Lo que no se dice cuando se opina sobre biocombustibles

Las bioenergías no serán la única solución para nuestras necesidades ambientales, productivas y sociales, pero son un gran primer escalón

Compartir
Compartir articulo
Operarios trabajan en una fábrica de biocombustibles en  San Nicolás, Buenos Aires. Argentina
Operarios trabajan en una fábrica de biocombustibles en San Nicolás, Buenos Aires. Argentina

Me ha costado decidir por dónde empezar a contestar a la columna de Víctor Bronstein. Es tan absurdo su planteo, hoy escondido bajo la corrección política de decir que “hace falta una política energética más allá de los lobbies”, y son tan falaces las aseveraciones, que impiden cualquier razonamiento y por eso es tan difícil de responder sin entrar en adjetivos calificativos. Por eso creo que es más conveniente exponer el trasfondo de su discurso ¨desinteresado¨, es decir, lo que dice sin decir:

Primero, la base de su pensamiento es que el cambio climático no es un problema que deba ocuparnos por ningún motivo, sobre esto los invito a buscar el evento del 12 de diciembre, “Ambición Climática 2020”, que se dio en el marco de los cinco años del Acuerdo de París, donde el secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, instó a las naciones a declarar la “emergencia climática” hasta que sea alcanzada la meta de cero emisiones netas de carbono, como se comprometió la Unión Europea, para 2050, también el Vaticano, el Reino Unido, India y China, entre otros 80 participantes.

En ese mismo evento, nuestro Presidente anunció un aumento de un 27% en la meta argentina de reducción de emisiones, y la neutralidad en carbono para el 2050, lo cual es a todas luces incumplible bajo el predicamento del Sr. Bronstein. Pero aún negando la emergencia climática, urge descarbonizar nuestra economía porque en unos años no vamos a poder exportar ni una tonelada de nada si no podemos asegurarle al mundo que nuestras emisiones de carbono son compatibles con las metas globales y ahí, en ese momento, nos vamos a dar cuenta de que la energía supuestamente más barata nos salió cara y de que las ganancias se las llevaron los de siempre.

Por otro lado, objeta a los biocombustibles pero en realidad todo su razonamiento se aplica, en el mismo sentido, a las energías renovables en general. Claramente, el Sr. Bronstein está en contra de todas las renovables pero escribe justo sobre las que le podrían quitar mercado ya mismo a las petroleras (oh, sorpresa).

También aplica, implícitamente, un doble estándar al decir que asegurar un precio y una demanda a las empresas de energía es un subsidio cuando se trata de biocombustibles pero no cuando es para el petróleo, teniendo el Plan Gas y el Barril Criollo tan fresquito más que una doble vara es una amnesia conveniente.

Y como dije al principio, los datos que menciona no son comprobables y/o no se aplican para el caso argentino. Por ejemplo, la influencia de precios de los biocombustibles sobre el mercado de alimentos, la deforestación, las emisiones de CO2, etc. Nos toma de tontos al buscar datos de otros países, de otras materias primas, de otros sistemas productivos, como si fueran equiparables, ni la ciencia ni la honestidad intelectual funcionan así.

Los biocombustibles, las bioenergías, no serán la única solución para nuestras necesidades ambientales, productivas y sociales, pero son un gran primer escalón para una economía biobasada en la que Argentina hoy ya es eficiente, y en la que aún tiene un inmenso potencial.

Es sabido que los cambios son difíciles de aceptar por el establishment, salvo que puedan obtener renta de ellos, por eso, como las energías renovables pueden modificar las relaciones de poder, descentralizando y desconcentrando territorial y económicamente, obviamente serán atacadas e intentarán acapararlas, corporativizarlas en las viejas estructuras, y ahí es donde debe estar nuestra mayor lucha, porque si no, “cambiará todo para que nada cambie”, tendremos nuevas fuentes de energía pero no tendremos un mundo más justo.

Seguí leyendo:

Últimas Noticias

Las FDI concentran sus combates con Hamas en el sur de Gaza, tras los bombardeos nocturnos contra Hezbollah

Después de una primera fase de ofensiva centrada en el norte, las Fuerzas de Defensa israelíes mantienen sus operativos terrestres en Khan Younis. En la noche, disparos desde el Líbano dejaron dos oficiales heridos
Las FDI concentran sus combates con Hamas en el sur de Gaza, tras los bombardeos nocturnos contra Hezbollah

Peso Pluma debutó en Buenos Aires: sus corridos, la 10 de Messi, el “Topo Gigio” de Riquelme y Bizarrap de invitado

El cantante mexicano se presentó en el Movistar Arena y también le convidó su escenario a Milo J para que interpretara su tema “Una bala”
Peso Pluma debutó en Buenos Aires: sus corridos, la 10 de Messi, el “Topo Gigio” de Riquelme y Bizarrap de invitado

El “Rey de la cocaína”, Delfín Zacarías, fue condenado a 6 años de prisión por lavado de activos

El narcotraficante deberá pagar una multa millonaria. Su esposa e hijos también fueron sentenciados con años de prisión, así como su hermana y su cuñado
El “Rey de la cocaína”, Delfín Zacarías, fue condenado a 6 años de prisión por lavado de activos

El peronismo asumió una oposición dura a horas de la asunción de Javier Milei: presión desde el Congreso y la CGT

En la jura de los nuevos diputados y senadores, los representantes de Unión por la Patria impusieron sus condiciones a los libertarios y sus aliados. Y antes, desde la sede de Azopardo, los sindicalistas anticiparon protestas en las calles. Todo a horas del traspaso y del envío del paquete de reformas
El peronismo asumió una oposición dura a horas de la asunción de Javier Milei: presión desde el Congreso y la CGT

Taiwán detectó un globo espía de China que cruzó la línea divisoria entre la isla y el continente

Previamente, el territorio autogobernado comunicó la detección de siete aeronaves de Beijing que sobrevolaron la región
Taiwán detectó un globo espía de China que cruzó la línea divisoria entre la isla y el continente
MÁS NOTICIAS