El cedro de Huancapi: la historia del árbol que casi causa una revolución en Ayacucho

Un cedro centenario en el corazón de Ayacucho se convierte en el epicentro de una batalla emblemática contra la remodelación urbana sin sensibilidad ecológica.

Guardar

Nuevo

La historia de cómo la perseverancia de una comunidad en Ayacucho convirtió una plaza en un símbolo de conservación ambiental y unión civil. (Pre UNSCH)
La historia de cómo la perseverancia de una comunidad en Ayacucho convirtió una plaza en un símbolo de conservación ambiental y unión civil. (Pre UNSCH)

A la naturaleza se le defiende hoy, mañana y siempre. Esa es una vieja máxima que algunos todavía no tienen claro. Pero hay un pueblo en el Perú, que siempre supo que así debe ser, pues cuando parecía que habían perdido toda esperanza, un milenario árbol se convirtió en símbolo de su unidad.

Ese lugar es Huancapi, una joya escondida en el corazón de Ayacucho, y su historia es de resistencia frente a la ambición desmedida. En el centro de esta ciudad, donde la historia y la naturaleza se entrelazan, yace un antiguo cedro, testigo silencioso de siglos de acontecimientos.

Este árbol, venerado por sus habitantes como un guardián centenario, estuvo al borde de la destrucción en un fatídico día de julio de 1995.

Esto fue lo que pasó

Un árbol en Huancapi simboliza el triunfo de los valores ambientales y culturales ante la presión del desarrollo y la modernización forzada. (Pre UNSCH)
Un árbol en Huancapi simboliza el triunfo de los valores ambientales y culturales ante la presión del desarrollo y la modernización forzada. (Pre UNSCH)

El entonces alcalde, Gualberto Chipana Huauya, junto con sus funcionarios, decidieron derribar el árbol para dar paso a una remodelación de la plaza principal. La comunidad, enterada de este plan nefasto, se levantó en defensa de su patrimonio natural.

La tranquilidad que solía reinar en las calles se transformó en un clamor de protesta, un grito unánime por la preservación del cedro que los había cobijado durante generaciones.

Al percatarse de la determinación de su pueblo, la autoridad edil recurrió al Ejército en un intento por sofocar la rebelión. Sin embargo, la fuerza de los ciudadanos fue insuperable. Recordaron con devoción las historias de sus ancestros, quienes aseguraban que el árbol era un regalo divino, un símbolo de protección otorgado por San Luis, el santo patrón de la ciudad.

La confrontación alcanzó su punto álgido cuando el sonido de la sierra eléctrica llenó el aire. Fue entonces cuando la indignación se convirtió en acción, y los pobladores, impulsados por el amor a su tierra, se enfrentaron a las fuerzas armadas. Al final, tres personas resultaron heridas, pero la determinación de la comunidad prevaleció sobre la violencia.

De aquí no se va

La lucha exitosa por salvar un cedro milenario incita a una reflexión global 
Este árbol, venerado por siglos, refleja la sinergia entre la fe, la cultura y el compromiso ambiental en una ciudad que redefine el activismo ecológico. (Andina)
La lucha exitosa por salvar un cedro milenario incita a una reflexión global Este árbol, venerado por siglos, refleja la sinergia entre la fe, la cultura y el compromiso ambiental en una ciudad que redefine el activismo ecológico. (Andina)

Derrotado y consciente de su error, Chipana Huauya convocó a un cabildo abierto para decidir el destino del árbol. La respuesta fue contundente: el cedro debía permanecer en pie.

La obra se detuvo, y la plaza fue rediseñada en armonía con la presencia del imponente árbol, ahora convertido en un símbolo de la lucha por la conservación del medio ambiente.

Hoy, el cedro de Huancapi sigue erguido, más majestuoso que nunca. Se ha convertido en un punto de encuentro para lugareños y visitantes, que celebran su existencia con festividades y plegarias en honor a San Luis y la naturaleza que los rodea.

Huancapi, rebautizada como la “Ciudad de la protección ecológica”, es un testimonio vivo de la fuerza comunitaria y el compromiso con la preservación del entorno.

Trágico final

sobre la importancia de la biodiversidad y la resistencia comunitaria. (Andina)
sobre la importancia de la biodiversidad y la resistencia comunitaria. (Andina)

¿Y qué fue del alcalde que intentó privar a su pueblo de este tesoro natural? Tras dejar el cargo, Gualberto Chipana Huauya continuó su carrera política, pero nunca más ocupó la silla municipal. El 21 de julio de 2021, exactamente en el aniversario de aquel intento fallido de destruir el árbol, falleció a causa de su avanzada edad.

Mientras su familia lloraba su partida, en la plaza se celebraba un año más de vida para el cedro, un recordatorio eterno del poder de la comunidad unida en pro de la protección del medio ambiente y su legado histórico. De esta manera se puso fin a este intenso capítulo en el que se destacó la unión de todo un pueblo y el respeto a la naturaleza que define a esta parte del Perú.

En un mundo donde el avance urbano amenaza con arrasar con la historia y la biodiversidad, Huancapi brilla como un ejemplo de cómo la voluntad colectiva puede prevalecer sobre los intereses individuales.