Cómo la pandemia cambió la manera en que nos vemos: 4 claves para detectar al nuevo “yo”

Aunque todos la experimentamos, la crisis global impactó a las personas de maneras muy diferentes y animó a pensar más profundamente sobre quiénes somos y qué estamos buscando

Cómo La Pandemia Ha Cambiado El Sentido Del Yo - Bienestar

Después de más de dos años de vida pandémica, parece que hemos cambiado como personas. ¿Pero cómo? Al principio, muchos deseaban volver a la normalidad, solo para darse cuenta de que, tal vez, nunca fuera posible, y eso podría ser algo bueno. Aunque todos la experimentamos, la crisis global ha impactado a las personas de maneras muy diferentes y nos ha animado a pensar más profundamente sobre quiénes somos y qué estamos buscando.

El aislamiento puso a prueba nuestro sentido de identidad porque limitó nuestro acceso a la retroalimentación social en persona. Durante décadas, los científicos han explorado cómo “el yo es un producto social”. Interpretamos el mundo a través de la observación social. En 1902, Charles Cooley inventó el concepto “el yo del espejo”. Explica cómo desarrollamos nuestra identidad en función de cómo creemos que nos ven otras personas, pero también tratamos de influir en sus percepciones, para que nos vean de la forma en que nos gustaría que nos vean. Si entendemos quiénes somos en función de la retroalimentación social, ¿qué pasó con nuestro sentido del “yo” bajo aislamiento?

Cuatro formas en las que la pandemia cambió la manera en la que nos vemos a nosotros mismos

El aislamiento puso a prueba nuestro sentido de identidad porque limitó nuestro acceso a la retroalimentación social en persona (Getty Images)
El aislamiento puso a prueba nuestro sentido de identidad porque limitó nuestro acceso a la retroalimentación social en persona (Getty Images)

1. Cuando comenzó el confinamiento, nuestras identidades se sentían menos estables, pero nos adaptamos con el tiempo.

En crisis, nuestro autoconcepto fue desafiado. Un estudio de diciembre de 2020 realizado por Guido Alessandri y sus colegas, que se publicó en Identity: An International Journal of Theory and Research, midió cómo reaccionaron los italianos a la primera semana del bloqueo de COVID-19 en marzo de 2020 al evaluar cómo la claridad de su autoconcepto: la medida en que tienen un sentido constante de sí mismos afectó su respuesta emocional negativa al cierre repentino.

La claridad del autoconcepto representa “cuánto tienes claramente definido quién eres en tu mente... no en este momento sino en general”, explica Alessandri, profesora de psicología en la Universidad Sapienza de Roma. Si bien, por lo general, las personas tienen un alto concepto de sí mismos, las personas con depresión o trastornos de la personalidad suelen experimentar niveles más bajos. “El confinamiento amenazó el autoconcepto de las personas. El resultado muy sorprendente fue que las personas con mayor claridad de autoconcepto eran más reactivas y experimentaron un mayor aumento en el afecto negativo que aquellas con menor claridad de autoconcepto”, detallan los expertos.

En el estudio de Alessandri, las personas eventualmente regresaron a sus etapas iniciales de claridad de autoconcepto, pero tomó más tiempo de lo esperado debido a la conmoción y la angustia de la pandemia. Esto refleja un concepto llamado inercia emocional, donde los estados emocionales son “resistentes al cambio” y tardan un tiempo en volver a un nivel de referencia. Al comienzo de la pandemia, cuestionamos lo que creíamos que era verdad sobre nosotros mismos, pero desde entonces, nos hemos adaptado a este nuevo mundo.

A medida que nos adaptamos a una nueva forma de vida, un estudio publicado en septiembre de 2021 en PLOS One encontró que las personas que experimentaron interrupciones involuntarias de roles sociales debido a COVID-19 informaron un aumento de los sentimientos de falta de autenticidad (Getty Images)
A medida que nos adaptamos a una nueva forma de vida, un estudio publicado en septiembre de 2021 en PLOS One encontró que las personas que experimentaron interrupciones involuntarias de roles sociales debido a COVID-19 informaron un aumento de los sentimientos de falta de autenticidad (Getty Images)

2. Muchas personas se vieron obligadas a adoptar nuevos roles sociales, pero la incomodidad que sintieron depende de cuán importante sea ese rol para ellos.

Nuestras identidades no son fijas; tenemos varios roles sociales diferentes dentro de nuestra familia, lugar de trabajo y grupos de amigos, que naturalmente cambian con el tiempo. Pero aislados, muchos de nuestros roles sociales tuvieron que cambiar involuntariamente, de “padres que educan a sus hijos en el hogar a amigos que socializan en línea y empleados que trabajan desde casa”.

A medida que nos adaptamos a una nueva forma de vida, un estudio publicado en septiembre de 2021 en PLOS One encontró que las personas que experimentaron interrupciones involuntarias de roles sociales debido a COVID-19 informaron un aumento de los sentimientos de falta de autenticidad, lo que podría significar sentirse desconectados de su verdadero yo debido a su situación actual. Fue un desafío para las personas cambiar repentinamente sus rutinas y sentirse como ellos mismos en medio de una crisis.

Pero el estudio también descubrió que “esta interrupción del rol social afecta el sentido de autenticidad de las personas solo en la medida en que el rol es importante para ellos”, dice el coautor Jingshi (Joyce) Liu, profesora de marketing en el campus de la ciudad de la Universidad de Londres. Si ser músico es fundamental para su identidad, por ejemplo, es más probable que no se sienta auténtico al tocar espectáculos virtuales en Zoom, pero si su trabajo no es una gran parte de lo que es, es posible que no se vea tan afectado.

"Esta interrupción del rol social afecta el sentido de autenticidad de las personas solo en la medida en que el rol es importante para ellos" (REUTERS)
"Esta interrupción del rol social afecta el sentido de autenticidad de las personas solo en la medida en que el rol es importante para ellos" (REUTERS)

3. Para sentirse más cómodos con su nueva identidad, las personas pueden comenzar a aceptar su nuevo sentido de sí mismos sin tratar de volver a ser quienes alguna vez fueron.

En los últimos dos años, nuestra mentalidad y control sobre los roles que ocupamos en muchas facetas de la vida ayudaron a determinar cómo nos afectaba el aprendizaje virtual y el trabajo remoto. “Somos muy sensibles a nuestro entorno”, advierte Liu. “La interrupción de quiénes somos, sin embargo, alimentará cómo nos sentimos acerca de nuestra propia autenticidad”. Pero podemos hacer nuestro mejor esfuerzo para aceptar estos cambios e incluso formar un nuevo sentido de nosotros mismos. Si incorporé la enseñanza virtual como parte de mi propia identidad, [puede que n] necesite cambiar mi comportamiento para volver a la enseñanza en el aula para sentirme auténtico. Simplemente adapto o amplío la definición de lo que significa ser docente”, agrega.

Durante la pandemia, muchas personas han realizado cambios de roles voluntarios, como elegir ser padres, mudarse a una nueva ciudad o país, o aceptar un nuevo trabajo. Investigaciones previas de Ibarra y Barbulescu (2010) muestran que, aunque estos cambios de roles voluntarios pueden causar temporalmente una sensación de falta de autenticidad, eventualmente tienden a generar una sensación de autenticidad porque las personas están tomando medidas para ser fieles a sí mismas o comenzar un nuevo capítulo. “La autenticidad se restaurará a medida que las personas se adapten a su nueva identidad”, remarca Liu.

En confinamiento, cuando no teníamos acceso al mismo nivel de retroalimentación social que de costumbre, las redes sociales en algunos casos se convirtieron en un salvavidas y un sustituto de nuestra autopresentación (Getty Images)
En confinamiento, cuando no teníamos acceso al mismo nivel de retroalimentación social que de costumbre, las redes sociales en algunos casos se convirtieron en un salvavidas y un sustituto de nuestra autopresentación (Getty Images)

4. Nuestras identidades han cambiado, por lo que es importante ser auténticos con la forma en que nos presentamos online y offline.

Tenemos más poder del que podemos darnos cuenta para navegar una crisis al aceptar que está bien cambiar. Pero es importante actuar de una manera que sea fiel a nosotros mismos. “La gente tiene una percepción del verdadero yo… Tienen una idea de quiénes son realmente”, advierte Liu. “Cuando le prestas eso al yo del espejo, creo que las personas se sentirían menos auténticas cuando actúan ante los demás de una manera que es inconsistente con la forma en que están pensando y sintiendo internamente, lo que puede suceder en las redes sociales”, continúa la especialista.

En confinamiento, cuando no teníamos acceso al mismo nivel de retroalimentación social que de costumbre, las redes sociales en algunos casos se convirtieron en un salvavidas y un sustituto de nuestra autopresentación. La pandemia inspiró a las personas a quitarle espacio a Internet y a otras a volverse cada vez más dependientes de él para su bienestar social. “Nuestros datos no publicados muestran que el tiempo dedicado a las redes sociales aumentó la sensación de falta de autenticidad de las personas, tal vez porque las redes sociales implican una gran cantidad de gestión de impresiones y las personas se editan mucho en estas plataformas”, explica Liu.

Con todo lo que hemos experimentado, muchos de nosotros hemos cambiado fundamentalmente como personas. “De la misma manera que el primer confinamiento nos obligó a autorregularnos y adherirnos a las nuevas normas sociales, estos cambios que estamos experimentando ahora requieren otro esfuerzo de autorregulación para comprender lo que está sucediendo”, indica Alessandri. “No esperamos que las personas simplemente regresen a sus vidas anteriores; no creo que esto sea posible. Creo que tenemos que negociar un nuevo tipo de realidad”. Es que, según los expertos, cuanto más aceptemos que ya no somos las mismas personas después de esta crisis, más fácil será para nosotros reconciliar quiénes somos ahora y quiénes queremos llegar a ser.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR