La semana pasada el Gobierno porteño decidió no otorgar nuevos permisos para elaborar y vender alimentos en la calles cerca de los estadios de fútbol, además de revocar los que ya habían sido emitidos, por lo que ya no habrá puestos legales para cumplir con el ritual de comer algo en la previa de cada partido.

Por ese motivo, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) convocó a un "Parrillazo" en el Obelisco para protestar contra la medida. 

Según el Ministerio de Ambiente y Espacio Público, en la Ciudad sólo había nueve autorizadas, pero ahora ninguna de ellas tiene permiso para funcionar. La disposición fue publicada en el Boletín Oficial porteño y determinó que ya no otorgarán nuevos permisos "para la elaboración y expendio de productos alimenticios en las inmediaciones de los estadios de fútbol de la Ciudad en los días y horarios en que se lleven a cabo eventos deportivos".

Según trascendió, el Ministerio de Espacio Público respondió a un pedido de la Subsecretaría de Seguridad Ciudadana del Ministerio de Justicia porteño, que solicitó la reconsideración de los permisos vigentes.

El relevamiento del Gobierno porteño en las canchas ubicadas en su ámbito indicó que solo nueve parrillas cuentan con la habilitación correspondiente. Cuatro pidieron la renovación de sus permisos vencidos, pero se toparon con una negativa. De las cinco restantes, tres también tenían el permiso vencido, pero no solicitaron su renovación.

De las dos que quedan, una sufrió la revocación de su permiso vigente por temas de "Seguridad" y la restante obtuvo una medida cautelar a su favor y puede seguir trabajando, pero lo tendrá que hacer, como mínimo, a un kilómetro del estadio.

Fotos : Colin Boyle