Pep Guardiola versus Mikel Arteta: la historia completa del duelo entre maestro y discípulo que eclipsa la pelea por el título entre Manchester City y Arsenal

El DT de los Gunners supo ser la mano derecha de su compatriota en el cuerpo técnico de los Ciudadanos. La relación entre ambos, el cimbronazo de su salida para asumir en el cuadro de Londres y el apoyo en un contexto difícil

Guardar

Nuevo

infobae

Josep Guardiola y Mikel Arteta han encarnado una definición apasionante de la Premier League de la mano de los equipos construidos a su imagen y semejanza: Manchester City y Arsenal. Sin embargo, ambos también mantienen una estrecha relación y cada uno aportó su granito de arena para que el otro llegue a su posición actual. Fue el propio Pep el que le dio a Mikel su primera posibilidad para mostrarse como parte de su cuerpo técnico en los Ciudadanos y, ahora, estarán separados por 320 kilómetros de distancia: uno buscará el triunfo que le dé el campeonato ante West Ham como local; el otro luchará por ganar ante Everton en Londres sumado a una ayuda de los Martillos para cortar una sequía de 20 años sin ganar el torneo de Primera División.

La piedra fundacional de este vínculo fue precisado en el libro Pep’s City: The Making of a Superteam. En la antesala a que Barcelona enfrentara al Chelsea por las semifinales de la Champions League 2011/12, los escritores, Pol Ballus y Lu Martin precisaron que Guardiola llamó por teléfono a su futuro discípulo para pedirle una recomendación táctica dado que Arteta tenía conocimiento de los Blues por su presente como futbolista en los Gunners, y se llevó una grata sorpresa: “Impresionado por el análisis crítico de Arteta, tomó nota mental de buscar su consejo más a menudo”.

A partir de ahí, Mikel desarrolló sus últimos pasos en la élite con la camiseta del elenco de Londres, luego de una vasta trayectoria en Barcelona, PSG, Rangers, Real Sociedad y Everton. Hasta que dijo basta. Su retiro de las canchas a los 34 años (ahora tiene 42) coincidió con su arribo al cuerpo técnico del City para afrontar el inicio del Ciclo Guardiola a partir de julio de 2016. Su influencia al lado del conductor multicampeón solo creció y se convirtió en su mano derecha después de que Domènec Torrent (asistente) se fue para asumir las riendas del New York City en la MLS. Un testimonio reveló en el Daily Mail que darle esa influencia adicional fue “como hacer un nuevo fichaje” después de ganar la primera de las cinco Premier League obtenidas entre 2018 y 2023 (Liverpool cortó la hegemonia en 2020).

Su ascendencia le planteaba un desafío diario: “Elige sus momentos para cambiar la opinión del entrenador y puede ser contundente”. Además, Mikel Arteta era una persona “muy unida” al plantel y les mostraba decenas de videos en su oficina personal, cercana a la del DT. Otra fuente añadió el gran lazo humano generado en el seno de la delegación: “Sabía que se caían bien y se llevaban bien, pero hace poco le vi abrazar a un jugador como si fuera un hermano perdido”. En ese contexto, su pérdida significó un cimbronazo en la estructura técnica.

Mikel Arteta fue la mano derecha de Pep Guardiola en el Manchester City (Reuters/Jason Cairnduff)
Mikel Arteta fue la mano derecha de Pep Guardiola en el Manchester City (Reuters/Jason Cairnduff)

Su nombre giró en torno al Arsenal a mitad de 2018 para ser el sucesor de Arsène Wenger. Su unión con el histórico orientador era tal que, en sus años finales con los pantalones cortos, lo apodaron cariñosamente “la mascota del profesor” porque Wenger dialogaba de cuestiones tácticas con el capitán del equipo, quien hasta llegaba a intervenir en los entretiempos. “Muchos pensaban que acabaría dirigiendo al club”, contó el Daily Mail. Por aquel tiempo, la directiva se inclinó por Unai Emery. En noviembre de 2019, el puesto volvió a quedar vacante y no hubo dudas de quién sería el elegido.

Luego de un breve interinato de Freddie Ljungberg, Arteta asumió las riendas de los Gunners en un tímido empate 1-1 contra Bournemouth el 26 de diciembre por el torneo local. A sus espaldas, Pep Guardiola aún lamentaba su salida, pero nunca le cortó la carrera.

Así lo relata el periodista Martí Perarnau en Dios salve a Pep, un libro que hace un repaso del ciclo del Manchester City desde sus comienzos hasta la coronación en la Champions League 2022/23: “Pep tenía claro desde el primer día que el sueño de Arteta era entrenar al Arsenal y no ha tenido ningún problema en ayudar a su asistente, aunque a cambio se queda bastante desprotegido para el resto de la temporada”.

El autor de Herr Pep y Pep Guardiola. La metamorfosis analizó cuál era su importancia, ya que “había establecido una magnífica conexión con los jugadores, una relación casi de frente a frente” y aportó un “gran conocimiento de pequeños detalles del fútbol inglés. Conocía todos los trucos sobre estadios, árbitros o rivales y fue de gran ayuda para Pep”. Ambos tienen la filosofía del Barcelona en las venas, hablaban el mismo idioma de La Masía, cantera por excelencia del elenco Culé, que los crió en Inferiores.

Guardiola y Arteta, mano a mano por la Premier League (REUTERS/Carl Recine)
Guardiola y Arteta, mano a mano por la Premier League (REUTERS/Carl Recine)

Su marcha “dejó un vacío en el día a día” y, luego de la catastrófica eliminación ante Olympique de Lyon en la Liga de Campeones 19/20, las mieles de los éxitos pasados dejaron un “acomodamiento general” acelerado por la partida de Mikel. Su reemplazo no fue alguien escogido al azar, Pep necesitaba un desafío personal y fue a buscar a su mentor, el entrenador del entrenador: Juanma Lillo. Sin embargo, eso no alcanzaba y se aferraba a la ilusión de tener a Lionel Messi en el plantel para renovar la esperanza en medio del burofax enviado al FC Barcelona. El final es obvio. Dicen que el tiempo cura todo, y así pasó porque en pocos días cambió la dinámica de un equipo que llegó a la final de la Champions en 2021. Del otro lado, el Mini Guardiola, como lo apodaron los fanáticos del Blaugrana a Arteta, encaró su primera temporada completa con el Arsenal.

El comienzo de su primera experiencia no fue un lecho de rosas, y hasta llegó a estar en duda su continuidad. Allí, su anterior ladero lo salió a bancar: “Diría que Mikel es el jugador más importante que tienen. Conozco su carisma e ideas y, sobre todo, su personalidad para hacer lo que cree que es lo mejor para el equipo y el club. Desde que llegué aquí, es el mejor Arsenal que he visto en seis temporadas... La energía con la que están jugando y las buenas ideas que tiene Mikel. Para arreglar algo necesitas tiempo y tengo la sensación de que cambió el equipo, el club. ¿Por qué no damos más tiempo para armar equipos? Necesitas tiempo”.

Hubo 12 emparejamientos entre ambos entrenadores (es el segundo con el que más se ha enfrentado Arteta por detrás de Jürgen Klopp, con 14). El balance general es negativo para el oriundo de San Sebastián con ocho derrotas, un empate y tres victorias, aunque saca pecho en los cruces mano a mano con 2 triunfos y 2 caídas. Su nombre se inscribió en una selecta nómina como uno de los seis DTs que le ganó una final a Josep Guardiola. Sucedió en la Community Shield 2023 por 5-2 en los penales después de igualar 1-1 en el tiempo reglamentario. Los anteriores habían sido José Mourinho (Real Madrid), Dieter Hecking (Wolfsburgo), Thomas Tuchel (Chelsea), Brendan Rodgers (Leicester) en una ocasión; y Jürgen Klopp (Borussia Dortmund-Liverpool) por triplicado, según reflejó el estadígrafo Silvio Maverino en El Gráfico.

Se enfrentaron 12 veces con ocho victorias para Guardiola, 3 triunfos de Arteta y 1 empate (REUTERS/Molly Darlington)
Se enfrentaron 12 veces con ocho victorias para Guardiola, 3 triunfos de Arteta y 1 empate (REUTERS/Molly Darlington)

En octubre de ese mismo año, en la previa a medirse por la Premier League, Guardiola se quitó méritos por el avance de su aprendiz: “Todo su éxito solo le pertenece a él, a su gente y al Arsenal, no a mí. La gente dice que aprendió mucho con Pep, pero fui yo el que aprendió mucho de él. La gente dice que siempre tengo que enseñar a mis ayudantes, pero los traigo para aprender yo de ellos, son ellos los que me enseñan a mí”. La dupla conquistó ocho títulos en el Manchester City y, desde que apostó a su carrera en soledad, Arteta tiene tres trofeos con la entidad de Londres (1 FA Cup y 2 Community Shield).

Su último cruce por el campeonato actual incluyó un 0-0 en el Etihad Stadium, que cortó una racha del City con 58 partidos marcando goles de manera consecutiva como local. En la antesala, la web oficial del cuadro de Manchester, lo vendió como el “capítulo final” de una rivalidad plagada de amistad, de la cual habló el técnico visitante en rueda de prensa: “Es alguien con el que me encantó trabajar. La inteligencia, la manera en la que gestiona el equipo, con una ética de trabajo increíble. Hace muchas cosas de puertas para dentro que la gente no ve. Es el mejor entrenador del mundo con diferencia y una de las mejores personas que me he encontrado en el fútbol”.

La disputa palmo a palmo por el cetro de la Premier League mereció una nueva mención de Arteta este mes en DAZN sobre cómo transita su vínculo con el enemigo: “Con toda la naturalidad del mundo, tenemos una relación muy estrecha, forma parte de esto. Para mí es un sueño pelear con ellos de la manera en que lo estamos haciendo, intentar ganarles y buscando la manera de ser mejores que ellos”.

La caballerosidad, un ítem destacado en la rivalidad Guardiola-Arteta (Reuters/Jason Cairnduff)
La caballerosidad, un ítem destacado en la rivalidad Guardiola-Arteta (Reuters/Jason Cairnduff)

El “reto diario” de trabajar con él, como lo definió en una entrevista con el diario español Marca en 2019, mutó al pensamiento de cómo vencerlo en cada cruce. De igual forma, hubo lugar para un debate dialéctico entre ambos. Todo nació a fines de 2023, cuando Arteta caratuló como una “absoluta vergüenza” un fallo arbitral que perjudicó a su plantel ante Newcastle. Semanas después, Manchester City sufrió la mala decisión de un juez, luego de que Erling Haaland dejó a Jack Grealish mano a mano contra el arquero y el colegiado pitó una falta anterior sin dejar seguir la acción en el 3-3 ante Tottenham: “No haré ningún comentario como el de Arteta. Es complicado cuando miras la imagen. El árbitro decide pitar después de haber dicho que siga el juego. Después del pase, no lo entiendo”. El destinatario optó por apagar el fuego antes que reavivarlo: “Tengo suficiente en mi jardín y también en mi plato, así que sigamos adelante”.

Alejado de los debates y los intercambios acalorados, el tándem Arteta-Guardiola protagonizó los dos últimos campeonatos locales, aunque éste será el primero en el que se resolverá en la última fecha. ¿En juego? Dos cosas: Arsenal no gana la Premier League desde 2004; Manchester City busca ser campeón por cuarta vez en fila, algo inédito en más de 130 años de historia del fútbol inglés. Una de las dos marcas quedará a un lado.

Guardar

Nuevo

Ver más