Del AMBA al resto del país: las abismales diferencias en el precio del boleto de colectivo

Pese al aumento, el boleto de colectivo cuesta Capital y Gran Buenos Aires menos de la mitad que en el resto del país. La diferencia entre las tarifas mínimas de Buenos Aires y las de otras localidades y provincias llega a superar los $80

Guardar

Nuevo

Las brechas se explican básicamente por el reparto de subsidios. 
(Foto: Maximiliano Luna)
Las brechas se explican básicamente por el reparto de subsidios. (Foto: Maximiliano Luna)

El precio del boleto de colectivo urbano siempre genera discusiones, sobre todo en un escenario de inflación y recorte de subsidios. Pero en los últimos meses la polémica por el valor del pasaje en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) se profundizó.

El problema no es solo el precio del boleto en sí, sino la enorme diferencia que existe con otras ciudades del país. Viajar en colectivo en el AMBA cuesta entre $35 y $48, mientras que tomar un micro en otras regiones del país llega a costar más de 100 pesos.

De hecho, el boleto más caro del AMBA ($48), supera el boleto mínimo de una sola ciudad en todo el país: Ushuaia. En el resto del país los pasajes urbanos más baratos en todos los casos igualan o superan los 50 pesos, superando la tarifa más cara del área metropolitana.

Las brechas más grandes

Un promedio simple de los precios los pasajes más económicos de todas las provincias del país (excluyendo Buenos Aires) relevado por Infobae en distintas provincias y municipios arroja un valor de $75,92, que supera en 117% al del boleto mínimo del AMBA ($35).

Pero es posible encontrar diferencias mucho más grandes si se analizan los números de algunos aglomerados urbanos. Actualmente el boleto mínimo más caro de todo el país es el de Mar del Plata: casi 120 pesos. cada vez que los marplatenses toman un colectivo deben pagar $84,38 más que los ciudadanos del AMBA, un 241% más (algunas tarifas publicadas por provincias y municipios incluyen centavos, debido a las fórmulas de determinación; aquí se refiere el redondeo más cercano).

(Marcelo Regalado)
(Marcelo Regalado)

Apenas por detrás se encuentra el boleto en Bariloche, que tras los últimos aumentos alcanzó un valor de $115 (229% más caro que en Buenos Aires). En tercer lugar aparece Corrientes, con una tarifa mínima de $96,50 (176% más alto que en el AMBA).

Asimismo se pueden encontrar muchos otros ejemplos de brechas superiores al 100%. Incluso hay ciudades que tienen subas pendientes programadas, como es el caso de Comodoro Rivadavia, que actualmente tiene un boleto mínimo de $89,50, pero en marzo aumentará a 116,35 pesos.

En el otro extremo, la ciudad que está más cerca del AMBA, como se mencionó anteriormente, es Ushuaia, con un pasaje mínimo de $47. Un poco más arriba aparecen La Rioja, Santiago del Estero y Misiones, todas con un pasaje de base de $50, aunque en Misiones existe también la posibilidad de pagar con efectivo, por un valor de $70.

A qué se deben las diferencias

Varias causas explican las grandes diferencias de precios que existen entre el boleto mínimo del AMBA y el del resto de las provincias. Por un lado, se debe considerar un factor estructural, dado que las tarifas varían en función del recorrido que realiza cada línea y el promedio de pasajeros que utiliza el servicio en distintas áreas urbanas y por kilómetro recorrido. en ciudades de mayor densidad poblacional, el pasaje tiene a ser más accesible que en lugares de menor densidad y menor demanda de transporte público.

Fuera de esto, se debe considerar que en los últimos años hubo cierto estancamiento de las tarifas del AMBA. El propio secretario de Transporte de la Nación, Diego Giuliano, recordó hace algunos meses (cuando se discutían los últimos aumentos) que la estructura de costos y el sistema de transporte estuvo congelado durante tres años, es decir, sin aumentos. “Esto no ocurrió en las demás jurisdicciones”, señaló.

El boleto más caro del AMBA es inferior al pasaje mínimo del resto de las ciudades del país, exceptuando a Ushuaia. (NA)
El boleto más caro del AMBA es inferior al pasaje mínimo del resto de las ciudades del país, exceptuando a Ushuaia. (NA)

Además, ha habido una gran disparidad en el reparto de los fondos para subsidiar el transporte. Un informe de la consultora Politikon Chaco, reveló que entre enero y septiembre de 2022 el Gobierno destinó $129.931,6 millones a las provincias por el Fondo Compensador y Compensaciones tarifarias. De ese total, 78,1% fue al AMBA ($101.492,2 millones) y el resto se repartió entre las demás jurisdicciones.

Si bien es lógico que la participación del AMBA sea mayor (por densidad poblacional), las estadísticas oficiales del último censo confirman que más de la mitad del país vive en el interior.

Según los especialistas en transporte, el reparto de esos fondos es el que genera las grandes dispersiones de precios en los boletos de micros alrededor del país y provoca el descontento de muchas provincias. Natalio Mema, secretario de Servicios Públicos de Mendoza, aseguró que “el Estado Nacional paga el 100% del costo del sistema de transporte del AMBA, mientras que en el resto del país lo pagan las jurisdicciones”.

De acuerdo con el funcionario, “lo que no se paga en el AMBA, lo pagan todos los argentinos, porque se financia con dinero directamente del Tesoro de la Nación, cuando en el resto del país no se cubre ni el 15% del costo del sistema”.

No obstante, de acuerdo al último “Índice bondi” para el AMBA, elaborado por la Asociación Argentina de Empresario del Transporte Automotor (AAETA), el costo mensual de mantenimiento del sistema de la región metropolitana asciende a $61.672,7 millones, según la estructura de costos vigentes desde la publicación de la Resolución 804/2022 del Ministerio de Transporte de la Nación. Sin embargo, aseguran, el Gobierno reconoce solo $38.925,2 millones, por lo que -afirman- “se pierden $22.747,5 millones en calidad de servicio, frecuencias, seguridad y renovación de unidades”.

Un proyecto en el camino

El año pasado, un grupo de diputados de Juntos por el Cambio, incluidos el cordobés Mario Negri y el mendocino Julio Cobos, presentó un proyecto de ley de “Distribución equitativa del subsidio al Transporte Público de Pasajeros”, para “garantizar un tratamiento federal de los fondos del Sistema Integrado de Transporte Terrestre (Sistrans) y eliminar asimetrías entre las distintas jurisdicciones”, en base al número de unidades habilitadas, la cantidad de empleados y los kilómetros promedio mensuales recorridos por las unidades computables.

El proyecto citaba estudios de la Asociación Argentina de Presupuesto Público (ASAP) y del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) según los cuales los subsidios por habitante al transporte, financiados con fondos nacionales, en promedio triplicaban en el AMBA los del resto del país y habían crecido del 0,2% a 1,5% del PBI, para luego experimentar una leve caída. El proyecto no tuvo tratamiento.

Beneficios vigentes

Aunque hay claras diferencias en las tarifas mínimas, es importante recordar que en todo el país rigen descuentos especiales para determinados grupos de la población.

Algunos ciudadanos tienen descuentos especiales sobre los pasajes. Foto NA
Algunos ciudadanos tienen descuentos especiales sobre los pasajes. Foto NA

El Ministerio de Transporte detalla que rige una bonificación del 55% en las tarifas de servicios de transporte urbano de pasajeros -que abonan mediante tarjeta SUBE- para jubilados y pensionados, excombatientes de la Guerra de las Malvinas, beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo, quienes tengan asignación por embarazo, becas Progresar, personal de trabajo doméstico, el programa “Hacemos futuro”, titulares de Monotributo Social y beneficiarios de pensiones no contributivas.

Seguir leyendo:

Guardar

Nuevo