Otra forma de la libertad: cómo es el nuevo libro de Joseph Stiglitz

El economista, galardonado con el Nobel, argumenta a favor de reformar el capitalismo mediante mayores intervenciones del estado para abordar cuestiones de justicia y bienestar social

Guardar

Nuevo

Esta nueva obra cuestiona la noción de libertad del neoliberalismo
Esta nueva obra cuestiona la noción de libertad del neoliberalismo

Joseph Stiglitz ha sido durante décadas el economista más eminente del mundo. Su trabajo pionero sobre las asimetrías de información en los mercados le valió la concesión conjunta del Premio Nobel de Economía en 2001. Presidió el Consejo de Asesores Económicos de Bill Clinton, fue economista jefe del Banco Mundial y encabezó el informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 2007. Ha escrito más de 10 libros dirigidos a un público general, entre ellos el superventas La globalización y sus descontentos. La carrera de Stiglitz no sólo se asemeja a la de grandes economistas del siglo XX como John Maynard Keynes y Milton Friedman, sino que en algunos aspectos la supera.

En su nuevo libro, Otra forma de libertad: La economía y la buena sociedad, Stiglitz se posiciona firmemente del lado de Keynes, abogando por una mayor intervención del Estado para generar prosperidad económica y ofreciendo una réplica a obras conservadoras como Capitalismo y libertad (1962) de Friedman, que definió una generación, y el clásico de F.A. Hayek Camino de servidumbre (1944). Stiglitz quiere rescatar la idea misma de libertad de la versión «superficial, equivocada e ideológicamente motivada» que promueve «la derecha». El libro presenta una narrativa y un argumento coherentes: Utilizando una definición errónea de libertad, que privilegia un mercado en gran medida no regulado sobre otros bienes sociales, el capitalismo neoliberal - o «capitalismo sin restricciones» - ha significado «liberar los mercados financieros para precipitar la mayor crisis financiera en tres cuartos de siglo; liberar el comercio para acelerar la desindustrialización; y liberar a las empresas para explotar a los consumidores, a los trabajadores y al medio ambiente por igual». Con un argumento que recuerda al de Karl Polanyi, quien afirmó que el capitalismo desenfrenado crea políticas reaccionarias en un «doble movimiento», Stiglitz afirma que los «crímenes» del neoliberalismo han aumentado la desigualdad, debilitado la democracia y provocado una reacción populista en todo el mundo.

Joseph Stiglitz ha sido líder en economía mundial y ha escrito sobre globalización y desigualdad
Joseph Stiglitz ha sido líder en economía mundial y ha escrito sobre globalización y desigualdad

Para remediarlo, defiende un capitalismo progresista, que utilice una definición diferente de libertad, una con «vínculos inherentes a las nociones de equidad, justicia y bienestar». El concepto de compensación, moneda corriente en economía, ocupa un lugar central en sus argumentos. Stiglitz afirma que la libertad siempre está limitada de un modo u otro, y que deberíamos prestar menos atención a la libertad individual y más al «conjunto de oportunidades» que la sociedad en su conjunto pone a disposición de los menos afortunados. Para ampliar las oportunidades de unos, hay que reducir las de otros.

Se trata tanto de un argumento pragmático -que nuestra sociedad ha hecho concesiones equivocadas y todos somos peores por ello- como ético, en el sentido de que Stiglitz cree que las condiciones actuales son profundamente inmorales. Por ejemplo, considerando la disminución de los salarios de los trabajadores estadounidenses en medio de la globalización, se pregunta, de forma un tanto hiperbólica: «¿Hay mucha diferencia entre la situación actual y lo que ocurrió en Sudáfrica, donde se obligaba a la gente a trabajar en las minas porque se les prohibía trabajar en la tierra?». En otro pasaje, escribe que «el llamamiento a una vuelta al liberalismo con el nuevo nombre de neoliberalismo» era «parecido a la Gran Mentira de Hitler». ¿Cómo sería el capitalismo progresista? «Algo en la línea de una socialdemocracia europea rejuvenecida» o «una versión del siglo XXI de la socialdemocracia o del Estado del bienestar escandinavo».

Los lectores de la obra anterior de Stiglitz pueden estar familiarizados con sus argumentos a favor del capitalismo progresista, pero no encontrarán mucha economía en este texto, que se adentra más en territorio filosófico. Este no es el punto fuerte de Stiglitz. Es más agudo cuando desmonta fábulas económicas, como la afirmación de la escuela de Chicago de que los monopolios siempre atraerán a la competencia, o cuando critica los excesos de la globalización posterior a la Guerra Fría, como la ansiosa venta de dudosos bonos argentinos. Stiglitz destaca en esto de combatir el fuego con fuego.

En su nueva obra, Stiglitz argumenta contra conceptos clave del neoliberalismo, proponiendo una visión de libertad y justicia económica en contraste
En su nueva obra, Stiglitz argumenta contra conceptos clave del neoliberalismo, proponiendo una visión de libertad y justicia económica en contraste

Sus argumentos éticos no tienen la misma fuerza. Una de las razones es que se mantiene dentro de lo que el psicólogo social Jonathan Haidt ha denominado el marco moral de daño/cuidado que orienta el liberalismo estadounidense moderno. Esto hace que a Stiglitz le resulte difícil anticipar, comprender o contrarrestar el desacuerdo con sus ideas o creencias éticas, que simplemente afirma como verdades evidentes. Pero si la desigualdad es tan intrínsecamente inmoral, ¿por qué suele ser tolerada, incluso por quienes no son ricos? Dentro de la sensibilidad moral igualmente poderosa de la equidad/reciprocidad, una cierta cantidad de desigualdad puede interpretarse como un resultado justo del esfuerzo diferencial. Involucrarse seriamente en esta perspectiva habría reforzado el argumento de Stiglitz en contra. No se trata de una dinámica exclusiva de Stiglitz, sino que refleja más bien la lucha más amplia de lo que el Pew Research Center denomina «la izquierda progresista» por conectar con los estadounidenses que no creen, por ejemplo, que, como escribe Stiglitz, «haya poca o ninguna primacía moral que otorgar a los ingresos de mercado de las personas».

Así que si el libro no está escrito para convencer a los no convencidos, ¿quizás sea un manual para conocer a tu enemigo? Los antagonistas nombrados por Stiglitz son Friedman y Hayek, cuyas ideas favorables al mercado despliega superficialmente para adaptarse a fines polémicos. También ignora algunas de sus creencias. Señala, por ejemplo, al Fondo Monetario Internacional como una institución neoliberal depredadora que extiende la explotación por todo el mundo, pero parece ignorar que Friedman pidió la abolición tanto de esa institución como del Banco Mundial. Tampoco señala que muchos economistas de la escuela austriaca, en la tradición de Hayek, creen que la propiedad intelectual -que Stiglitz critica rotundamente por frenar la innovación y subir los precios- es un concepto fundamentalmente ilegítimo. Del mismo modo, Hayek creía que las rentas del mercado carecían de valor moral, una curiosa coincidencia que sin duda merece la pena analizar, dadas las conclusiones tan diferentes de Stiglitz y las suyas.

A medida que avanza el libro, se pone de manifiesto que su verdadero objetivo es la propia generación de economistas de Stiglitz. Al principio, identifica a la «derecha» como varios grupos que comparten «la creencia de que el papel del gobierno federal y la acción colectiva deben ser limitados», una definición tan amplia que carece de sentido. Con el tiempo, sin embargo, empieza a utilizar la derecha como abreviatura de «la perspectiva económica estándar». Aunque no añade a su texto muchas pepitas de su paso por el gobierno, uno puede sentir aquí los fantasmas de las batallas de la era Clinton sobre política económica.

Al final del libro, es difícil escapar a la impresión de que Stiglitz está librando batallas de los años noventa. Incluso cuando detalla las privaciones del neoliberalismo, documenta su precipitado declive en los últimos años. El New Deal verde y la política industrial, signos de la evolución del Partido Demócrata, aparecen fugazmente. Y muestra poco reconocimiento de que la política económica del Partido Republicano, o de la derecha en su encarnación trumpista, ha dejado muy atrás al fundamentalismo de mercado. Si acabamos con un régimen basado en fronteras cerradas y aranceles del 100%, Stiglitz podría encontrarse dolorosamente nostálgico de los crímenes del neoliberalismo.

Fuente The Washington Post

[Fotos Maximiliano Luna]

Guardar

Nuevo