Excomandante de la Policía Bogotá involucrado en la manipulación de pruebas tras el homicidio del grafitero Diego Felipe Becerra

Beneficios, reuniones y felicitaciones habría hecho el entonces jefe de la Mebog para mantener la falsa versión del crimen contra un menor de edad en Suba

Guardar

Nuevo

28 de mayo de 2013 / Bogotá

GENERAL FRANCISCO PATIÑO FONSECA

Colprensa / Archivo
28 de mayo de 2013 / Bogotá GENERAL FRANCISCO PATIÑO FONSECA Colprensa / Archivo

El ex comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá general (r) Francisco Patiño Fonseca habría colaborado para ocultar pruebas del homicidio por parte de uniformados del menor de edad Diego Felipe Becerra. Durante el juicio, la Fiscalía reveló un testimonio que muestra incluso que habría felicitado a quienes alteraron la escena del crimen.

La Fiscalía tiene casi 200 archivos de documentos para sostener que, presuntamente, Patiño Fonseca no solo colaboró con la alteración de la escena de la crimen en la noche del 19 de agosto de 2011, sino que luego habría ejercido presiones y ofrecido incentivos en su calidad de General para que se mantuviera la versión que habían plantado y no la realidad de los hechos.

“El comité de vigilancia en la semana número 33, documento público, con el que se establecerá lo indicado por el testigo Rosemberg Madrid Orozco con respecto a que por parte de los superiores se felicitaba al personal que había participado en la alteración de la escena”, expuso el fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia Hernán Suárez.

El teniente Madrid Orozco fue uno de los que participó en la manipulación para hacer pasar al adolescente Becerra como un supuesto ladrón, luego de que Wilmer Antonio Alarcón le disparó y lo asesinó. Luego se convirtió en uno de los principales testigos de la Fiscalía cuando firmó un principio de oportunidad para recibir una rebaja de pena.

Patrullero Wilmer Alarcón (Colprensa / Luisa González)
Patrullero Wilmer Alarcón (Colprensa / Luisa González)

Varios de los aspectos con los que la Fiscalía acusa a Patiño por favorecimiento y fraude procesal se basan en sus declaraciones. Rosemberg y documentos públicos dan cuenta, según señaló el fiscal delegado, que el entonces comandante de la Policía otorgó beneficios a los involucrados en la alteración de la escena ya presos para ese momento, a cambio de que se mantuvieran firmes en la tesis de Alarcón.

“Patiño visitó a Wilmer Alarcón en el centro de reclusión en compañía de una bella mujer el 24 de abril de 2012, en especial antes de realizarse una diligencia de importancia en el juzgado dentro del proceso penal que se seguía en su contra por el homicidio de Diego Felipe. Mostrándole confianza y respaldo para que se mantuviera en sus tesis defensivas”, señaló el fiscal Suárez durante la audiencia.

Así mismo, la Fiscalía cuenta con oficios emitidos desde el comando de la Policía Metropolitana de Bogotá en los que se citaba a los uniformados involucrados en el caso “con el fin de hacer reuniones para mantener la tesis de la defensa de Wilmer Alarcón y las versiones sobre la escena de los hechos de esa manera socializar los propósitos de los superiores y del acusado (general Patiño)”, aclaró el fiscal delegado.

General de la Policía de Bogotá Francisco Patiño y el joven grafitero Diego Felipe Becerra.
General de la Policía de Bogotá Francisco Patiño y el joven grafitero Diego Felipe Becerra.

La Fiscalía sostiene que el abogado Héctor Hernando Ruiz Echeverría, quien fue condenado a 22 años de cárcel, estuvo en la escena del crimen durante la noche del homicidio. Tiempo después habría resultado contratado para ofrecer servicios profesionales al director en lo personal y laboral.

También hay pruebas respecto a la georreferenciación de llamadas telefónicas entrantes y salientes por el teléfono del acusado con policías involucrados en el caso y condenados. Cuentan con informes de contrainteligencia, así como pérdida del libro del CAI de Alhambra en la que se registraron actuaciones relacionadas con hechos objeto de investigación que muestra el ocultamiento de registros documentados de interés frente a hipótesis de encubrimiento.

Según los hechos presentados por miembros de la Policía Metropolitana de Bogotá, esa noche Diego Felipe intentó escapar de las autoridades luego de asaltar un bus de servicio público y, esa fue la razón por la que el entonces patrullero Wilmer Antonio Alarcón Vargas le disparó.

Tras las investigaciones adelantadas por la Fiscalía, se logró establecer que la pistola que fue encontrada en el lugar, junto con algunos testimonios con los que se buscaba inculpar a Diego Felipe de haber cometido el asalto, fueron arreglados para hacer coincidir las versiones y proteger al expatrullero Alarcón Vargas.

Guardar

Nuevo