Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá
Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá

A veces las excusas pueden ser infinitas, como decir "no tuve tiempo", "no había un baño cerca", "no toqué nada", "me reseca la piel", etc. Pero nos olvidamos que las consecuencias que trae no lavarse las manos también pueden ser múltiples, tanto para nosotras como para nuestros hijos.

Un hábito más que importante

Para entender la importancia de este tema, hablamos con el infectólogo Daniel Stamboulian, quien nos explicó que en nuestras manos portamos millones de microbios, la mayoría inofensivos. Sin embargo, existen otros que no lo son y pueden causarnos distintas enfermedades, como un resfrío común, o una gripe, que se eliminan justamente, con el lavado con agua y jabón. "Y esta práctica no sólo reduce drásticamente la posibilidad de adquirir y diseminar enfermedades respiratorias y gastrointestinales, sino que evita la transmisión de gérmenes resistentes a los antibióticos, previene el contagio de muchas enfermedades como la diarrea, hepatitis, neumonías, infecciones en la piel, etc", señala el especialista.

Familiar

A esto, el pediatra Andrés Cohen suma que lavarse las manos es muy importante tanto en adultos como en niños, ya que ambos grupos pueden transmitir las mismas enfermedades, pero son los niños quienes deben ser alentados para que aprendan correctamente este hábito y lo adquieran naturalmente. "Es muy importante supervisar el lavado de sus manos y crearles una rutina, para evitar transmisiones de múltiples enfermedades", sostiene. ¿Cómo lograr esto? El médico aconseja:

*Lavarnos las manos junto a ellos siempre que se presente la ocasión.

*Enseñarles en forma lúdica reglas básicas y comprensibles de higiene personal y de transmisión de enfermedades.

*Resaltar la importancia del lavado de manos antes de comer por ejemplo, para evitar que puedan llegar a enfermarse.

El lavado de manos previene muchas enfermedades – Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá
El lavado de manos previene muchas enfermedades – Foto: Archivo Atlántida / Para Ti Mamá

Fuera de casa

"En los casos que sea complicado lavarse las manos, los geles de alcohol pueden ser una opción", así lo asegura el pediatra Cohen, ya que proporciona un lavado rápido cuando no hay agua y jabón disponibles y es de fácil portabilidad cuando no estamos en casa.

En el caso de que vayamos a un baño público para lavarnos las manos, el profesional recomienda secarnos las manos con toallas descartables de papel y cerrar la canilla con esta misma toalla, para evitar volver a adquirir la suciedad de las manos que está en ella. Además, usar los codos o el brazo (no las manos) para abrir la puerta, y evitar agarrar el picaporte.

Manos limpias en 5 pasos (Por el Dr. Stamboulian)

1. Utilizá jabón y agua tibia

2. Lavate bien toda la superficie de las manos, incluyendo muñecas, palmas, dorso y dedos.

3. Frotate bien las manos enjabonadas de 10 a 15 segundos.

4. Enjuagate bien

5. Secate las manos con una toalla de papel descartable, una de tela limpia o un secador de aire caliente.

Por Paula Germino / Asesoraron: Dr. Daniel Stamboulian, infectólogo, director médico de Stamboulian Servicios de Salud, presidente de la Fundación Centro de Estudios Infectológicos (FUNCEI) y de Fighting Infectious Diseases in Emerging Countries (FIDEC), M.N. 25.441 y Dr. Andrés Cohen, pediatra del Swiss Medical Center, M.N. 57.259.

LEA MÁS: