Mega Park tiene veinte atracciones distribuidas en el predio de la Sociedad Rural en General Pico, La Pampa. Se montó a principios de julio para abarcar las dos semanas de vacaciones infantiles. El martes 9 de julio un visitante filmó una situación dramática: dos jóvenes se habían quedado atrapadas en una montaña rusa a cinco metros de altura. El video se viralizó una semana después.

El hecho se redujo a poco más de dos minutos. Las adolescentes de entre 17 y 18 años se subieron a la atracción denominada Increíble Hulk. A los pocos metros, su carrito se detuvo, dejándolas suspendidas en el medio de la estructura. Mario Sanabria, un operario del parque de diversiones, inmediatamente acudió al rescate. Le dijo a las chicas que se calmaran, que nada malo podría pasarles y se puso a empujar y contener el carro.

"Fue un susto nada más, se aflojó la cadena y yo me subí, 'pecheé' el coche y salió lo más bien", explicó en diálogo con Pampa Diario. Mario frenó con el hombro el carro de 600 kilos de peso y lo propulsó para que terminara de realizar el circuito. "No se rompió nada. Se trabó el carrito nada más. Tal vez hubo un viento fuerte que lo frenó y eso hizo que se trabaran las cadenas", agregó.

La montaña rusa en la que se produjo la falla. Las autoridades del lugar sugirieron que pudo haber sucedido que el viento frenara la marcha del carro
La montaña rusa en la que se produjo la falla. Las autoridades del lugar sugirieron que pudo haber sucedido que el viento frenara la marcha del carro

Un testigo lo filmó al operario intentando empujar el coche mientras de fondo se escuchan gritos de susto. Desde Mega Park, se dedicaron a minimizar el hecho. "Yo hace mucho tiempo que estoy en el parque y nunca pasó nada, nosotros andamos por todo el país. La medidas de seguridad son las correctas, fue un susto nada más: se paró la máquina", indicó el montañero.

En diálogo con TN, Jazmín Ferreyra, encargada de personal de Mega Park, dijo que como "primer recurso hicimos subir a Mario para que lo destrabara". "Fueron dos minutos nada más, no pasó a mayores y no hubiera forma de que pasara un accidente. Tal vez el carro no tuvo suficiente fuerza para subir por el viento", sugirió. Explicó, a su vez, que Mario le hace mantenimiento todos los días y que la municipalidad asistió al día siguiente para constatar el funcionamiento de la atracción y la habilitó a seguir funcionando. "A mí me parece que no es para tanto porque realmente no pasó nada, fue solo un susto. Acá todas las mañanas nos levantamos a hacerle mantenimiento a las máquinas, ayer vinieron a verificar y se encontraron con que todo estaba en regla", concluyó el operario Mario Sanabria.

Seguí leyendo: