La muestra puede visitarse hasta el 17 de febrero en el Parque de la Memoria
La muestra puede visitarse hasta el 17 de febrero en el Parque de la Memoria

La exposición Assaig S.T. 1909-1919, del artista Gonzalo Elvira, reúne en el Parque de la Memoria obras que entrelazan la Semana Trágica de 1909 en Barcelona y la de 1919, en Buenos Aires, en busca de repensar cien años después “las crisis de representación política, social y económica del último siglo”.

Con esta muestra, que hasta febrero podrá verse con entrada gratuita en avenida Costanera Rafael Obligado 6745, Elvira -artista nacido en la Patagonia en 1971- crea sentidos por fuera del tiempo y repasa la posibilidad de universalizar la incapacidad de un sistema que a lo largo de la historia replica la misma lógica.

Curada por María Alejandra Gatti, la exhibición toma forma en el Espacio Base de Datos “a partir de archivos históricos consultados en Barcelona y Buenos Aires, de donde seleccioné fotografías que convertí en pinturas que luego fotografié para volver al exponer: se trata del artificio del artificio”, resumió Elvira.

Reconfiguradas con colores “asepiados”, como de pintura vieja; telas traslúcidas que funcionan como filtro desdibujando la imagen y movimientos de cámara que logran el mismo efecto, “este trabajo, analógico, está más vinculado al oficio de pintor que al de fotógrafo”, dijo el artista, antiguo estudiante de la Escuela de Artes Visuales Antonio Berni.

Acostumbrado a proyectos de larga duración que persiguen hechos históricos, el artista se define como “un historiador visual” para quien la fotografía, por primera vez utilizada en una muestra suya, “sirve como documentación”. “Este proyecto, por ejemplo, se extendió entre 2010 y 2014 e incluye dibujos perforados con aguja y martillo”, comentó.

-¿Cómo dialogan estas dos semanas trágicas?

-Leí en La Patagonia rebelde, de Osvaldo Bayer, que la primera huelga anarcosocialista en las haciendas ovejeras del sur argentino -por la baja de salarios y despidos ante la caída del precio de la lana- se la dedican a Francisco Ferrer Guardia, fusilado en la semana trágica de Barcelona, en 1909. Los disturbios en España habían sido por el envío de padres de familias obreras como tropa a Marruecos, en un intento del gobierno español por mantener el poderío colonial.

"Ferrer Guardia fue uno de los cinco fusilados en Barcelona en el marco de esas protestas y tuvo un nexo inesperado con la semana trágica de Buenos Aires”, indicó el artista en referencia a lo ocurrido diez años después, cuando unos 700 trabajadores de los talleres Vasena, la metalúrgica más grande de Sudamérica, fueron masacrados por las Fuerzas Armadas y la Policía.

El vínculo está en que “la única fotografía que hay del juicio a Ferrer Guardia la tomó Alejandro Merletti, foto que pudo hacer porque escondió la cámara en su chaqueta, un italiano que vivió en Barcelona y se formó como fotógrafo en Buenos Aires”, comentó Elvira.

También pueden rastrearse puntos vinculantes en “la actitud del Casal de Cataluña (donde hoy funciona parte de la Universidad Nacional de Tres de Febrero) que se encargó de aclararle al presidente Hipólito Yrigoyen que ninguno de sus socios de Barcelona había participado de la protesta que terminó en masacre en Buenos Aires”.

“La muestra trata en parte -dijo Elvira-, de coser esos agujeros que quedan en el relato de la historia, que al fin y al cabo son un entramados de vidas, personas, miradas y narraciones”.

En esta exposición, el artista rompió la relación entre el material de archivo y el material artístico, elevando a la categoría de obra la documentación y colocando en una vitrina, a modo de documentos, las telas con que trabajó en el marco del proyecto; a lo que se suman una intervención en lápiz sobre un muro, emulando una bandera anarquista, y una bitácora.

Al tiempo que una imagen fija de unos de los teatros destruidos durante los disturbios y protestas en España se superpone con las caras de los anónimos que tomaron las calles en la Argentina, dialogando con retratos de dirigentes políticos de la época como Rosa Luxemburgo, asesinada en Alemania en coincidencia con la Semana Trágica porteña.

La exposición rescata peculiaridades como la figura del dadaísta Marcel Duchamp, quien visitó Buenos Aires la misma semana y cuya presencia pasó absolutamente inadvertida.

Nacido en Plaza Huincul, Neuquén, de 1974 a 2001 Elvira vivió en Palomar, adonde estudió Bellas Artes y luego se instaló en Europa, adonde realizó numerosas muestras atravesadas por una mirada “histórica visual”, como Bauhaus 1919, modelo para armar”y desde 2007 trabaja de docente en Obradoor (Taller-Laboratorio de Arte).

*La muestra puede visitarse hasta el 17 de febrero en el Parque de la Memoria, con entrada gratuita (frente al Río de la Plata, a un lado de Ciudad Universitaria, en la Ciudad de Buenos Aires) de lunes a viernes de 10 a 17 y sábados, domingos y feriados de 11 a 18. Más información en http://parquedelamemoria.org.ar.

Fuente: Télam

SEGUÍ LEYENDO