(Maximiliano Luna)
(Maximiliano Luna)

El viernes 3 de enero marcó el regreso al trabajo de Boca Juniors y el inicio de una nueva etapa. Ya sin Gustavo Alfaro y con Miguel Ángel Russo como entrenador, el plantel volvió al trabajo luego de un breve receso en el cual los jugadores pudieron disfrutar de unas breves vacaciones y de las Fiestas en familia. Pero el descanso ya quedó atrás y por delante están los grandes objetivos del 2020: la Superliga, la Copa Argentina y, sobre todo, la conquista de la ansiada séptima Copa Libertadores.

Entre los futbolistas que se presentaron en Casa Amarilla para entrenar a las órdenes de Russo estuvieron Carlos Tevez y el italiano Daniele De Rossi. Sobre ellos hay una gran incertidumbre respecto de qué tipo de participación tendrán en el armado del flamante DT del Xeneize.

Son jugadores de Boca y tienen su contrato. No soy negativo. Hay que esperar los momentos y los tiempos, no hay apuro. Respeto las trayectorias de los dos y su categoría. Nos tomaremos el tiempo que sea necesario para hablar con ellos y saber lo que piensan”, dijo Russo en diálogo con el programa “Un buen momento” de Radio La Red.

En ese sentido, se refirió a la situación de estos dos jugadores -pero también del resto del plantel-: “Evaluaremos cada caso, a nadie le diremos ‘Váyase’. Pero esto es fútbol y pueden aparecer ofertas. Mi idea es, a los que tengo, sacarles el 100%. Después veremos las circunstancias del fútbol moderno, en las que puede aparecer una oferta grande. La idea es ir armándose”.

(Maximiliano Luna)
(Maximiliano Luna)

La danza de nombres alrededor del Mundo Boca es intensa en cada mercado de pases y Russo confía en que, a pesar de las trabas económicas que puedan surgir en el camino, pueda acordarse la llegada de jugadores importantes: “No hay nada sencillo, pero es Boca y Boca es algo muy fuerte y muy grande. Estamos trabajando arduamente. Este es un club que tiene algo especial, distinto y que es apetecible”.

Consultado sobre si pudo hablar con Alfaro en los últimos días, respondió: “No tuve tiempo, no lo quise molestar. Seguro si en algún momento necesito llamarlo, lo haré. No tengo ningún problema con Gustavo, al contrario. Nos ha tocado un tiempo corto, con Fiestas de por medio, y uno tiene que ser muy respetuoso”.

Finalmente, el entrenador se refirió a la ansiedad de los hinchas por alcanzar “La Séptima” Copa Libertadores: “Boca es así, no es que me encuentre con una exigencia menor a con la que arranque en 2007. En ese momento venía de perder un campeonato, se había ido Gago, había que buscar un jugador, la situación económica no era igual. Pero hay un montón de condimentos que hacen que Boca resuelva. Vos venís y te dicen que tenés que salir campeón. Ahora tenemos siete fechas que vienen (en la Superliga) y el objetivo es salir campeón. Si uno conoce eso de antemano, sabe cuáles son las exigencias y vamos hacia delante como toda la vida”.

SEGUÍ LEYENDO: