que haya que acompañar, y marcando límites cuando lo creamos necesario”. Se acordó, por otro lado, que hay que abrir la mesa a los líderes parlamentarios, que tendrán un rol institucional crucial a la hora de hacer escuchar la voz de Juntos por el Cambio en el debate público.

Al respecto, se comentó que Emilio Monzó, que ya no será diputado el próximo 10 de diciembre pero lidera un grupo de diputados díscolos, ayer mantuvo una reunión a solas con Macri. Aunque no trascendieron los términos de la conversación, se supo que no se alcanzó ningún tipo de acuerdo. Es que esos legisladores son críticos a la designación de Cristian Ritondo al frente del próximo bloque PRO.

En un verdadero e inusual raid político, Macri este lunes se reunió con Patricia Bullrich, quien sería la próxima presidenta del PRO, un cargo que formalizaría en el mes de febrero o marzo, a más tardar. Tiene el aval de Rodríguez Larreta para alcanzar esa posición. La secretaría general quedaría a cargo de Eduardo Machiavelli, quien fuera jefe de campaña del Jefe de Gobierno que ganó en primera vuelta con el 55% de los votos.

Por último, se acordó mantener reuniones cada 15 días, o sea, que la próxima se concretará antes de fin de noviembre, uno o dos días antes de que Macri viaje a Madrid a la conferencia de cambio climático y a Río Grande do Sul para la reunión del Mercosur que convoca Jair Bolsonaro. Al regreso, ya estará preparando las valijas.

Seguí leyendo: