Las palabras de Jorge Sampaoli en la conferencia de prensa previa al duelo entre Argentina e Italia en Manchester quedaron resonando en la cabeza de Gustavo Dybala, hermano y uno de los agentes de Paulo.

"Pensábamos que era top en la Selección, pero con el paso del tiempo, quizá no se adaptó a nuestra idea. Le está costando ensamblarse", aseguró el director técnico de la Selección que, más allá de que la Joya está recuperando ritmo tras una lesión, el DT decidió no convocarlo para la última gira antes del Mundial de Rusia.

El combo de la no citación y de las declaraciones hizo eclosión en el hermano de Dybala. Y la lava brotó en su cuenta de Twitter: "Qué lástima, unos dirigentes y unos periodistas armaron el equipo". Minutos después, borró el posteo, pero no logró eliminar las repercusiones.

En septiembre del año pasado, Paulo, de 24 años, dio por finalizado su vínculo con el representante Pier Paolo Triulzi (con quien tenía un contrato vigente) para poner su carrera en manos de su hermano Gustavo. Desde su nuevo rol de familiar-agente no pudo contener su enojo.

Habrá que ver si sus palabras, acusando a parte de la dirigencia y del periodismo como factores de influencia sobre Sampaoli para no contar con la Joya, lo terminan perjudicando.

SEGUÍ LEYENDO: