Aviones de Aerolineas Argentinas, estacionados sobre la pista del aeroparque Jorge Newbery (Matías Arbotto)
Aviones de Aerolineas Argentinas, estacionados sobre la pista del aeroparque Jorge Newbery (Matías Arbotto)

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) expresó al Gobierno su preocupación frente a las medidas que limitan la comercialización y operación de vuelos hasta el 1º de septiembre de 2020 a las aerolíneas que operan desde, hacia y dentro de la Argentina.

Consideramos sustancial que no se restrinjan las operaciones aéreas hasta septiembre, lo cual pone en peligro la viabilidad de la industria aérea en Argentina y retrasaría la recuperación económica del país”, expresó Peter Cerdá, vicepresidente Regional de Las Américas de IATA en una carta que fue dirigida al Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; y a los ministros Mario Meoni, de Transporte; Matías Lammens, de Turismo y Deportes; y Felipe Solá, de Relaciones Exteriores.

Consideramos sustancial que no se restrinjan las operaciones aéreas hasta septiembre, lo cual pone en peligro la viabilidad de la industria aérea en Argentina y retrasaría la recuperación económica del país

La entidad, que agrupa a 290 empresas alrededor del mundo, manifestó su preocupación frente a las medidas adoptadas por la Administración Nacional de Aviación Civil (Anac) mediante dos resoluciones —publicadas este lunes en el Boletín Oficial pero cuyo contenido había trascendido durante el fin de semana— que limitan la comercialización y operación de vuelos hasta el 1º de septiembre de 2020.

“Entendemos el objetivo de Anac de proteger a los usuarios del transporte aéreo tanto desde sus intereses como consumidores como en su seguridad sanitaria al momento de dar reinicio a las operaciones. No obstante, existen múltiples razones para afirmar que estas resoluciones son inconvenientes, además de tener efectos económicos y legales considerables”, alertó el organismo internacional.

La organización recomendó que las restricciones de vuelo sigan los tiempos de cuarentena establecidos por el Gobierno
La organización recomendó que las restricciones de vuelo sigan los tiempos de cuarentena establecidos por el Gobierno

Entre las razones, se mencionaron los graves efectos económicos, ya que aerolíneas no generarán ningún ingreso en más de cuatro meses y se pondrán en riesgo más de 329.000 empleos sustentados por el sector en el país, según detalló la carta de IATA, y la continuidad del servicio de transporte aéreo en el país, el aporte económico de la aviación y la conectividad necesaria con el resto del mundo.

“La industria aeronáutica, en coordinación con la OACI y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han realizado esfuerzos para desarrollar un plan global de reactivación de las operaciones aéreas siguiendo las mejores prácticas de salud y seguridad para los pasajeros y tripulaciones y coordinando acciones entre Estados, industria y otras partes interesadas”, señalaron las autoridades del organismo. Y recordaron que la Argentina había manifestado su intención de alinearse a las recomendaciones globales.

La organización recomendó que las restricciones de vuelo sigan los tiempos de cuarentena establecidos por el Gobierno, como lo están realizando los otros países de la región

La organización recomendó que las restricciones de vuelo sigan los tiempos de cuarentena establecidos por el Gobierno, como lo están realizando los otros países de la región. “No existe una razón médica comprobada para determinar que la industria aeronáutica no pueda retomar sus actividades, de manera segura y bajo estrictos protocolos de salud, en la fecha en la que dichas medidas sean levantadas”, dijeron. En el caso de la Argentina, hasta el momento, esa fecha es el 11 de mayo, condicionada a una posible prórroga.

Durante el fin de semana, la titular de la Anac, Paola Tamburelli explicó que los vuelos ya están suspendidos por el DNU donde se establecieron las medidas de aislamiento social preventivo y obligatorio. “Lo que se prohíbe es la venta de pasajes de vuelos hasta el 1º de septiembre para proteger a varados que son contactados por empresas que ofrecen repatriarlos sabiendo que no pueden operar”, aclaró a través de su cuenta de Twitter.

“A la vez, entendemos que las empresas necesitan ingresos. Por eso se les permite la venta de vuelos posteriores a la fecha del 31 de agosto, cuando esperamos que ya todos estén de regreso. El objeto es el equilibrio entre la protección de usuarios vulnerables, algunos que compraron más de cuatro pasajes con la esperanza de volver, sin afectar la sostenibilidad del sistema”, agregó. Según la funcionaria, la suspensión de vuelos se debe a “razones sanitarias” que exceden el análisis aerocomercial y están derivados del análisis de la evolución de la pandemia.

Seguí leyendo