"Somos demasiado pobres como para darnos el lujo de no invertir en ciencia y tecnología", dijo el presidente del INVAP, Héctor Otheguy, al agradecer con palabras del hindú Nehru la máxima distinción que entrega la Fundación Konex, la estatuilla de Brillante. Este año ese galardón fue compartido entre la empresa de alta tecnología rionegrina, ubicada en Bariloche, como mejor entidad de investigación científica y tecnológica de la década, junto al empresario Luis Pagani, de ARCOR, como representante del sector industrial a quien se vio muy emocionado.

Otheguy no subió solo al escenario, lo acompañaron Marcelo Basigalup, subgerente general; y Carlos Montenegro, gerente de Administración y Finanzas. También el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, único mandatario en la Facultad de Derecho, orgulloso porque en la misma noche fueron premiados el INVAP y el Instituto Balseiro, también radicado frente al Nahuel Huapi.

De pie en el pasillo del Aula Magna, sobresalía una mujer que transmitió por redes sociales el discurso de Otheguy en vivo. Era su mujer, Pimpi Colombo, secretaria general del Sindicato de Amas de Casa que después se sacó varias fotos y selfies con "Cacho", como ella lo llama, y los representantes del INVAP.

El que no estuvo, aunque algunos lo esperaban, fue el rionegrino Miguel Pichetto, quien en septiembre recibió el diploma al mérito en el rubro 'Legisladores' como senador destacado de la década. Se comentaba en los pasillos que tenía una reunión de bloque, difícil tras el portazo de José Alperovich.