La planta que los antiguos peruanos empleaban para tratar afecciones respiratorias y cutáneas

La cultura incaica atribuía las enfermedades a la brujería y castigos divinos, y esta planta ancestral jugaba un papel clave en su medicina tradicional. Actualmente, Perú es su principal exportador a nivel mundial

Guardar

Nuevo

Los incas utilizaban diversas plantas para curar. (Composición: Infobae Perú / Andina)
Los incas utilizaban diversas plantas para curar. (Composición: Infobae Perú / Andina)

En la cultura incaica, se sostenía la creencia de que las enfermedades surgían debido a la intrusión de objetos mediante prácticas de brujería. Cuando una epidemia azotaba, se atribuía a un castigo divino por los pecados de la población. Esta cosmovisión sobrenatural implicaba que todas las afecciones debían ser tratadas mediante métodos mágicos o religiosos. Aun cuando se empleaban hierbas u otros remedios con verdadero valor terapéutico, se les atribuía un poder místico.

La tara, una planta ancestral de los Andes, es considerada un tesoro botánico cuyas propiedades medicinales y utilidades comerciales son reconocidas desde hace siglos. Originaria de países latinoamericanos como Venezuela, Bolivia, Ecuador y, especialmente, del suelo peruano.

Esta planta ancestral, también conocida como taya, se remonta a las culturas prehispánicas de los Incas y otros pueblos originarios. Era considerada un pilar en la medicina tradicional, utilizada tanto en la curación de enfermedades respiratorias como en el tratamiento de afecciones cutáneas, su versatilidad es elogiada a lo largo de las décadas.

El origen del nombre

Tara: la planta que utilizaban los Incas para tratar enfermedades respiratorias, garganta, infecciones vaginales y para enjuagatorios bucales como el dolor de muelas
Tara: la planta que utilizaban los Incas para tratar enfermedades respiratorias, garganta, infecciones vaginales y para enjuagatorios bucales como el dolor de muelas

El nombre encuentra sus raíces en el idioma aimara, donde significa “achatada” o “aplanada”, haciendo referencia a la peculiar forma de sus semillas. En Perú y Bolivia, es conocida mayormente con este nombre, mientras que en Ecuador recibe el apelativo de guarango, vinillo o campeche. Sin embargo, diversos apelativos son atribuidos a esta planta en diferentes regiones.

La cordillera de los Andes sirve como el hogar natural de la tara, con sus tres cadenas montañosas brindando el entorno ideal para su crecimiento. Aunque se encuentra también en otros países de la región, es en Perú donde florece y se comercializa en mayor medida.

Datos estadísticos confirman que nuestro país es el mayor productor mundial de esta planta ancestral, representando aproximadamente el 80% de la producción. Esta distinción no es casualidad, ya que el país alberga bosques naturales y parcelas agroforestales que favorecen su desarrollo.

Así utilizaban los antiguos peruanos la tara

Tara: la planta que utilizaban los Incas para tratar enfermedades respiratorias, garganta, infecciones vaginales y para enjuagatorios bucales como el dolor de muelas
Tara: la planta que utilizaban los Incas para tratar enfermedades respiratorias, garganta, infecciones vaginales y para enjuagatorios bucales como el dolor de muelas

Los usos ancestrales de la tara han sobrevivido a lo largo del tiempo, desde tiempos inmemoriales, las culturas Inca y preincas emplearon esta planta como componente colorante, en el proceso de curtido de pieles y como astringente en la medicina tradicional. Estos usos se han transmitido de generación en generación, construyendo una tradición en la población peruana.

En el ámbito medicinal, se despliega todo su potencial sanador. Sus propiedades son aprovechadas en el tratamiento de infecciones de garganta, sinusitis y heridas cutáneas. Las vainas de la tara, ricas en tanino, se convierten en una poderosa herramienta para cicatrizar heridas y combatir plagas. Desde el lavado de ojos inflamados hasta el alivio del dolor de muelas.

Sus raíces profundas ayudan a fijar los suelos en laderas y colinas, previniendo la erosión y protegiendo el ecosistema. Además, sus espinas robustas sirven como una barrera natural, brindando seguridad a las tierras circundantes y a otras plantaciones.

Conoce el proceso de cuidado de la planta ancestral

Tara: la planta que utilizaban los Incas para tratar enfermedades respiratorias, garganta, infecciones vaginales y para enjuagatorios bucales como el dolor de muelas
Tara: la planta que utilizaban los Incas para tratar enfermedades respiratorias, garganta, infecciones vaginales y para enjuagatorios bucales como el dolor de muelas

El cuidado de la planta ancestral conocida como tara es un proceso que involucra una serie de prácticas tradicionales y el conocimiento ancestral, así como también en la aplicación de técnicas modernas. Además de su valor cultural e histórico, despierta un gran interés debido a sus múltiples usos en la agroforestería y la protección del suelo.

Según investigaciones realizadas en el Perú, la tara muestra una notable adaptabilidad a una amplia gama de ambientes, desde la costa hasta la sierra, especialmente en altitudes que oscilan entre los 1.000 y 2.600 metros sobre el nivel del mar. Incluso se observó su desarrollo hasta los 3.000 metros sobre el nivel del mar, sobre todo en los valles interandinos.

¿Quiénes ejercían la medicina en el imperio de los incas?

La medicina tradicional en Perú tiene raíces profundas, aprovechando la rica diversidad de plantas medicinales para abordar diversas dolencias, especialmente la fiebre.
La medicina tradicional en Perú tiene raíces profundas, aprovechando la rica diversidad de plantas medicinales para abordar diversas dolencias, especialmente la fiebre.

En el antiguo Imperio Inca, la salud estaba en manos de una variada casta de médicos, quienes no solo curaban a los enfermos con hierbas y productos naturales, sino que también oficiaban ceremonias de sanación. Entre ellos, destacaban los ‘ichuris’, médicos-curanderos que compartían sus habilidades con la población. Para los habitantes comunes, los ‘Comascas’ eran los encargados de velar por su bienestar, mientras que la nobleza inca confiaba en los servicios de los ‘Amaucas’.

El Watuk, con su habilidad diagnóstica, evaluaba enfermedades y estilos de vida. El Hanpeq, especie de chamán, desplegaba sus artes curativas en ceremonias religiosas. El Paqo se ocupaba de curar el alma, creyendo que el corazón albergaba este elemento vital. El Sancoyoc, sacerdote cirujano, intervenía en casos de extremidades rotas, abcesos y problemas dentales. El Hampi Camayoc, químico del estado inca, salvaguardaba los recursos médicos naturales, mientras que el Collahuaya proveía plantas medicinales y amuletos para fortalecer la salud.

¿De qué manera se usa la tara en la actualidad?

La tara se emplea hoy en día para combatir varias enfermedades (Unah al día)
La tara se emplea hoy en día para combatir varias enfermedades (Unah al día)

Hoy en día la tara se sigue empleando como parte de la medicina tradicional peruana para aliviar el malestar de garganta. La preparación es sencilla: hay que hervir agua y luego agregar la tara, hervir por 5 minutos más, colar y añadir un par de gotas de sangre de grado. Esta bebida debe usarse para hacer gárgaras por las mañanas cuando se tiene flema.

La tara también puede emplearse para combatir la sinusitis, las infecciones vaginales y micóticas, el dolor de estómago, la diarrea, el cólera, el reumatismo y el resfriado.

Guardar

Nuevo

Más Noticias

MÁS NOTICIAS