La reconstrucción de la Confitería Del Molino en 40 imágenes espectaculares

Ocho fotógrafos retrataron las tareas de puesta en valor que se llevan adelante desde 2018, cuando el emblemático edificio de Callao y Rivadavia fue expropiado y comenzó el trabajo para devolverle el esplendor que tenía cuando fue inaugurado el 9 de julio de 1916

En 1850, Cayetano Brenna y Constantino Rossi abrieron la Confitería del Centro en Rodríguez Peña y Rivadavia. En 1905 se mudaron a la esquina de Callao y Rivadavia con el nombre de Del Molino. Pero el edificio histórico, hoy remodelado, lo  inauguró Brenna el 9 de julio de 1916 (AP Photo/Natacha Pisarenko)
En 1850, Cayetano Brenna y Constantino Rossi abrieron la Confitería del Centro en Rodríguez Peña y Rivadavia. En 1905 se mudaron a la esquina de Callao y Rivadavia con el nombre de Del Molino. Pero el edificio histórico, hoy remodelado, lo inauguró Brenna el 9 de julio de 1916 (AP Photo/Natacha Pisarenko)
Un aspecto de los departamentos con que cuenta el edificio, en el comienzo de los trabajos de puesta en valor. Los dos últimos pisos se alquilaban como viviendas de lujo y fueron habitados hasta una década atrás, ya en plena decadencia y con la confitería cerrada (Simón Chavez)
Un aspecto de los departamentos con que cuenta el edificio, en el comienzo de los trabajos de puesta en valor. Los dos últimos pisos se alquilaban como viviendas de lujo y fueron habitados hasta una década atrás, ya en plena decadencia y con la confitería cerrada (Simón Chavez)
Las oficinas donde trabajaron los arquitectos que se encargaron de la restauración fueron ubicadas en habitaciones de los departamentos que se usaban como viviendas. La totalidad de las imágenes de esta galería también se pueden ver en el sitio oficial de la confitería: www.delmolino.gob.ar (Simón Chavez)
Las oficinas donde trabajaron los arquitectos que se encargaron de la restauración fueron ubicadas en habitaciones de los departamentos que se usaban como viviendas. La totalidad de las imágenes de esta galería también se pueden ver en el sitio oficial de la confitería: www.delmolino.gob.ar (Simón Chavez)
La lámpara principal de la Confitería, totalmente restaurada (Simón Chavez)
La lámpara principal de la Confitería, totalmente restaurada (Simón Chavez)
La escalera de la cúpula y los fabulosos vitrales a nuevo. Son 8 gajos de vitrales de la torre cúpula. Cada gajo tiene 5m2 y posee 655 teselas, lo que hace un total de 5240 teselas. De noche, la iluminación crea figuras mágicas en ese recinto (Simón Chavez)
La escalera de la cúpula y los fabulosos vitrales a nuevo. Son 8 gajos de vitrales de la torre cúpula. Cada gajo tiene 5m2 y posee 655 teselas, lo que hace un total de 5240 teselas. De noche, la iluminación crea figuras mágicas en ese recinto (Simón Chavez)
Una figura antropomórfica hache en bronce ubicada sobre el ascensor de planta baja (Simón Chavez)
Una figura antropomórfica hache en bronce ubicada sobre el ascensor de planta baja (Simón Chavez)
La cúpula desde la terraza. Allí se ubica la vivienda que fue del encargado del edificio, Manuel Ángel Machado, que hoy vive en Montevideo, Uruguay, su ciudad natal. (AP Photo/Natacha Pisarenko)
La cúpula desde la terraza. Allí se ubica la vivienda que fue del encargado del edificio, Manuel Ángel Machado, que hoy vive en Montevideo, Uruguay, su ciudad natal. (AP Photo/Natacha Pisarenko)
Espectacular imagen de dos emblemáticas cúpulas de la Ciudad de Buenos Aires iluminadas. A la izquierda, la del edificio del Congreso Nacional, a la derecha, la de la Confitería del Molino (AP Photo/Natacha Pisarenko)
Espectacular imagen de dos emblemáticas cúpulas de la Ciudad de Buenos Aires iluminadas. A la izquierda, la del edificio del Congreso Nacional, a la derecha, la de la Confitería del Molino (AP Photo/Natacha Pisarenko)
Ahora vista desde dentro de la confitería, la cúpula cobre del Congreso Nacional. Después de décadas cerrada, Del Molino está en los últimos pasos antes de su reapertura total (AP Photo/Natacha Pisarenko)
Ahora vista desde dentro de la confitería, la cúpula cobre del Congreso Nacional. Después de décadas cerrada, Del Molino está en los últimos pasos antes de su reapertura total (AP Photo/Natacha Pisarenko)
Un vitralista recupera las piezas que le dan esplendor a la marquesina de la confitería (Maximiliano Vernazza
Un vitralista recupera las piezas que le dan esplendor a la marquesina de la confitería (Maximiliano Vernazza
La Confitería Del Molino siempre fue testigo de los máximos acontecimientos que sucedieron en el Congreso de la Nación. Desde allí se pudieron observar desde asunciones presidenciales, velatorios multitudinarios y protestas masivas (Maximiliano Vernazza)
La Confitería Del Molino siempre fue testigo de los máximos acontecimientos que sucedieron en el Congreso de la Nación. Desde allí se pudieron observar desde asunciones presidenciales, velatorios multitudinarios y protestas masivas (Maximiliano Vernazza)
La luz que entra por los vitrales de la cúpula de la Confitería Del Molino juega en las paredes, que volvieron a ser blancas. Por la ventana se asoma la cúpula del Congreso Nacional (AP Photo/Natacha Pisarenko)
La luz que entra por los vitrales de la cúpula de la Confitería Del Molino juega en las paredes, que volvieron a ser blancas. Por la ventana se asoma la cúpula del Congreso Nacional (AP Photo/Natacha Pisarenko)
Uno de los viejos ascensores, antes de ser restaurado. Hay cuatro históricos principales y tres montacargas  (Maximiliano Vernazza)
Uno de los viejos ascensores, antes de ser restaurado. Hay cuatro históricos principales y tres montacargas (Maximiliano Vernazza)
Claroscuros en los pasillos Del Molino durante su puesta en valor, casi como una metáfora perfecta de la historia del establecimiento, que tuvo su apogeo a través de la fama de su pastelería, mezcla de las escuelas italiana (que aportó Brenna), francesa y alemana (Maximiliano Vernazza)
Claroscuros en los pasillos Del Molino durante su puesta en valor, casi como una metáfora perfecta de la historia del establecimiento, que tuvo su apogeo a través de la fama de su pastelería, mezcla de las escuelas italiana (que aportó Brenna), francesa y alemana (Maximiliano Vernazza)
Un trabajador en plena tarea de recuperación de los mármoles. El arquitecto italiano Francesco Terenzio Gianotti fue el artífice de la construcción de la nueva confitería, que demandó un año (Maximiliano Vernazza)
Un trabajador en plena tarea de recuperación de los mármoles. El arquitecto italiano Francesco Terenzio Gianotti fue el artífice de la construcción de la nueva confitería, que demandó un año (Maximiliano Vernazza)
Una de las tareas más delicadas de la puesta en valor del edificio fue la de recuperar los fabulosos vitrales. En una época, la confitería era uno de los centros de reuniones por excelencia de la sociedad porteña. Diputados, senadores y artistas se daba cita allí (Juan Travnik)
Una de las tareas más delicadas de la puesta en valor del edificio fue la de recuperar los fabulosos vitrales. En una época, la confitería era uno de los centros de reuniones por excelencia de la sociedad porteña. Diputados, senadores y artistas se daba cita allí (Juan Travnik)
La maqueta de la Confitería. Disfrutaron de su pastelería muchos famosos, como Carlos Gardel (que le pidió a Brenna que hiciera un postre para su amigo, el jockey Ireneo Leguisamo), Niní Marshall, Libertad Lamarque, Oliverio Girondo y Roberto Arlt (Juan Travnik)
La maqueta de la Confitería. Disfrutaron de su pastelería muchos famosos, como Carlos Gardel (que le pidió a Brenna que hiciera un postre para su amigo, el jockey Ireneo Leguisamo), Niní Marshall, Libertad Lamarque, Oliverio Girondo y Roberto Arlt (Juan Travnik)
Una de las ventanas del gran salón de la planta baja. Allí, en 1996, Madonna grabó el videoclip de su tema Love don't live here anymore. (Juan Travnik)
Una de las ventanas del gran salón de la planta baja. Allí, en 1996, Madonna grabó el videoclip de su tema Love don't live here anymore. (Juan Travnik)
117 paños de vitral recuperados del salón de fiestas del primer piso. Cuando murió Cayetano Brenna en 1950 comenzó la decadencia. Se hizo cargo su yerno, de apellido Roccatagliatta, que tenía gran cantidad de negocios. En los '70 se la vendió a un hombre de apellido Soria y la caída fue imparable (Juan Travnik)
117 paños de vitral recuperados del salón de fiestas del primer piso. Cuando murió Cayetano Brenna en 1950 comenzó la decadencia. Se hizo cargo su yerno, de apellido Roccatagliatta, que tenía gran cantidad de negocios. En los '70 se la vendió a un hombre de apellido Soria y la caída fue imparable (Juan Travnik)
Las dos cúpulas, al atardecer: la de Del Molino y la del Congreso. Con la recuperación de la confitería y la puesta en valor que tuvo la legislatura nacional en los primeros años de la década anterior, la esquina de Rivadavia y Callao recuperó su brillo (Juan Travnik)
Las dos cúpulas, al atardecer: la de Del Molino y la del Congreso. Con la recuperación de la confitería y la puesta en valor que tuvo la legislatura nacional en los primeros años de la década anterior, la esquina de Rivadavia y Callao recuperó su brillo (Juan Travnik)
Orfebres trabajando los vitrales. Una tarea paciente que demandó un enorme trabajo de documentación (Gianni Mestichelli)
Orfebres trabajando los vitrales. Una tarea paciente que demandó un enorme trabajo de documentación (Gianni Mestichelli)
A través de varias capas de pintura, el estuco original de las paredes había desaparecido. Con un paciente trabajo, lo hicieron revivir (Gianni Mestichelli)
A través de varias capas de pintura, el estuco original de las paredes había desaparecido. Con un paciente trabajo, lo hicieron revivir (Gianni Mestichelli)
Andamios y mucho esfuerzo en los pasillos de la Confitería del Molino. Las técnicas de intervención estuvieron basadas en lo que se conoce como conservación preventiva, a través de técnicas de cateos, estratigrafía y arqueología urbana, entre otras (Gianni Mestichelli)
Andamios y mucho esfuerzo en los pasillos de la Confitería del Molino. Las técnicas de intervención estuvieron basadas en lo que se conoce como conservación preventiva, a través de técnicas de cateos, estratigrafía y arqueología urbana, entre otras (Gianni Mestichelli)
Sobre un andamio, uno de los restauradores le da los toques finales al cielorraso del salón principal (Gianni Mestichelli)
Sobre un andamio, uno de los restauradores le da los toques finales al cielorraso del salón principal (Gianni Mestichelli)
Equipo de marmoleros en plena tarea de recuperación de los solados de la confitería (Gianni Mestichelli)
Equipo de marmoleros en plena tarea de recuperación de los solados de la confitería (Gianni Mestichelli)
Caras y teselas ubicadas en el exterior de la confitería, luego del trabajo de arenado y puesta en valor (Fredy Heer)
Caras y teselas ubicadas en el exterior de la confitería, luego del trabajo de arenado y puesta en valor (Fredy Heer)
El salón de fiestas, reconstituido. La confitería Del Molina fue uno de los lugares más requeridos para grandes eventos como casamientos (Fredy Heer)
El salón de fiestas, reconstituido. La confitería Del Molina fue uno de los lugares más requeridos para grandes eventos como casamientos (Fredy Heer)
Otra imagen del gran salón de fiestas, hacia su puerta principal (Fredy Heer)
Otra imagen del gran salón de fiestas, hacia su puerta principal (Fredy Heer)
El salón de la confitería, en planta baja, en plena tarea de reconstrucción. Fredy Heer
El salón de la confitería, en planta baja, en plena tarea de reconstrucción. Fredy Heer
El año 2014 el edificio se expropió mediante la Ley 27.009, y se lo transfirió al Congreso de la Nación. La Comisión Administradora del Edificio del Molino, que fue creada por dicha ley, tomó posesión en julio del 2018 y allí comenzaron las tareas de restauración a través del Plan de Restauración Integral del Edificio del Molino (RIEM) (Fredy Heer)
El año 2014 el edificio se expropió mediante la Ley 27.009, y se lo transfirió al Congreso de la Nación. La Comisión Administradora del Edificio del Molino, que fue creada por dicha ley, tomó posesión en julio del 2018 y allí comenzaron las tareas de restauración a través del Plan de Restauración Integral del Edificio del Molino (RIEM) (Fredy Heer)
El edificio de Del Molino, abandonado, se salvó de ser demolido porque en 1997, cuando cesó su actividad comercial, fue declarado Patrimonio Histórico Nacional. Sin embargo, durante muchos años más el deterioro continuó (Charly Díaz Azcué)
El edificio de Del Molino, abandonado, se salvó de ser demolido porque en 1997, cuando cesó su actividad comercial, fue declarado Patrimonio Histórico Nacional. Sin embargo, durante muchos años más el deterioro continuó (Charly Díaz Azcué)
Tarea de recuperación del estucado original, oculto tras numerosas capas de pintura (Charly Díaz Azcué)
Tarea de recuperación del estucado original, oculto tras numerosas capas de pintura (Charly Díaz Azcué)
Durante la pandemia, el trabajo en la Confitería Del Molino no cesó. Aquí, en el taller de los vitrales (Charly Díaz Azcué)
Durante la pandemia, el trabajo en la Confitería Del Molino no cesó. Aquí, en el taller de los vitrales (Charly Díaz Azcué)
Una de las arqueólogas lleva un antiguo sifón. En el taller clasificaron más de 15 mil objetos encontrados en el edificio (Charly Díaz Azcué)
Una de las arqueólogas lleva un antiguo sifón. En el taller clasificaron más de 15 mil objetos encontrados en el edificio (Charly Díaz Azcué)
El trabajo de la reconstrucción de los vitrales fue uno de los que llevó mas tiempo y requirió muchos estudios históricos (Charly Díaz Azcué)
El trabajo de la reconstrucción de los vitrales fue uno de los que llevó mas tiempo y requirió muchos estudios históricos (Charly Díaz Azcué)
Ahora en blanco y negro, los 117 paños del vitral del salón de fiestas del primer piso (Alejandro Pagni)
Ahora en blanco y negro, los 117 paños del vitral del salón de fiestas del primer piso (Alejandro Pagni)
Lámpara y dintel de la puerta de ingreso por Rivadavia 1815 (Alejandro Pagni)
Lámpara y dintel de la puerta de ingreso por Rivadavia 1815 (Alejandro Pagni)
Todo el edificio de la Confitería del Molino estaba en total decadencia. La confitería en sí, cerró en 1997. Pero hubo habitantes hasta entrada la década de 2010. Todo ese acervo patrimonial fue recuperado (Alejandro Pagni)
Todo el edificio de la Confitería del Molino estaba en total decadencia. La confitería en sí, cerró en 1997. Pero hubo habitantes hasta entrada la década de 2010. Todo ese acervo patrimonial fue recuperado (Alejandro Pagni)
La antigua cocina del salón de fiestas, que estaba ubicado en el primer piso (Alejandro Pagni)
La antigua cocina del salón de fiestas, que estaba ubicado en el primer piso (Alejandro Pagni)
La vista inversa: desde el Congreso hacia las ventanas de la Confitería del Molino. La totalidad de las imágenes de esta galería se pueden ver en el sitio oficial de la confitería: www.delmolino.gob.ar (Alejandro Pagni)
La vista inversa: desde el Congreso hacia las ventanas de la Confitería del Molino. La totalidad de las imágenes de esta galería se pueden ver en el sitio oficial de la confitería: www.delmolino.gob.ar (Alejandro Pagni)

SEGUIR LEYENDO: